Llega “Ley y clima”. Por José María Cernuda

Autor: José María Cernuda Ahora que acaba de llegar la primavera no dejan de publicarse en los medios de comunicación opiniones y comentarios de profesionales y especialistas en Meteorología que intentan explicar, desde un punto de vista científico, las causas de un invierno, éste del 2010, excepcionalmente anómalo respecto de otros que, conocidos o no, sí …

Autor: José María Cernuda

Ahora que acaba de llegar la primavera no dejan de publicarse en los medios de comunicación opiniones y comentarios de profesionales y especialistas en Meteorología que intentan explicar, desde un punto de vista científico, las causas de un invierno, éste del 2010, excepcionalmente anómalo respecto de otros que, conocidos o no, sí se tienen datos.

Todos los entrevistados, al menos aquellos a los que se les atribuye un currículo profesional y/o docente de envergadura, coinciden en considerar al pasado invierno como más húmedo de lo normal, con una distribución irregular de las precipitaciones que han invertido, al menos en la Península, la tendencia y han sido muy superiores a lo normal en las zonas consideradas tradicionalmente como más secas y menores, o no tan intensas, en las zonas con tradición de lluvia. Sobre el frío, sin embargo, no existe unanimidad, aunque es mayoritaria la opinión de que ha hecho más y se ha prolongado más de lo habitual.

Las explicaciones parecen coincidir en diagnosticar que una de las causas pudiera ser el desplazamiento irregular del anticiclón de las Azores, que ha favorecido el paso de las borrascas por nuestra latitud, sin que se pongan de acuerdo en si lo ha hecho hacia el norte o hacia el sur; y otras menos populares y desconocidas por los no especialistas que responsabilizan al fenómeno de El Niño/La Niña, especialmente intenso estos meses, de la anomalía meteorológica de la estación invernal en la Península, en particular, y en Europa y el resto del Mundo en general.

Con independencia de las opiniones, de sus explicaciones y de las consecuencias que ha tenido un invierno excepcional, parece razonable preguntarse si la anomalía podía preverse conforme a los datos que se conocen y si estos tienen método, si están sometidos a una norma, o si tienen tal nivel de aleatoriedad que no permiten una interpretación anticipada de lo que puede suceder.

¿El Clima está sometido a alguna norma?, ¿existe una Ley en la que basarse para conocer cómo se puede comportar? Sobre estos interrogantes y otros intentaré adentrarme, si se me permite, para compartir y debatir información con quien esté interesado, procurando relacionar –si ello es posible- una materia en la que llevo involucrado desde hace muchos años, la Ley, con otra, la Climatología, que siempre me ha resultado apasionante y cuya influencia sobre los seres humanos es mucho más importante de lo que pueda imaginarse.

LEY Y CLIMA




Secciones:   
Un equipo de periodistas especializados en periodismo e información ambiental de la Agencia EFE www.efeverde.com y www.efefuturo.com