Plásticos en el Parlamento

Plásticos en el Parlamento. Por (*) Carlos García Soto

Plásticos en el Parlamento. Por (*) Carlos García Soto

La ciencia y la política no siempre han ido de la mano pero sin embargo el pasado 6 de noviembre 100 científicos de la universidad, los centros de investigación y la industria, y 100 políticos de todos los partidos nos hemos reunido para dialogar sobre doce temas clave para la sociedad.

El objetivo, la puesta en marcha de la futura oficina de información científica en el Parlamento. Y entre los temas tratados el cambio climático, las implicaciones de la inteligencia artificial, el envejecimiento activo, la conciliación familiar y cómo no? la creciente problemática de los plásticos. El plástico, la materia sólida que mejor define la actividad actual de los humanos y que dentro de miles de años será nuestra huella fósil más extensa.

El Informe Oceánico Global

Sobre el plástico, científicos y diputados hemos hablado de los impactos, las soluciones y la legislación, en base a las evidencias de la ciencia y a los compromisos internacionales que nos obligan. Entre los conocimientos científicos más contundentes por ejemplo los mencionados por el último informe oceánico global de Naciones Unidas (2018) que nos informa que estamos vertiendo al mar 8 millones de toneladas de basura cada año (mayormente plástico) y que sin una intervención importante tendremos un total de 850-950 millones de toneladas para el año 2050. El informe también cita la amplia documentación existente sobre el daño a los organismos marinos (por atrapamiento o por ingestión de plástico), o cómo este plástico ya ha llegado a los peces y moluscos que consumimos, con efectos en la salud todavía por aclarar. La información es relevante no por desconocida sino por encontrarse en un Resumen Ejecutivo de la ONU, el Gobierno de Gobiernos, que nos aporta un informe objetivo de evidencias y que llama a los Estados a una acción urgente.

La Resolución de Naciones Unidas

Y esta acción urgente ya está en marcha, por lo menos desde arriba. 193 países, incluida España, han firmado hace dos años (diciembre 2017) una resolución para prevenir y reducir significativamente la contaminación marina de todo tipo para el año 2025, en particular la producida por actividades realizadas en tierra. Es decir la comunidad internacional se ha marcado a sí misma un objetivo temporal fijo y relativamente próximo. La resolución también insta a los Estados de manera más concreta a incluir la basura marina y los microplásticos en los Planes de Gestión nacionales, regionales y locales, y en el tratamiento de las aguas residuales; a intensificar las medidas de prevención de la basura marina para las fuentes ubicadas en el mar a través de instalaciones portuarias de recepción; a poner en marcha la limpieza del medio marino en aquellas zonas donde los desechos marinos constituyen una amenaza para la salud humana, la diversidad biológica, la fauna o los ecosistemas costero. Y todas estas acciones deberán ser prioritarias y realizarse desde los mejores conocimientos científicos disponibles. De nuevo un papel importante para la asesoría científica.

La propuesta de la Comisión Europea

Hay veces en la que Europa es motivo de especial orgullo. Y así por ejemplo tenemos ya desde hace unos pocos meses una propuesta de Directiva de la Comisión Europea para abordar la gestión de los plásticos de un solo uso, respaldada abrumadoramente por el Parlamento Europeo (86% ). La belleza de esta directiva es la aproximación científica en su elaboración porque identifica los 10 productos de plástico más abundantes en nuestras playas y mares (que en conjunto representan el 70% de la basura marina) y propone para ellos medidas muy concretas. La Comisión Europea aboga así por la prohibición total del plástico en aquellos productos donde existan alternativas de otros materiales como por ejemplo platos y cubiertos de plástico, pajitas o bastoncillos de algodón. Los Estados miembros se deberán comprometer asimismo a objetivos de reducción para el uso de los contenedores de alimentos o de vasos para bebidas, y estarán obligados a recuperar el 90% de las botellas de plástico de un solo uso para el año 2025. Otras medidas incluirán las campañas de concienciación, la obligación de los productores de contribuir al coste de estas campañas y de la gestión y limpieza de los residuos, y el rediseño de productos como las bebidas. Esperemos que con ello volvamos a las botellas retornables.

