Naturaleza: motivaciones y expectativas de los viajeros. Por Arturo Crosby

Saltamontes en Terceira (Azores, Portugal). Foto: Arturo Larena para EFEverde/Lifeinfonatur

Estética natural y calidad ambiental en la oferta turística

Existe un hecho muy claro y es que el número de turistas, que tienen una motivación por el medio natural, en cualquiera de sus múltiples manifestaciones, en el mundo, tanto de demanda internacional o turismo emisor, como turismo domestico, es elevadísimo y podría ser mas del 30 % del total del mercado turístico.

Pero es importante tener en cuenta, que un porcentaje elevado, tiene esta motivación “verde”, posiblemente en un nivel secundario o terciario, en una hipotética pirámide jerarquizada (tipo Maslow) por motivaciones, pero sin embargo es un dato, a tener en cuenta, en el diseño de la oferta turística, tanto en entornos urbanos netamente, rurales, como obviamente en las áreas naturales.

Lo que esto quiere decir, es que incluso con crisis económica, habrá una elevada demanda de consumo de áreas naturales, en sus diferentes versiones. La clave es querer y saberse adaptar a esta nueva situación que repercute en las expectativas de la demanda y en la capacidad de respuesta de la oferta.

Pero además, es necesario puntualizar que aquella demanda, cuyos consumidores, no buscan en una primera opción la “naturaleza”, no quiere decir, que en su tiempo vacacional, no deseen consumirla y si bien no será su principal atracción, puede ser un factor en la toma de decisiones de la compra del producto turístico.

Es tan obvio, como interpretar porque hasta las compañías aéreas, priorizan en muchos casos, véase últimamente Emirates, con su “greener tomorrow”, los temas o componentes ambientales, como bandera de su RSC e incluso casi como política de marketing.

Lo cierto, es que aunque haya un número importante de turistas que no están motivados por viajar a destino de naturaleza, si que aprecian y valoran, la calidad ambiental de dichos destinos, alojamientos y demás elementos de la oferta turística y no turística de un destino objetivo o ¿no lo han comprobado?

Se imaginan la respuesta, simplemente por estímulos visuales y de percepción sensorial, la diferencia tan grande, cuando uno se encuentra en un entorno, con ríos o lagos, de aguas limpias, no contaminadas o cuando como pasa en numerosos territorios de muchos países, donde no existe depuración de aguas residuales, el resultado ante la vista, el olor y cualquier otra percepción, hacen que una visita puedas ser positiva y reconfortante o todo lo contrario, con además un efecto multiplicador negativo de al menos 1 x24, e imagino ahora con las redes sociales y demás portales turísticos, esta fórmula, podrá todavía llegar a 1 x 50 y no digamos si la opinión viene dada, por los denominados “influenciadores”.

Por tanto si bien una mayoría de viajeros, tienen una motivación principal o secundaria hacia la naturaleza o sus diferentes expresiones, todos esperan encontrar entornos de calidad ambiental, que además de ser interpretada, como algo, con traducción o representación estética (Estética natural y antrópica), también se exige la realidad de la misma.

Seguiremos, en caso que les interese, profundizando mas en este tema, rompiendo algunos cliches, estereotipos,… y ofreciendo nuevas visiones, también para el turismo convencional.

Un cordial saludo,

Arturo Crosby




Secciones:   
Un equipo de periodistas especializados en periodismo e información ambiental de la Agencia EFE www.efeverde.com y www.efefuturo.com