De un territorio rural a un destino turístico

Guania, Colombia. Foto: Arturo Crosby

Aunque en estas últimas décadas se habla mucho del turismo rural, lo que realmente se esta mencionando no es el espacio, el área o el territorio rural, sino la oferta turística, localizada en dichas zonas rurales y naturales de un país.

Esto que no es ningún juego de palabras, conlleva precisamente la esencia de la planificación y ordenación territorial, en este caso, teniendo a la actividad turística, como elemento dinamizador del potencial desarrollo de dicho espacio a desarrollar y por supuesto a preservar, es decir al ya mencionado muchas veces, desarrollo sostenible y competitivo, puesto que si no se consigue rentabilidad, será muy dudosa sus sostenibilidad.

Recientemente tuve la ocasión de ser el conferenciante invitado a dos eventos, en Palma de Mallorca (Islas Baleares) y Oleiros (Congreso Turismo Rural Portugal) y en ambos se hablaba precisamente de territorio y turismo, lo que implica que después de estos años, el dilema sigue igual de vivo, aunque aparentemente olvidado, porque mas bien, parece que se ha asumido el modelo actual, renunciando a otros escenarios mucho mas interesantes o eficientes para el territorio, su población y sus visitantes.

Si bien, la gran mayoría de las autoridades locales, así como el empresariado turístico, suelen sobrevalorizar su potencialidad turística y en mas de una ocasión confunden los excursionistas con los turistas o se conforman con un flujo de visitantes puntual, que logran poner en el mapa a su municipio, durante el tiempo que dure alguna celebración, nunca hacen un balance real de costes/beneficios.

Si alguien, invierte tiempo en analizar las imágenes que se muestran en la promoción de estos lugares, ya sea en sus webs o folletos promocionales, es fácil observar que lo que realmente ofrecen y pretenden comercializar son sus territorios. Mientras que el sector privado, todavía insiste en ofrecer su oferta turística, mas que nada alojativa, lo que demuestra la ausencia de destinos turísticos.

La relevancia de los destinos, parece pasar inadvertida para ambas partes, quizás en parte, conforme con su ocupación actual (lo que pongo en duda), pero eso denota que se confunde el concepto de espacio-territorio-oferta, con el de destino, que es una unidad o sistema funcional, donde todos sus elementos están incardinados y poseen su rol, para que el sistema funcione.

Pero aparte de este concepto, lo cierto es que los viajeros se mueven por motivaciones y lugares (promocionados, pre-concebidos o imaginados) y no por alojarse en un determinado establecimiento, es decir que buscan destinos donde realizar su actividad, aunque sea contemplativa.

Un cordial saludo,

Arturo Crosby (Texto y foto)

Editor de Forumnatura




Secciones:   
Un equipo de periodistas especializados en periodismo e información ambiental de la Agencia EFE www.efeverde.com y www.efefuturo.com