Futuro del turismo rural en la postpandemia: ¿qué pasará? Por (*) ArturoCrosby

Casi todos los pronósticos que llevo leyendo y escuchando durante estos últimos 10 meses dicen que el turismo en las zonas rurales y mejor con Naturaleza muy cercana iba a ser el destino número 1 de la demanda turística, con visitantes con muchas ganas de viajar, que quieren evitar concentraciones de gente y que buscan una armonía con el medio natural.

Personalmente he criticado la confusión entre deseo y realidad de mercado y al mismo tiempo he criticado la sobresaturación de visitantes, más excursionistas que turistas, en muchas áreas naturales protegidas y de fácil acceso por carretera, fenómeno que lleva ocurriendo en muchos lugares durante las restricciones de movilidad en todos los procesos de confinamiento.

El año pasado en algún webinar, tele-foros e incluso programas de televisión sostuve mi opinión de que la demanda no había cambiado tanto como para poder afirmar esa tendencia turística, ya que más bien se estaba produciendo una situación muy coyuntural, en la que se castigaba el acceso a las zonas de playas por posibles concentraciones de turistas y por las severas medidas de gestión pandémica.

Algunos o bastantes expertos en el turismo menos convencional, por llamarlo de alguna forma, auguraban un cambio radical en el comportamiento de la demanda turística, pronosticando casi el fin del sol y playa y del turismo de masas y, al mismo tiempo, el incremento exponencial del turismo rural y de Naturaleza, algo realmente peligroso para la preservación de este patrimonio.

Si embargo, cuando he leído este artículo de Hosteltur sobre los destinos españoles que arrasan en reservas para el verano 2021, que son las islas de Ibiza, Palma de Mallorca, Fuerteventura, Menorca y Alicante, no aparece precisamente ninguno que pueda enmarcarse dentro del concepto del turismo rural y, si bien el estudio que se menciona se basa en reservas de vuelos, nos da muchas pistas de la tendencia del verano.

Y es un hecho que si hablamos de ocupaciones de alojamientos, los datos son muy similares, es decir que los destinos de sol y playa han vuelto a ser lo más codiciados.

Y esto no quiere decir que la oferta turística rural se quede vacía, ni mucho menos, pero es que al ser aproximadamente la cuarta parte, la probabilidad de ocupación es mayor, puntualmente.

Lo primero de todo sería apostar por un “cambio radical” o en otras palabras “innovación”, un cambio de actitud radical.

Este hecho nos está diciendo que se sigue confundiendo la situación coyuntural con la estructural, que es el verdadero problema del turismo en las zonas rurales, al que le queda mucho por aprender y lo primero de todo sería apostar por un “cambio radical” o en otras palabras “innovación”, un cambio de actitud radical, abandonando el conformismo y paternalismo por un desarrollo sostenible competitivo, donde el turismo tiene o debería tener un peso específico importante.

Es interesante observar las conclusiones de muchos eventos del sector que incluso en la actualidad, año 2021, siguen repitiendo los mismos argumentos, deseos y reclamos, es como decir que no se ha aprendido nada o no se ha hecho nada relevante.

Uno de los principios del turismo que no se cumple es precisamente la creación y gestión de destinos turísticos, independientemente de su tamaño versus seguir operando tan sólo la oferta turística que sigue atomizada y sin coordinación operativa ni estratégica, incluso en los clusters existentes.

Y les estoy hablando específicamente del caso de España, aunque sé que ocurre algo similar o incluso peor en muchos otros países, como el caso de Iberoamérica, en general.

Si el sector privado no entiende o no trabaja en aras a desarrollar destinos en cooperación estrecha con las Administraciones locales y éstas siguen actuando de forma paralela a las empresas, nunca se podrá conseguir ese cambio innovador tan necesario.

A veces es curioso cómo alguien piensa en ser destino inteligente, en transformación digital, cuando todavía está lejos de ser un destino que sería lo básico.

¿Se podría cambiar el rumbo de muchos territorios rurales que ya tienen una oferta turística y no alcanzan los beneficios esperados a lo largo del año?

Las excepciones destacan para confirmar la regla y marcan una diferencia demasiado notable con la media y de facto se confunde todavía el concepto de éxito relacionándolo con el número de turistas o mejor dicho excursionistas sin tener en cuenta ni los objetivos ni los beneficios netos vinculados a estos beneficios, más aún a medio plazo.

¿Se podría cambiar el rumbo de muchos territorios rurales que ya tienen una oferta turística y no alcanzan los beneficios esperados a lo largo del año? Rotundamente sí, en la mayoría de los casos.

Para empezar, marcar los objetivos claros, pragmáticos y alcanzables en un tiempo asumible; escoger el modelo de gestión y orientarse a una demanda que responda a las expectativas de la oferta.

De cómo conseguirlo, hablaremos en otros momentos…   

Un cordial saludo,

(*) Arturo Crosby

Editor Natour magazine

www.forumnatura.org 

Foto principal: Potes, en la comarca de Liébana, en foto cedida a EFE por Arturo Crosby.




Secciones:   
Un equipo de periodistas especializados en periodismo e información ambiental de la Agencia EFE www.efeverde.com y www.efefuturo.com