El misterio de una fragancia

El ciervo almizclero es un curioso animal originario de Asia Central, que vive en las montañas de Siberia, China y el Tibet, y guarda muy cerca de sus genitales unas glándulas sorprendentes por su olor, pero también, y según dicen, por sus efectos eróticos.

Las susodichas glándulas contienen almizcle, una sustancia marrón, tan amarga como volátil, muy apreciada por la alta perfumería y la cocina oriental por su aroma afrodisiaco.

Aunque hoy se produce de forma sintética, antaño había que matar a este simpático animal, del que actualmente no abundan muchos ejemplares, para poder extraer esta sustancia tan poderosa.




Secciones:   
Un equipo de periodistas especializados en periodismo e información ambiental de la Agencia EFE www.efeverde.com y www.efefuturo.com