Las científicas afrontan un Drake aún más turbulento en su regreso de la Antártida

Las científicas afrontan un Drake aún más turbulento en su regreso de la Antártida

Se acerca el final de la expedición de 80 líderes científicas por la Antártida y en su camino de regreso a la ciudad argentina de Ushuaia vuelven hoy a atravesar las temidas aguas del pasaje de Drake, que los navegantes consideran las más tormentosas del planeta y que se prevén más turbulentas.

En el día 17 de la travesía, tras zarpar de Ushuaia en el Año Nuevo, pasajeras y tripulación se preparan para las olas del Drake o mar de Hoces, de las que solo se sabrá su máxima dimensión cuando estén atravesando el pasaje, pues es impredecible.

Pasaje de Drake

Las integrantes de esta expedición, apoyada por la empresa española de infraestructura y energías renovables Acciona, han extremado las medidas para evitar accidentes, después de que la tripulación alertara de que el paso será mucho más convulso que el del trayecto de salida hacia la Antártida, donde las olas alcanzaron los 4 metros.

Según sus estimaciones, mientras en la ida el comportamiento estuvo en 2 en una escala de 1 a 10, con vientos de 15 nudos; el regreso se ubicará entre 5 y 6, con vientos previstos de 50 nudos (casi 100 kilómetros por hora) en las proximidades de Suramérica.

El recorrido, que incluye a mujeres de 35 nacionalidades, en su mayoría con formación en ciencias, tecnología, ingeniería, matemáticas o medicina, forma parte de la tercera edición de Homeward Bound, que se enfoca en promover el rol femenino en la toma de decisiones en asuntos globales como el cambio climático y las acciones de desarrollo sostenible.

Viento

El pasaje de Drake, de menos de un kilómetro de ancho y localizado entre los 56 y los 60 grados latitud sur y a mar abierto -lo que hace que el viento corra a sus anchas y reduce las maniobras de navegación-, es una ruta obligada para llegar a las islas Shetland del Sur, en la Antártida, y también para volver de allí al puerto argentino.

A medida que se avanza por el pasaje, que debe su nombre al corsario inglés Francis Drake, los vientos generalmente van aumentando, lo que sacude el equipaje, los muebles y es casi imposible mantenerse en pie sin riesgo de caer. Por eso la tripulación reiteró su recomendación: permanecer acostadas.

La vuelta a casa tiene lugar después de casi cuatro semanas de recorrido en el barco Ushuaia, donde además las científicas participaron en extensas jornadas sobre liderazgo, trabajo en equipo y visibilidad de la mujer en asuntos globales.

De acuerdo con los organizadores, el objetivo del programa es crear una red internacional de 1.000 mujeres interesadas en la lucha contra el cambio climático en un plazo de diez años, para que trabajen juntas en proyectos de diversos campos.

La travesía cuenta con la participación de la costarricense Christiana Figueres, artífice del Acuerdo de París sobre cambio climático y líder a favor del empoderamiento femenino, quien ha destacado el viaje al continente blanco como una experiencia excepcional.

“Es un experiencia es única en la vida porque es el más punto más intocado de todo el planeta, es el punto que, aunque le estamos haciendo daño, es todavía el más virgen con respecto al impacto del ser humano y es donde la naturaleza ha hecho un despliegue de todo lo que es capaz”, señaló a EFE.

Se espera que en la mañana del 19 de enero la expedición toque tierra en Ushuaia, tras partir el 31 de diciembre y visitar más de una decena de puntos en la Antártida, como la base argentina Carlini, la isla Paulet, que acoge una colonia de cría de miles de pingüinos de Adelia, y la estación científica estadounidense Palmer. EFEverde

Vía Diana Marcela Tinjacá de @EFEnoticias en @EFEverde

También te puede interesar:
 



Secciones: