Viaje a la Arcadia

Arcadia

Por Francisco Martínez Romón.- La primera noche, de las tres que pernocté durante mi estancia en la Reserva Biológica “Campanarios de Azaba”, apenas si dormí unas horas; y no por insomnio, sino por el relajante -a la vez que obsesivo- por el relajante placer de respirar la fresca y suave fragancia que se colaba a través de la ventana abierta de mi habitación mientras contemplaba, incansable, el luminoso centelleo de las estrellas en aquella espléndida noche de primavera.

VIAJE A LA ARCADIA Por (*) Francisco Martínez Romón




Secciones: