Sostenibilidad integral: marco estratégico para el sistema productivo. Luis Jiménez Herrero (OSE)

Foto de archivo del director del Observatorio de la Sostenibilidad en España, Luis Jiménez Herrero, expuso hoy las lineas generales del informe "Sostenibilidad en España 2006" dentro del curso "Estrategias para la conservación y el uso sostenible de los recursos naturales", que se celebra en la Universidad Internacional Menéndez Pelayo de Santander.

Luis Jiménez Herrero, Director Ejecutivo del Observatorio de la Sostenibilidad en España.- El fenómeno del cambio global a nivel planetario supone un reto sin precedentes que está planteando respuestas estratégicas, desde el ámbito local al global y, sin duda también en el mundo empresarial. Estas respuestas se encuadran en el nuevo marco de referencia definido por la sostenibilidad sobre la que se basa un nuevo estilo de desarrollo sostenible

 

Pero para hacer sostenible el desarrollo hay que transformar, en definitiva, el “metabolismo” de la sociedad industrial para engranar la economía mundial con la ecología global mediante un proceso de cambio y transición hacia nuevas formas producir, consumir y también de ser y de estar.

La sostenibilidad debe entenderse en un sentido integral, y en su múltiple dimensión ambiental, económica, social, institucional y, sobre todo, como un proceso de cambio para configurar un nuevo estilo de desarrollo que se orienta hacia la perdurabilidad del sistema global, conformado por el conjunto de los sistemas humanos y naturales en permanente interacción.

Sostenibilidad integral

Pero no todas las dimensiones tienen un peso equivalente, sino que existen claras jerarquías, siendo la dimensión ambiental la base fundamental donde se asienta el sistema social, en el cual se enmarca el sistema económico y se definen las relaciones institucionales. La economía es un subsistema que vive dentro del ecosistema global y que debe ajustarse a las leyes de la Naturaleza y de la Termodinámica sin que las leyes del mercado estén por encima de ellas. Esto supone que la lógica de lo económico debe entretejerse en la lógica de lo vivo, en la lógica de la biosferaen un proceso de fertilización cruzada, mediante la “ecologización de la economía” y la “economización de la ecología”.

Una gestión sostenible de los recursos naturales exige un cambio en la concepción económica del “valor”, tanto si se usan como si no, para actuar sobre opciones que no pertenecen al mercado, considerando el “valor intrínseco” de los bienes y servicios ambientales que soportan la vida y son indispensables para el bienestar humano y el avance hacia el desarrollo sostenible.

Impacto ambiental

Desde la perspectiva de la economía productiva, no cabe duda que implantar las reglas de la eco-eficiencia y conseguir la desvinculación del crecimiento con el impacto ambiental está en consonancia con la “desmaterialización”, “desenergización” y “descarbonización” que supone producir más y mejor con menos recursos y menor contaminación. Yest, sin duda, es requisito estratégico del sistema productivo para contribuir significativamente a la sostenibilidad del desarrollo. Sin embargo, también es necesario replantear los esquemas que rigen los patrones de bienestar y distribución. Además de eficiencia se trata de encontrar la “suficiencia” en el consumo (¿cuánto es suficiente?

En definitiva, se trata de encarar decididamente una transición rápida desde la economía de ciclos abiertos ala economía de ciclos cerrados, que imite los ciclos naturales para que sea más eficiente, racional y equilibrada. De ahí la importancia de pasar de procesos productivos lineales a procesos de ciclos cerrados avanzando en la nueva concepción de la “Ecología Industrial”, basada en una producción imitativa de la naturaleza y en la biomínesis. Los residuos de unas empresas tienen que ser gestionados como subproductos y utilizados como inputs por otras empresas, buscando maximizar las complementariedades y las economías de integración, lo que supone además, enormes potencialidades a medio plazo para la creación de empleo verde desde la perspectiva de un cambio de modelo productivo inspirado en la sostenibilidad.

La actual situación de “eco-crisis”, económica y ecológica, nos sitúa ante una nueva etapa que puede aprovecharse para propiciar un cambio del “metabolismo” de la economía real, acorde con la capacidad de carga de los ecosistemas y nuevos valores éticos hacia una “sostenibilidad estructurada” con vocación de permanencia. En fin, la gran oportunidad de aprovechar el cambio de ciclo y la nueva fase recesiva para abordar con valentía los cimientos para la “refundación ecológica” de la economía en clave de sostenibilidad integral.

Luis Jiménez Herrero

Director Ejecutivo del Observatorio de la Sostenibilidad en España

Esta tribuna puede reproducirse libremente citando a sus autores y a EFEverde

Otras tribunas de Creadores de Opinión Verde (#CDO)

Creadores de Opinión Verde #CDO es un blog colectivo coordinado por Arturo Larena   , director de EFEferde y EFEfuturo

     



Secciones: