Cuando todo coincide. Por Joaquín Araujo

El periodista y naturalista Joaquín Araújo

Todos sabemos que los días mundiales, de lo que sea, evidencian lo largo que son los tentáculos de lo efímero y consumista. Son casi una moda y poco, o nada, queda más lejos de eso que la continuidad de la vida. Esa a la que dedicamos nuestros esfuerzos y hasta los recuerdos que afloran, por …

Todos sabemos que los días mundiales, de lo que sea, evidencian lo largo que son los tentáculos de lo efímero y consumista. Son casi una moda y poco, o nada, queda más lejos de eso que la continuidad de la vida. Esa a la que dedicamos nuestros esfuerzos y hasta los recuerdos que afloran, por una vez con liderazgo en las tendencias de las redes sociales, los cinco de junio.

El último de ellos nos ha deparado una de las más agradables convocatorias y participaciones de lo que ya es anciana trayectoria personal. He tenido la suerte de celebrar esta jornada en muy diversos ámbitos y con los más variados estamentos. Desde con reyes hasta con pastores. Desde solo con un azadón en la mano hasta con presidentes de gobierno e hipócritas ministros. En dos de ellos fui premiado con las más altas distinciones mundiales y nacionales. En una ocasión incluso gocé/sufrí la más completa indiferencia a pesar de mis 47 años de militancia ecologista y casi continua aportación a la causa de la vivacidad.

Pero mi mejor cinco de junio ha sido el último.

Describo ámbito y ambiente.

Plaza mayor y aledaños de Fuente Vaqueros. No menos de 15.000 asistentes. Los organizadores calcularon el doble. Estaban en su legítimo derecho, ya saben, de hacerlo. Convoca la Plataforma en defensa de la Vega de Granada. Mi intervención precede a un concierto con todos los Morente, Poveda, Arcángel, Napoleón Solo, Lagartija Nic…No me llamo a engaño: los presentes esperan mucho más el cante y la música que mi discurso de apertura. En cualquier me escucharon. Ahora pretendo pretendo recordar las oportunas, realmente felices coincidencias que se han dado en este pueblo un día del medio ambiente.

La mencionada plataforma, liderada fundamentalmente por docentes ha conseguido tal grado de implicación de los estudiantes y, a través de los mismos, de sus padres que podemos afirmar que, al menos de vez en cuando el sistema educativo, forma criterios de resistencia ante la degradación ambiental. Han llegado incluso al parlamento andaluz y conseguido un pacto de todos los partidos políticos para frenar uno de los más violentos, absurdos y corruptos urbanismos de todos los tiempos. Artistas y ecologistas granadinos se sumaron desde el principio a esta desigual confrontación. Acaso en camino de acabar bien.

Este año la culminación de las decenas de actividades realizadas ha sido celebrar el día mundial del medio ambiente. Así:

Federico García Lorca nació en Fuente Vaqueros y hoy sería ecologista y defendería la esencia de sus propias raíces y las nuestras.

Lo afirmo tras haber leído una docena de veces todos sus poemas y dos biografías. Ian Gibson mantiene, en una de ellas, que la mayor parte de la inspiración del poeta mana de su vivencia de la Vega, su proximidad a las arboledas y a la cultura rural. Lorca, en efecto, es poeta de la Natura y del pueblo. Él mismo lo confirma con algunas de las mejores expresiones que uno haya leído sobre el indudable vínculo entre los espontáneo y la creatividad artística.

Escribe, por ejemplo, que “Poeta es árbol”; “El poeta es un medium de la Natura” o “Queremos que se cumpla la voluntad de la tierra que da sus frutos a todos lo que ” o “¿Quién tala mis bosques, mis bosques dorados y floridos… ”

No hay duda, en la actualidad Lorca estaría al lado de Luis García Montero y su sobrina nieta Laura; de la familia entera de Enrique Morente y Miguel Ríos; de Joaquín Sabina y Ana Belén y tantos otros. Junto también a todos nosotros: los ecologistas, periodistas ambientales y naturalistas de toda la vida.

Por lo que sintió y plasmó está considerado como uno de los más grandes escritores de la historia. Al hacer esta valoración, compartida por la inmensa mayor parte de la crítica literaria, conviene recordar de nuevo qué inspiraba principalmente a Federico.

Por eso mismo García Lorca decidió nacer un cinco de junio. Sabía que sería elegido para celebrar el día mundial de la VIDA: así todo con mayúsculas. Porque la VIVACIDAD es lo que realmente defendemos, celebramos y recordamos todos los días de todos los años.

A veces todo coincide porque sencillamente es lo mismo. Como pasa con los grandes artistas, su sentimiento de la Natura, nuestro compromiso y ciertas onomásticas.

Así lo conté en Fuente Vaqueros el pasado cinco de junio.

GRACIAS Y QUE LA POESÍA, ES DECIR LA NATURA Y LA VEGA DE GRANADA OS ATALANTEN.

(*) Joaquín Araújo

Naturalista, escritor, divulgador medioambiental




Secciones: