De Rubens, Eolo y la fauna alada

Foto de archivo de un Guacamayo Rojo en Brasil/EFE Marcelo Sayao

En su afición por la mitología griega, Pedro Pablo Rubens, pintor flamenco (Siegen 1577-Amberes 1640) plasmó en un luminoso lienzo a un jovencísimo y bello Eolo, rodeado de una singular y variada fauna alada.

Tanto es así que en el cuadro se puede admirar un pito real, un martín pescador, un gran faisán, un ave del paraíso de Raggi, dos oropéndolas, una lechuza común, en su variedad de pecho oscuro, un búho chico, un guacamayo rojo, dos urracas, una gallina de Guinea y una golondrina.

De toda esta avifauna de fe el biólogo y educadr Joaquín Gómez Cano en el libro “Las Aves en el Museo del Prado”, de SEO/BirdLife, en el que también han colaborado dos artistas y estudiosos, Juan Varela y Gerardo Orellana.

En su presentación SEO/BirLife anota que han sido más de ocho mil pinturas custodiadas por el Museo del Prado -dentro y fuera de sus muros- las analizadas concienzudamente para descubrir una nueva dimensión en la relación entre el hombre, la naturaleza y el arte.

Pedro Pablo Rubens. Museo Nacional del Prado, en depósito en el Museo de Bellas Artes de Asturias.EFE/Foto cedida por el Museo de El Prado

Pedro Pablo Rubens.
Museo Nacional del Prado, en depósito en el Museo de Bellas Artes de Asturias.EFE/Foto cedida por el Museo de El Prado

De ellas, setecientas veintinueve tienen representaciones de aves, pertenecientes a ciento treinta y seis especies. Cerca de doscientas aparecen en este libro de gran formato y cuidada edición.

El cuadro hoy citado se encuentra actualmente expuesto en el Museo de Bellas Artes de Asturias.




Secciones:   
Un equipo de periodistas especializados en periodismo e información ambiental de la Agencia EFE www.efeverde.com y www.efefuturo.com