Naturaleza Inteligente para viajeros: ¿Smart Nature? por Arturo Crosby

Puede que suene algo contradictorio, hablar de viajeros que necesiten descubrir la naturaleza de forma inteligente o sospechar que la naturaleza no sea inteligente o quizás se debería hablar de Smart Nature Travel? Es decir de viajes inteligentes a la naturaleza.

Recientemente estuve en el congreso de Smart Travel 2014, celebrado en el nordeste de Portugal, donde se tocaba todo lo referente a esta temática, pero quizás con mas énfasis en las “Smart Cities”, pero sin embargo me hace recordar una reciente encuesta sobre las valoraciones de viajeros a hoteles, en las que se puntuaba especialmente el acceso al wi-fi y el desayuno incluido.

Y al mismo tiempo, uno de los “artículos o atributos de lujo” para algunos resorts, especialmente localizados en áreas naturales, es precisamente la desconexión telefónica, sin wi-fi y en definitiva sin comunicación, durante la estadía.

Pienso, que se debería hablar de cómo usar las TIC’s en la gestión tanto de los visitantes, cuando están en el destino, como para herramientas de promoción y comercialización, ya que en general y salvo buenas excepciones, existe una brecha muy relevante entre herramientas tecnológicas y gestores turísticos, pero mas aun con los alojamientos.

Me temo que todavía es necesario recordar que especialmente en el turismo rural y de naturaleza, el marketing on-line, es la clave para la promoción y comercialización, ya que es la vía mas eficiente de conseguir resultados. Pero para ello es imprescindible cambiar de chip, de forma de pensar y abrirse, asumiendo que si alguien no comprende o domina el uso de estas herramientas o incluso de moverse en la Red, existen especialistas, empresas, portales que pueden hacerlo y que es una inversión muy rentable.

En muchos seminarios, siempre he recordado que si bien hace años, lo mas importante era tener una web atractiva, sugerente, diferente, etc. eso era algo emocionalmente interesante, pero de muy poca utilidad, si los usuarios o clientes no la encuentran. Es como tener una tienda con productos magníficos y un escaparate espectacular, pero en una calle que nadie pasa, ni se conoce o con malos accesos o en una zona o barrio que no encaja.

Si Vds. tienen un destino, unos alojamientos turísticos en una zona rural o natural o gestionan una empresa de actividades al aire libre, de naturaleza, aventura, etc. deberían identificar los sitios mejores para promocionarse y vender sus productos, consiguiendo una diferenciación y posicionamiento en el mercado.

No quiere decir que abandonen el resto de posibles canales de distribución comercial, pero que a la hora de invertir no solo a nivel económico, sino de tiempo y esfuerzo, mejor volcar su máxima atención en aquellos que respondan a los atributos de su organización o empresa y pos supuesto que se especialicen en su oferta.

Habría que ir pensando y mucho en la denominada “economía colaborativa” (Sharing Econmy), creando redes entre los diferentes emprendedores ya sean privados y públicos, de diferentes destinos de naturaleza, porque de esta forma se conseguirá un mayor posicionamiento y una masa crítica, que ayude al conjunto de los interesados, ya que entre otras cosas se necesita una fabrica permanente de contenidos, que quien mejor que los propios interesados, los “nature lovers”, que implica tanto a la demanda como a la oferta o no es así, acaso? Es crear una verdadera comunidad de viajeros y oferentes de naturaleza, que se autoalimenta de forma exponencial, creando así un nicho y una demanda cautiva, porque la naturaleza es también salud o lo dudan todavía?

Por eso insisto también que si se habla de turismo de salud, hablamos de turismo de naturaleza y es algo vital para nuestra supervivencia cotidiana.

Un cordial saludo,

Arturo Crosby

Editor Naturalae




Secciones: