La magia del caballito de mar. Pilar González

El caballito de mar resulta un animal tan fascinante como mágico, y su romántico cortejo no puede dejar indiferente a nadie.

El macho y la hembra danzan y enroscan sus colas ocultos tras los corales y “bailan” entrelazados por el fondo del mar.

Finalizado el romance, la novia traspasa sus huevos a una bolsa que tiene el novio adherida a su cuerpo.

Sólo cuando los huevos ya están a buen recaudo en esta bolsa, el caballito de mar libera su esperma para fecundarlos.

Y sí, es el macho el que se queda embarazado, el que porta y alimenta a los futuros vástagos y el que finalmente da a luz con mucho esfuerzo.

 




Secciones:   
Un equipo de periodistas especializados en periodismo e información ambiental de la Agencia EFE www.efeverde.com y www.efefuturo.com