Va en serio, por Rémi Parmentier

Esta vez va en serio. Hasta la finalización esta semana en Nueva York de la segunda sesión del Comité Preparatorio para la conferencia Rio+20 en 2012, había dudas sobre la voluntad para crear condiciones adecuadas para una nueva Cumbre de la Tierra. Ahora sí, estamos saliendo de Nueva York con cierto optimismo. El Comité Preparatorio ha adoptado …

Esta vez va en serio. Hasta la finalización esta semana en Nueva York de la segunda sesión del Comité Preparatorio para la conferencia Rio+20 en 2012, había dudas sobre la voluntad para crear condiciones adecuadas para una nueva Cumbre de la Tierra.

Ahora sí, estamos saliendo de Nueva York con cierto optimismo. El Comité Preparatorio ha adoptado esta semana una decisión que fija una hoja de ruta que permite entrar en materia. Hasta ahora las Naciones Unidas tenían programadas sólo unos ocho días de reuniones preparatorias. Demasiado poco para hacer factible cualquier resultado digno a la altura de las circunstancias. Pero ahora la nueva hoja de ruta puede despejar el terreno para los jefes de Estado y de Gobierno.

Primero, la decisión adoptada el martes por la noche fija el 1 de noviembre como plazo para realizar propuestas que serán compiladas en un documento base para la preparación de un borrador-cero. Gobiernos y otras entidades tienen pues ocho meses para reflexionar, consultarse y redactar sus propuestas. La recopilación de todos los aportes será presentada en un documento a debatir en la segunda reunión intersesional a mediados de Diciembre, para que el Bureau de Rio+20 pueda presentar el borrador-cero “no más tarde de comienzos de Enero 2012”. A continuación el Bureau convocará una reunión de tres días en el mes de Enero, seguida de reuniones de negociación, de duración de una semana entera cada una, en los meses de febrero, marzo y abril, antes de la última reunión del Comité Preparatorio, ya en Rio, poco tiempo antes de la Conferencia (4-6 de junio 2012). La hoja de ruta ha sido adoptada por consenso, aunque los países en vías de desarrollo estén preocupados por el hecho de hablar de realizar este amplio trabajo “con los recursos existentes” (lo que se traduce como: sin recursos adicionales para apoyar la participación de dichos países).

La reunión preparatoria que acaba de concluir ha visto el arranque en serio del debate sobre la economía verde, tema que hasta ahora había suscitado demasiadas reservas en países en vías de desarrollo, preocupados con la posibilidad de que detrás del paradigma de la economía verde se escondiesen nuevos condicionantes para frenar su desarrollo.

Alrededor de los grandes ejes de Rio+20 (economía verde y arquitectura de la gobernanza para la sostenibilidad), aparecen cinco grandes temas: energía sostenible, sostenibilidad en un mundo urbanizado, seguridad alimentaria, sostenibilidad de los océanos (lo que algunos han empezado a llamar “economía azul”), y la respuesta a los grandes desastres.

Para la sociedad civil también, Rio+20 empieza a aparecer como una nueva gran oportunidad, siempre y cuando estén dispuestas las organizaciones de la sociedad civil a cuestionar el estatus quo que hasta ahora ha obstaculizado el camino hacia la sostenibilidad ambiental. El secretariado de las Naciones Unidas se ha visto desbordado por el numero de observadores esta semana en Nueva York, hasta el punto que tuvieron que abrir una segunda sala para retransmitir los debates ya que todos no cabían.

Va en serio.

Remi Parmentier

Remi Parmentier

Rémi Parmentier
www.vardagroup.org
http://chezremi.com

Si tienes comentarios http://www.facebook.com/profile.php?id=100001644730730




Secciones:   
Un equipo de periodistas especializados en periodismo e información ambiental de la Agencia EFE www.efeverde.com y www.efefuturo.com