La misión Europea “Un Océano Libre de Plástico”

Además de la Directiva, otra iniciativa europea reciente e importante es la misión “Un Océano Libre de Plásticos” que contempla la Dirección General de Investigación e Innovación de la Comisión Europea y que ya fue ya propuesta por el informe Mazzucato sobre Investigación orientada por Misiones de Febrero de este mismo año (2018). Actualmente hay 5 misiones propuestas que van a orientar la investigación futura en Europa: el primer ordenador cuántico europeo, la cura del cáncer infantil, la eliminación del plástico de los mares y ríos, las primeros ciudades neutras en carbono y la restauración de la salud del suelo. Todas ellas relevantes y urgentes para la sociedad. En relación a la misión de plásticos y océanos, la investigación y la innovación deberán aportar entre otros el desarrollo de nuevos materiales sustitutivos del plástico que sean reutilizables y biodegradables, y el desarrollo de mecanismos de recolección y digestión de basuras marinas en el mar. La misión para la salud del suelo será fundamental para abordar una parte importante de los impactos del plástico fuera del ámbito marino.
Las misiones son una nueva manera de orientar la investigación que está basadas de alguna manera en la misión del hombre a la luna y tienen tres características clave: incluyen multitud de disciplinas y sectores (industria y centros de investigación); tienen un objetivo claro y medible, y una meta temporal; y sobre todo inspiran a la sociedad, como un océano libre de plásticos, la razón por la cual científicos y diputados nos reunimos a dialogar.

El Parlamento y el Gobierno

No sería justo omitir aquí la acción reciente que desde el propio Parlamento se ha realizado en relación a la problemática de los plásticos. El Congreso de los Diputados ha instado al Gobierno este 25 de septiembre a desarrollar una estrategia de ámbito estatal para la reducción de los plásticos de un sólo uso en su moción 173/104, firmada por prácticamente todos los partidos políticos. Esta acción ha sido precedida por una interpelación de Juantxo López de Uralde de Unidos Podemos sobre los problemas derivados por los residuos plásticos y las medidas necesarias para su reducción en una sesión de control al Gobierno. Y la respuesta de la Ministra de Transición Ecológica, Teresa Ribera, el anuncio de una futura Hoja de Ruta para la eliminación de los envases innecesarios, el fomento del plástico reciclado, el seguimiento de la basura marina y terrestre y la restricción de los microplásticos añadidos en muchos productos. Todas las instituciones y partidos políticos trabajando en un gran objetivo compartido.

Y sobre todo la sociedad civil

Al término de nuestro encuentro entre diputados y científicos el moderador nos pidió una observación final y la respuesta por mi parte no podía ser otra que un reconocimiento a la sociedad civil; incluyendo las ONGs, las iniciativas de Ciencia Ciudadana como Noctiluca y Observadores del mar, y los voluntarios en tantas y tantas acciones por un océano y unas costas libres de plásticos. Quisiera destacar por ejemplo el trabajo pionero de la Asociación Ambiente Europeo, que elaboró en 2017 un informe basado en datos de casi 50.000 kilogramos de basuras de todo tipo, recogidas por miles de voluntarios en cerca de 250 limpiezas durante cinco años (2010-2015), cubriendo todas las comunidades autónomas con litoral. Las recomendaciones de esta Asociación no difieren sustancialmente de las que ahora propone la Directiva europea. Destacan como primera conclusión que la disminución del consumo de bolsas de plástico se ha reflejado en una reducción del 80% de estos plásticos encontrados en playas y costas. Sin duda alguna, cuando nos lo proponemos… lo conseguimos.

Carlos García Soto
(*) Carlos García Soto es científico titular y coordinador de relaciones internacionales del Instituto Español de Oceanografía (IEO). Forma parte del Grupo de 25 Expertos de Naciones Unidas para la elaboración del Informe Oceánico Mundial (WOA-2) y es vicepresidente del Consejo Marino Europeo. 

 Creadores de Opinión Verde #CDO es un blog colectivo coordinado por Arturo Larena, director de EFEverde y EFEfuturo 

Esta tribuna puede reproducirse libremente citando a sus autores y a EFEverde

Otras tribunas de Creadores de Opinión Verde (#CDO)

     



Secciones: