¿Un futuro 100% renovable en España? Por (*) Ana Belén Sánchez (Fundación Alternativas)

En estos días en los que el Gobierno comienza su proceso de participación con sociedad civil y otras administraciones sobre la nueva Ley de Cambio Climático y Transición Energética, vuelve a la palestra la idea de que España pueda ser abastecida energéticamente sólo con renovables.

Pero, ¿es este un escenario posible a nivel técnico, realista en términos económicos y positivo por sus impactos sociales? Tratemos de analizar estos puntos, pensando en un escenario 100% renovable en 2050.

Una de las barreras técnicas a las que deben enfrentarse los gestores de un sistema eléctrico con gran peso de fuentes de energía renovables es el control de la intermitencia de las mismas. Es decir, se trata de encontrar formas que permitan enchufar y desenchufar el sol o el aire tal y como lo hacemos ahora con una central térmica o un ciclo combinado.

Es cierto que es un problema, pero tiene solución siempre que se introduzcan cambios en el sistema energético actual. Una de las claves es la mejora en las interconexiones. Puede ser que no haya sol en un lugar concreto, pero sí viento, o que el recurso eólico lo tengamos muchos kilómetros más lejos. Este tipo de soluciones requieren de un mayor conocimiento y predictibilidad de nuestros recursos renovables. También se requiere de una planificación energética mucho más cuidada que la actual. Este es un punto fundamental.

Almacenaje

Otras soluciones pasan por disponer de sistemas de almacenaje de energía. La tecnología está cada vez más avanzada en este sentido y ya existen en el mercado baterías industriales para grandes sistemas de producción, de pequeño tamaño para los hogares o baterías que hacen funcionar automóviles eléctricos. El coste de esta tecnología no deja de reducirse.

Sólo entre 2014 y 2015 lo hizo en un 35% y se espera que, al igual que el coste de las propias tecnologías renovables, no deje de bajar en los próximos años. Hay otros modos de almacenar energía: con agua a través de las centrales de bombeo, produciendo hidrógeno o utilizando sales fundidas, tal y como ya se utilizan en las centrales termosolares. Por lo tanto, parece que un futuro 100% renovable sería posible a nivel técnico.

Transporte

21-marzo-2011-21-45-00-electricidad.-torre-de-alta-tension-detalle_detalle_blogUna de las barreras más importantes cuya transformación requerirá de mayor esfuerzo es el transporte, que a día de hoy depende casi en su totalidad del petróleo y en mucha medida de la carretera (tanto por movimiento de pasajeros como de mercancías). Electrificar esta demanda y asegurar que se abastece con renovables es fundamental.

No podemos olvidar que un escenario 100% renovable requiere de decisiones en campos diferentes de los tecnológicos y de planificación. Hablamos por ejemplo de una fiscalidad favorable que grave a las tecnologías contaminantes y beneficie a las que no lo son (¿qué tal el IVA reducido para bicis y paneles solares?). Cabe recordar que España se sitúa a la cola de Europa en este campo. Son esenciales también medidas que empoderen a los consumidores y que les permitan tener un papel mucho más activo en la decisión sobre qué energía quieren consumir y en su producción.

¿Sería realista en términos económicos? Según un estudio de Monitor Deloitte el gasto sería de entre 330 y 385 mil millones hasta 2050, es decir, unos 10-11 mil millones al año. España gasta alrededor de 40 mil millones al año en el pago de los combustibles fósiles que importamos de terceros países. Es decir, estas inversiones aún supondrían un ahorro de dos tercios de esta factura. Así que también parece que tenga sentido a nivel económico.

Además, las renovables bajan el precio de la electricidad, así que habría un doble ahorro. Para que este escenario sea posible es necesario planificar el cambio en el mix energético ya, y acordar un calendario de sustitución de fósiles por renovables en los pocos años que vienen para, de esta forma, evitar cualquier problema de seguridad de abastecimiento.

¿Y a nivel social? ¿Habría algún beneficio? En términos de empleo los beneficios son más que evidentes. Según un estudio de la Universidad de Standford, un sistema energético 100% renovable crearía 300.000 nuevos empleos en España. De acuerdo a las estimaciones de la Agencia Internacional de Energía Renovable (IRENA), mientras que el empleo en el sector renovable no deja de crecer, el de las energías convencionales no deja de bajar.

Ya trabajan casi 10 millones de personas en el sector renovable en el mundo. Otro impacto positivo sería en la salud de todos. Según la OMS, el 92% de la población del mundo respira aire contaminado cada día, en gran medida contaminación producida por el uso de combustibles fósiles. En España y según las estimaciones de Ecologistas en Acción este porcentaje se incrementa hasta el 99% y es causa de 16.000 muertes prematuras al año.

Por tanto, parece que no hay dudas sobre la posibilidad (y necesidad) de un futuro 100% renovable para España. La única cuestión es cuándo comenzamos a trabajar para que sea una realidad.

(*) Ana Belén Sánchez es coordinadora de Sostenibilidad de la Fundación Alternativas.

 

(Las opiniones vertidas en esta tribuna reflejan exclusivamente la posición de su autor y no pueden ser atribuidas a EFE).

Otras tribunas de Creadores de Opinión Verde (#CDO)

Creadores de Opinión Verde #CDO es un blog colectivo coordinado por Arturo Larena, director de Efeverde Efefuturo

     



Secciones: