El trabajo “ex situ”, fundamental para salvaguardar las especies amenazadas en la naturaleza, Por (*) Rafael Zamora (FLP)

El trabajo “ex situ” de las instituciones zoológicas es fundamental para proteger a las especies amenazadas en la naturaleza. Y así se ha visto claramente con los dramáticos incendios en Australia.

Y así se ha visto claramente con los dramáticos incendios en Australia. Las impresionantes cifras de los millones de seres vivos afectados implican la destrucción de ecosistemas únicos que necesitarán décadas para recuperarse. Los animales supervivientes no solo se tendrán que curar de sus heridas, también necesitarán encontrar un lugar donde poder comer, beber y protegerse de los repentinos cambios del clima que se están dando.

Fauna local

Esta tragedia ha encontrado alivio en los zoológicos y la clínicas veterinarias australianas, en las que existía la infraestructura para atender adecuadamente a los miles de pacientes rescatados con vida. También, el conocimiento de los expertos, biólogos y veterinarios sobre estas especies ha estado resultando fundamental para aplicar tratamientos y técnicas adecuadas a una fauna tan singular como la australiana. El conocimiento de estos centros sobre la fauna local, acumulado a través de los años, es una de las únicas posibilidades de supervivencia que tienen los damnificados. Así, saber que muchos de estos animales no beben agua líquida a lo largo de su vida, porque la obtienen de las plantas que consumen, puede ser la diferencia entre la vida y la muerte. Además, conocer sus pesos y sus valores sanguíneos son solo algunos de los parámetros que hay que manejar para poder rescatar a un marsupial o a una cacatúa.

Desarrollo socioambiental

Los ecólogos y las organizaciones medioambientales locales se concentran en desarrollar modelos de salvaguarda de estas especies sin dejar de lado las prioridades de la población local que, en muchos casos, han tenido que abandonar su lugar de residencia porque el fuego lo ha destruido todo.

Las cifras estimadas por el gobierno australiano indican que 10 millones de hectáreas afectadas han puesto en peligro de extinción por el fuego a un total de 327 especies, de las que 55 son animales y 272 son especies de plantas únicas en el planeta Tierra.

Loro Parque Fundación mantiene más de 50 especies australianas de loros que actúan como red de seguridad para sus homólogos en la naturaleza en caso de extinción o reducción crítica de sus poblaciones. Gracias a su manejo, se generan a diario multitud de datos de alto valor científico. De hecho, todas las especies de cacatúas de Oceanía están representadas en Loro Parque, en Tenerife, y se mantienen planteles sostenibles de cría en la mayor reserva genética de loros del mundo.

(*) Rafael Zamora es director científico de Loro Parque Fundación

 

 

 

 

Esta tribuna puede reproducirse libremente citando a sus autores y a EFEverde

Otras tribunas de Creadores de Opinión Verde (#CDO)

Creadores de Opinión Verde #CDO es un blog colectivo coordinado por Arturo Larena, director de Efeverde Efefuturo

   



Secciones: