2.- ¿Qué Significa Hábitat III para los Jóvenes?. Por (*) Roberto Madera

Ser joven estos días no significa únicamente pertenecer a cierto rango de edad; ser joven en estos días significa ser parte de la generación más numerosa en la historia de la humanidad y, como tal, ser los herederos de los aciertos y desatinos producto de las tomas de decisiones del pasado y del presente en materia de cambio climático, reducción de la pobreza, construcción de ciudades sostenibles, etc.

También, ser joven en estos días significa ser propensos a trabajar con remuneraciones bajas y a no ocupar posiciones de liderazgo político, es decir, a no ser protagonistas de decisiones cruciales que marcarán el futuro de la humanidad. Sin embargo, ser joven también es sinónimo de creatividad, energía, innovación, curiosidad, aprendizaje, expresión y mucho más, que con un poco de guía y apoyo puede tener un efecto transformador en la sociedad.

Cedida por wwf para tribuna roberto madera 3

Pero, ¿qué significado tiene Hábitat III para la juventud? Como bien sabemos, durante Hábitat III, los países miembros de las Naciones Unidas sentarán sus compromisos relacionados con la construcción de ciudades sostenibles, y adoptarán la Nueva Agenda Urbana, un documento que busca guiar el desarrollo sostenible de las ciudades. Pero para responder la primera pregunta, antes se debe responder la siguiente: ¿quién implementará la Nueva Agenda Urbana? Si nos situamos en el contexto de la ciudad, las primeras palabras que vendrán a nuestras mentes serán: “los alcaldes”, o “los municipios”. Hay algo de cierto en estas respuestas, pues los alcaldes (o sus equipos técnicos que trabajan en los municipios) tienen la responsabilidad de dirigir y administrar la ciudad durante el período para el que han sido elegidos. Sin embargo, esa respuesta engloba solo la mitad sobre cómo la ciudad debería ser administrada. Sin alargar la historia, tenemos que ser conscientes de que la ciudad también debe ser administrada por sus ciudadanos, y abandonar totalmente esa mala costumbre de acercarse cada 4 o 5 años a votar por autoridades locales y luego exigir una mejor ciudad.

Una vez entendido que todos somos responsables de la administración de la ciudad, los jóvenes debemos encontrar nuestro nicho y exigir el involucramiento en la gestión de la ciudad. Mucho se ha dicho y se ha estudiado sobre la participación ciudadana que tanto exige la sociedad civil; la participación ciudadana ya no debe ser entendida como la redistribución del poder en la toma de decisiones desde el estado hacia los ciudadanos, tal como lo describe Sherry Arnstein en su artículo. En el contexto de los jóvenes, la participación ciudadana debe ser analizada y aplicada desde la óptica de aprendizaje social [1], donde su involucramiento y aportes pueden ayudar a entender de mejor manera los problemas de la ciudad, convirtiendo a los jóvenes en co-generadores de conocimiento y políticas de sustentabilidad, así como incrementando su nivel de responsabilidad y compromiso con el desarrollo urbano sustentable. De este modo, el involucramiento de los jóvenes crearía una atmósfera de colaboración intergeneracional que aseguraría la sostenibilidad de proyectos a largo plazo, evitando que estos proyectos se queden en buenas intenciones y obras efímeras de las autoridades de turno.

Es así que muchas organizaciones juveniles alrededor del mundo han cambiado su estrategia de participación en torno al Hábitat III, y están aprovechando su coyuntura para tener un acercamiento con sus autoridades locales y tomadores de decisiones que tienen influencia sobre sus calles, sus parques, su espacio público, sus barrios, sus ciudades. Este es el verdadero significado Hábitat III para los jóvenes, dejar de lado la protesta y optar por la propuesta y acción, demostrando que podemos sentar compromisos con autoridades locales y ser también responsables de la implementación de la Nueva Agenda Urbana.

(*) Roberto Madera

Roberto Madera Arends, Ibarra (Ecuador), 7 de septiembre de 1987. Ingeniero Ambiental (universidad Internacional SEK – Quito, Ecuador); MSc en Gestión Urbano Ambiental, Planificación y Uso del Suelo (Universidad de Wageningen, Holanda). Ciclista urbano, y apasionado por la agricultura urbana y la participación ciudadana.

 

[1] Collings, K. and Ison, R. (2009). Jumping off Arnstein’s Ladder: Social Learning as a New Policy Paradigm for Climate Change Adaptation. Environmental Policy and Governance. 19m 358-373.


También te puede intererar: 

La Nueva Agenda Urbana y el Acuerdo de París. Por (*) Analiz Vergara https://www.efeverde.com/opinion/la-nueva-agenda-urbana-acuerdo-paris-analiz-vergara/

También te puede interesar leer:  Anteriores post en Habitat III




Secciones:   
Un equipo de periodistas especializados en periodismo e información ambiental de la Agencia EFE www.efeverde.com y www.efefuturo.com