Una nueva oportunidad para el río Tajo. Por (*) Nuria Hernández-Mora (Presidenta, Fundación Nueva Cultura del Agua)

Nuria Hernández-Mora (Presidenta, Fundación Nueva Cultura del Agua)

Se ha cumplido una década desde la aprobación de la Directiva Marco del Agua de la Unión Europea. Esta norma obliga a cambiar la manera en que gestionamos el agua en Europa, centrándonos en la protección y recuperación de nuestros ecosistemas acuáticos. Los estados miembros deben elaborar planes de gestión de cuenca que garanticen que en el año 2015 nuestros ríos, humedales, acuíferos y aguas costeras alcancen el buen estado ecológico, que no es otra cosa que asegurar que puedan seguir prestando los servicios que durante miles de años nos han dado gratuitamente: agua limpia y de calidad para cubrir nuestras necesidades, paisajes bellos, lugares de disfrute donde paseamos, pescamos, nos bañamos y nos recreamos.

Durante décadas hemos tratado el agua exclusivamente como un factor de producción. Hemos embalsado, canalizado y trasvasado nuestros ríos. Hemos vertido en ellos todos nuestros desechos sin depurarlos adecuadamente. Hemos sobreexplotado nuestros acuíferos. Hemos alterado nuestros ecosistemas acuáticos hasta hacerlos irreconocibles y poner en riesgo la satisfacción de nuestras necesidades de agua en un futuro no muy lejano.

Oportunidad para el río Tajo

El río Tajo es, sin duda, el paradigma de esta degradación. El gran Tajo es hoy un cadáver hidrológico que poco tiene que ver con el río que inmortalizaron nuestros poetas. Los grandes embalses de Entrepeñas y Buendía en la Alcarria se utilizan para garantizar que hasta el 80% del caudal de la cabecera se desvíe a través del Trasvase Tajo-Segura hacia las regiones de Alicante, Murcia y Almería. Cualquiera que haya visitado las orillas del Tajo entre Aranjuez y Talavera de la Reina sabe que el agua que circula por el río es el agua de los vertidos inadecuadamente depurados de los 6 millones de habitantes del área metropolitana de Madrid que llegan al Tajo a través del Jarama en Aranjuez. El Tajo en Toledo es una cloaca a cielo abierto, un río espumoso y maloliente que sólo puede contemplarse desde la distancia. En Talavera el río no fluye, y las aguas del Alberche que antaño ayudaban a llenar el cauce del Tajo hoy se desvían para abastecer a Madrid. En 2006 el Tajo se secó en Talavera. Hoy los jóvenes miembros del Club de Piragüistas de Talavera tienen que practicar su deporte en un canal artificial porque el río ni siquiera tiene suficiente profundidad a su paso por la ciudad para permitir la navegación en piragua. En Extremadura no es más que un rosario de embalses hidroeléctricos que se explotan para maximizar la producción eléctrica y que sufren importantes problemas de calidad, problemas que traspasamos a nuestros vecinos portugueses cuando reciben las contaminadas aguas del río en la frontera.

Directiva Marco

El Parque Natural del Tajo Internacional incorporará otras 3.500 hectáreas.

El Parque Natural del Tajo Internacional incorporará otras 3.500 hectáreas. EFE

La Directiva Marco exigía la aprobación en 2009 de los nuevos planes de gestión de cuenca que garanticen la recuperación de los valores ambientales y la buena calidad del agua en nuestros ríos para poder cubrir nuestras necesidades. La planificación hidrológica en España lleva considerable retraso, pero en 2010 se han publicado los borradores de la mayoría de los planes hidrológicos. El del Tajo no. En el Tajo, un plan de cuenca que garantice el buen estado ecológico del río necesariamente pondrá en cuestión poderosos intereses económicos y políticos, porque cuestionará la viabilidad de la continuidad del trasvase Tajo-Segura. No es cuestión de “egoísmos” o “insolidaridades”, es que, simplemente, no hay suficiente agua para satisfacer todas las ambiciones. El trasvase se diseñó en los años 60 sobreestimando los recursos que había en la cuenca. En los últimos 30 años se han reducido en un 40% las aportaciones naturales de agua en la cabecera del Tajo. Eso quiere decir que continuar con el trasvase es condenar a las poblaciones ribereñas a vivir de espaldas al río y poner en jaque las necesidades de abastecimiento de la población de la cuenca media por tener serios problemas de calidad.

En Febrero de 2011 la Fundación Nueva Cultura del Agua organizará en Talavera de la Reina el VII Congreso Ibérico de Planificación y Gestión del Agua. Es una oportunidad para evaluar los avances que se han realizado tras una década de la DMA, y para poner sobre la mesa, desde el compromiso crítico y el rigor del análisis, los retos todavía pendientes. Confiemos en nuestra capacidad para aprovechar la oportunidad que nos presentan los nuevos planes de gestión de cuenca para avanzar hacia una utilización respetuosa de nuestras aguas y de los ecosistemas que garantizan su calidad y su renovación.

Hay un lugar en la mitad de España

Donde Tajo a Jarama el nombre quita,

Y con sus ondas de cristal lo baña

Lupercio L. de Argensola

s. XVI

 

Esta tribuna puede reproducirse libremente citando a sus autores y a EFEverde

Otras tribunas de Creadores de Opinión Verde (#CDO)

Creadores de Opinión Verde #CDO es un blog colectivo coordinado por Arturo Larena   , director de EFEferde y EFEfuturo

     



Secciones: