¿Por qué apostar por las renovables es un buen negocio para España y para el mundo? Por (*) Arjen Vergunst (Sarens)

El lado más oscuro y terrible de la pandemia es de todos conocido; no obstante, hay un lado bueno, y es que en un momento en el que parecía que estábamos al borde del precipicio respecto del cambio climático, el Coronavirus ha limpiado el planeta en apenas unas pocas semanas. El reto está en volver a la tan ansiada ‘normalidad’, sin deshacer lo que con tanto sacrificio -incluso por fuerza- se ha conseguido con la cuarentena global.

Con la economía especialmente dañada en todos los rincones del planeta, cada vez son más las fuentes que advierten de que la salida a la crisis económica causada por el coronavirus debe pasar por la inversión y el fomento de las energías renovables y de paso seguir la ruta trazada para alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) 2030.

No se necesita ser experto en la materia, pero desde la experiencia que tenemos en Sarens a este respecto, el planteamiento responde principalmente a dos razones: impacta directamente en la economía, generando puestos de trabajo y, por lo tanto, bienestar para muchas familias; y se invierte en energía limpia, algo que se hace imprescindible después de que los últimos informes señalen que para 2050 habrá un incremento del 60% en el consumo de energía. Si queremos cubrir esa demanda sin perjudicar más al planeta, invertir en renovables es, más que algo necesario, casi una obligación.

Energía eólica en los campos de Benamira.Fotografía de @arturolarena para EFEverde

Energía eólica en los campos de Benamira. Fotografía de @arturolarena para EFEverde

Aunque algunos proyectos de energía renovable se han visto afectados por el coronavirus, en su mayor parte ha sido de forma momentánea y, sobre todo, en la cadena de suministros de los componentes utilizados para la construcción de las turbinas, lo que significa que las obras solo se han pausado, y por tanto, su reactivación no solo es viable, sino que podría hacerse de forma más o menos ágil.

Parece lógico pensar, por tanto, que parte de la solución a la crisis económica en la era Post-Covid19, pasa por una transición ecológica que permita la generación de energía limpia, que al mismo tiempo favorezca una producción sostenible y que logre incentivar la economía a través de la generación de puestos de trabajo y flujos de inversión, tanto del ámbito privado, como del sector público.

Ha llegado el momento de potenciar, como nunca antes, las fuentes de energía que nos proporciona nuestro propio planeta, como la luz del sol y, principalmente, el viento. Si podemos seguir transformando estos elementos en energía, no solo podremos satisfacer toda la demanda mundial, sino que nos aseguraremos de dejar un planeta más sostenible para las próximas generaciones.

Una oportunidad en la crisis

Aunque Europa y España van por buen camino en el cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo Sostenible 2030, aún hay ciertos retos por delante. Según el último informe realizado por la Red de Soluciones Sostenible (SDSN, por sus siglas en inglés), España se sitúa en el puesto nº21, de 162 países, en términos de desarrollo sostenible. He aquí un nuevo motivo por el que España debe reforzar su inversión en renovables, para estar a la altura de los países de su entorno.

El objetivo de Europa es que para 2030, el 32% de la energía consumida proceda de fuentes renovables, y que al mismo tiempo se reduzcan en un 40% las emisiones de gases de efecto invernadero con respecto a los valores del año 1990. Para cumplir con estos objetivos, el sector eólico es sin duda el gran aliado de los gobiernos. España en concreto debe construir unos 1.200 en 10 años para poder llegar a tiempo. El coronavirus, y la necesidad de dar respuesta a la crisis que cause, puede ser una oportunidad que España debe aprovechar para invertir en energías limpias para reactivar su economía y cumplir con los ODS2030.

En Sarens participamos en los mayores proyectos de construcción de plantas de energía limpia y renovable del mundo, de hecho, recientemente completamos el izaje de 18 aerogeneradores GE de 2.5 MW en el parque eólico Kovacica en Serbia, uno de los más grandes del país, valorado en 189 millones de euros, lo que ha supuesto un gran avance para el sector de energía renovable de ese país. Para esta operación, fueron necesarias tres grúas con una capacidad de carga de hasta 650 toneladas.

Ciertamente, no existe una regla de oro que nos diga cuánta inversión, en términos monetarios, requeriría la creación de nuevos parques eólicos, pues muchas variables entran en juego. Lo que sí sabemos es que todas las operaciones requieren de una inversión inicial para ser rentables al final, lo bueno de invertir en renovables es que, además de la rentabilidad, se contribuye a la conservación del planeta, reduciendo la emisión de gases de efecto invernadero causantes del cambio climático, y probablemente no volvamos a tener una oportunidad como esta para revertir el daño medioambiental.

Arjen Vergunst, General Manager Wind de Sarens

Sobre Sarens

Sarens es el líder y referencia mundial en servicios de alquiler de grúas, trabajo pesado e ingeniería de transporte.  Cuenta más de 100 entidades, en 65 países diferentes y emplea a 4.543 profesionales.

 

Creadores de Opinión Verde #CDO es un blog colectivo coordinado por Arturo Larena, director de EFEverde 

Esta tribuna puede reproducirse libremente citando a sus autores y a EFEverde

Otras tribunas de Creadores de Opinión Verde (#CDO)

[/box]

 

 




Secciones: