Tenemos suficientes recursos bioenergéticos para luchar contra el cambio climático. * Varios autores

Un delegado levanta un globo terráqueo mientras posa para una foto durante su participación en la Conferencia sobre el CambioClimático COP23 en Bonn (Alemania) el 8 de noviembre de 2017. (Foto: EFE/Phillipp Gueland)

Las recientes informaciones que apuntan a que se ha detectado un fallo sustancial en la contabilidad del carbono son, en cierta forma, exageradas. Por el contrario, un número importante de recursos bioenergéticos –sujetos a análisis y equilibrios pormenorizados- están a nuestra disposición para luchar contra el cambio climático en todo el planeta, según opinan un grupo internacional de expertos en la materia, en una tribuna que publica EURACTIV, socio de EFE.

*La lista completa de autores de esta tribuna figura al final del artículo.

Muchos expertos científicos han estudiado el ciclo global del carbono en los últimos treinta años o más, y han alcanzado un elevado nivel de consenso: por ello, nos cansa cada vez que se hace una “nueva” afirmación relativa a que  desviar los productos forestales de bajo valor para su uso bioenergético creará un “déficit de carbono” o una “deuda de carbono” que se prolongará durante décadas o siglos, todo lo cual no encaja con el urgente calendario imprescindible para mitigar el cambio climático.

Recursos bioenergéticos

Simplificando los hechos al máximo: el carbono que se emite por el uso de la bioenergía a escala mundial (junto con las emisiones involucradas en su producción, la cosecha, etc) representa menos que la producción fotosintética neta de su cadena de suministro, así que se produce una retirada neta de carbono de la atmósfera y por ello no se genera una “deuda de carbono”.

La cantidad de carbono que se fija anualmente a escala mundial como energía química en biomasa es equivalente a entre cuatro y cinco veces el consumo mundial total de energía primaria en la actualidad, así que estamos muy lejos de superar ese límite.

No obstante, es importante realizar ese recuento de carbono mediante   escalas temporales y espaciales adecuadas. Se trata de un asunto complejo, y los detalles sutiles no siempre son visibles ni tampoco se consideran de manera igual, dependiendo de si son los activistas o quienes toman las decisiones políticas quienes lo analizan.

Un equilibrio necesario

Lleva a confusión focalizarse en el carbono emitido en el momento del uso bioenergético. En un sistema bien gestionado de rotación forestal, cada tonelada de biomasa que se cosecha y se quema será equilibrada con una tonelada de nueva biomasa que crece en algún punto cercano.

Si echamos un vistazo a un área de ese tipo, que proporcione suministro a una central eléctrica de bioenergía, y la medimos según un esquema temporal adecuado a la práctica forestal (por ejemplo entre 1 y 5 años), a menudo se comprueba que el índice de cosecha es por lo menos igualado por la tasa de rebrote.

Deberían estar disponibles datos en los archivos forestales nacionales, que (permitan) determinar si los “stocks” generales de biomasa son, en efecto, estáticos, o se incrementan a lo largo de una (determinada) región.

La humanidad ha explotado los productos forestales durante siglos, algunas veces bien, y otras mal (por ejemplo en la Europa del siglo XIX), pero la historia más reciente ha demostrado que la madera para la construcción a gran escala, y la producción de pasta de papel pueden coexistir con saludables reservas de carbono forestal, al igual que puede hacerlo la bioenergía, tanto en la actualidad como en el futuro.

* Firmantes:

Profesor Iain Donnison, Instituto de Ciencias Biológicas, Medioambientales y Rurales, de la Universidad de Aberystwyth, Reino Unido.

Profesor Leif Gustavsson, Departamento de Tecnología de la Construcción Ambiental y la Energía, Universidad de Linnaeus, Suecia.

Doctor H. Martin Junginger, Profesor de Bio-Economía, Universidad de Utrecht, Países Bajos.

Doctor Jonathan Scurlock, “Visiting Fellow”, en la Universidad Abierta (The Open University), Reino Unido.

Profesor Nilay Shah, Departamento de Ingeniería Química, en el “Imperial College” de Londres.

Profesor Richard Templer, “Instituto Grantham para el Cambio Climático y el Medioambiente”, “Imperial College” Londres.

Doctor Jeremy Woods, “Senior Lecturer” en Bioenergía, “Imperial College”, Londres.

Para saber más:

► Acción por el Clima en la UE (Comisión Europea)

Versión española de esta tribuna: Fernando Heller

(Las opiniones vertidas en esta tribuna reflejan exclusivamente la posición de sus autores y no pueden ser atribuidas a EuroEFE.EURACTIV.es ni a ninguno de los asociados de la red europea de EURACTIV ni a la Agencia EFE)




Secciones:   
#Periodistaambiental, maestro en #FNPI. Premio Nacional de Medio Ambiente y de la Fundación BBVA a la Conservación de la Biodiversidad Dirijo www.efeverde.com y www.efefuturo.com @arturolarena. Más sobre mí: www.arturolarena.es