Doce millones de razones para que todos cambiemos. Por (*) Dimas Vallina

El modelo lineal de extraer, producir, consumir y tirar, en vigor desde la revolución industrial, estaba asociado al vertedero como forma de “gestión” de los residuos. España acumula 12 millones de toneladas de residuos en los vertederos cada año, una cifra que nos convierte en el país europeo que más volumen de desechos vierte en valores absolutos.

Estrategia Española de Economía Circular

Para cambiar ese modelo lineal, a comienzos del mes de junio se aprobó la Estrategia Española de Economía Circular, que sienta las bases para impulsar un nuevo modelo de producción y consumo en el que el valor de productos, materiales y recursos se mantengan en la economía durante el mayor tiempo posible, se minimice la generación de residuos y se aprovechen, con el mayor alcance posible, aquellos residuos que no se pueden evitar.

En esta nueva estrategia, se reconoce también que las acciones en materia de gestión de residuos tienen una clara traslación en la reducción de emisiones de gases de efecto invernadero, mediante la reducción de residuos orgánicos en vertederos (con la correspondiente disminución de emisiones de metano) y también establece “la generación de biocombustibles a partir de residuos no reciclables”.

La industria cementera empleó en 2018 más de 850.000 toneladas de combustibles preparados a partir de residuos, la mayoría de ellos total o parcialmente biomasa (lodos de depuradora, neumáticos fuera de uso, combustible preparado a partir de la fracción resto de residuos municipales e industriales…) y por tanto neutros en cuanto a sus emisiones de CO2, algo que no sucede con los combustibles fósiles que necesariamente tendría que emplear en su lugar la industria cementera para producir.

Industria cementera en Austria

Debemos ser capaces de que esta nueva estrategia no sea un papel más, sino que provoque cambios reales; sigamos los ejemplos de éxito de otros países, como el austriaco.

La industria cementera de ese país tiene un porcentaje de sustitución de combustibles fósiles por combustibles derivados de residuos, superior al 80% (en España es únicamente del 27%).

Austria envía a vertedero menos del 3% de sus residuos municipales, nosotros el 54%. Austria para una población casi seis veces inferior a la de España tiene más plantas incineradoras que nosotros.

Gestión de residuos

La Comisión Europea en su comunicación sobre “El papel de la transformación de los residuos en energía en la Economía circular”, insta a los Estados miembros a que, cuando revisen sus planes de gestión de residuos y evalúen la necesidad de capacidad adicional de procesos de recuperación de energía de los residuos no reciclables (por ejemplo de incineración), aquellos Estados con una capacidad de incineración baja o inexistente y una alta dependencia de los vertederos (es decir la situación actual de España), evalúen, entre otros factores, la disponibilidad de hornos de cemento para usar residuos como combustible.

Decíamos al principio que el modelo lineal estaba asociado al vertedero, por su parte, este nuevo modelo circular va a requerir de todas las soluciones para impedir que esos 12 millones de toneladas se sigan enterrando en vertederos y va a requerir también de un cambio de mentalidad por parte de todos, administraciones públicas, gestores de residuos… y también de determinados grupos ecologistas.

Innovación tecnológica

A estas alturas, y a luz de lo que hacen otros países que nos llevan décadas de ventaja en el camino hacia la circularidad, que cualquier nuevo permiso de una fábrica de cemento para valorizar residuos sea recibido bajo el lema de la “incineración mata”, sinceramente no es de recibo.

La industria cementera por supuesto, también necesita cambiar y acelerar los procesos de innovación tecnológica para seguir disminuyendo su impacto y sus emisiones de gases de efecto invernadero.

Prioricemos los escalones superiores de la jerarquía, apostemos de manera decidida por el ecodiseño, pero no nos hagamos trampas, siempre van a existir residuos que bien por razones técnicas, económicas, o excepcionales, como las que estamos viviendo ahora como consecuencia de la pandemia, no se van a poder reciclar.

Y ahí es donde sectores industriales, como el cementero, pueden aportar soluciones fiables, contrastadas y con todas las garantías de seguridad y salud.

 

(*) Dimas Vallina es director gerente de la Fundación Laboral del Cemento y el Medio Ambiente (Fundación CEMA)

 

 

 

Creadores de Opinión Verde #CDO es un blog colectivo coordinado por Arturo Larena, director de EFEverde 

Esta tribuna puede reproducirse libremente citando a sus autores y a EFEverde

Otras tribunas de Creadores de Opinión Verde (#CDO)




Secciones: