La insulsa Sepia. Por Pilar González

Este molusco de apariencia insulsa, que mejora en la cocina con ajo o salsa de romero, resulta que se aparea hasta la muerte.

Así sucede ,  al menos,  con la especie Sepia Officinalis,  que se reproduce una vez en la vida, tras mantener una intensa actividad sexual durante varios días.

En el cortejo, hay curiosos cambios de coloración por parte de los machos para convencer a las hembras.

El acuario de Barcelona ha mostrado alguna vez al público tan fascinante milagro de la naturaleza.

 

 




Secciones:   
Un equipo de periodistas especializados en periodismo e información ambiental de la Agencia EFE www.efeverde.com y www.efefuturo.com