La relación entre el paisaje y nuestro bienestar. Por (*) Fernando Pozuelo

Vista general de 'La Fiorita' (La Floración) en la llanura de Castelluccio di Norcia en el Parque Nacional de los Montes Sibilinos en Umbria, Italia, hoy 19 de julio de 2016. Cada año entre mayo y julio esta gran meseta se convierte en un paisaje colorido y repleto de flores.

Actualmente vivimos un panorama que ha puesto en tela de juicio nuestra relación con la naturaleza y cómo esta afecta a nuestro bienestar. Desde el inicio de los tiempos, nos hemos relacionado con el entorno que nos rodea, intentando moldear el paisaje para satisfacer nuestras necesidades, pero no siempre se ha llevado a cabo de la mejor manera. Hoy, 20 de octubre, se celebra el Día Internacional del Paisaje, que fue establecido por el Convenio Europeo del Paisaje Cultural del Consejo de Europa en el año 2017, y desde entonces, es el día escogido para poner el foco en nuestra relación con el entorno que nos rodea.

Para entender nuestra relación con el paisaje tenemos que hacer un repaso a la historia del ser humano, ya que desde nuestros orígenes el paisaje nos ha influenciado en muchos aspectos, y las peculiaridades del entorno han definido las características de la sociedad que habitaba un espacio, a nivel cultural, económico y social, algo que sigue vigente hoy en día.

Es tal la influencia que ejerce el paisaje en el entorno, que la calidad paisajística del mismo está comenzando a ser considerada un elemento clave a la hora de valorar los recursos económicos de una región.

Debemos aprender a considerar al paisaje como un elemento generador de bienestar social y de calidad de vida de todos los que interactuamos con él y, para ello, es fundamental contar con los conocimientos necesarios que nos permitan planificar, diseñar, proyectar y conservar estos espacios, y es aquí donde cobra sentido la figura de los paisajistas.

Aunque hasta ahora, hemos venido buscando la introducción de la naturaleza en las ciudades, lo cierto es que se ha producido un cambio provocado en parte por la situación de aislamiento que nos ha tocado vivir, y nos hemos dado cuenta de que esto no es suficiente.

Éxodo desde las ciudades

Esto ha provocado un éxodo desde las ciudades hasta las zonas alejadas de los núcleos urbanos en los que la gente busca un contacto mucho más directo con la naturaleza.

¿Por qué está ocurriendo esta descentralización? Esto es debido a que la naturaleza es la fuente encargada  de calibrar nuestras energías a unos niveles muy superiores en los que se puede calibrar en las ciudades, lo que tiene un efecto directo en nuestro bienestar, incluso en nuestra presión arterial y nuestros niveles de ansiedad y estrés.

Esto está relacionado con la creencia de que ahora mismo también nos enfrentamos a una contaminación que es invisible, una contaminación mental que puede ir impregnando a toda la sociedad.

Pero esto se puede disipar gracias al entorno natural y al contacto con la naturaleza, que es lo que nos falta en nuestro día a día.

Ante este escenario, debemos abogar por la conservación ambiental como herramienta para garantizar la salud del planeta y, por consiguiente, la salud de los seres humanos.

 

(*) Fernando Pozuelo es director del estudio de paisajismo Fernando Pozuelo Landscaping Collection.

 

 

 

Creadores de Opinión Verde #CDO es un blog colectivo coordinado por Arturo Larena, director de EFEverde 

Esta tribuna puede reproducirse libremente citando a sus autores y a EFEverde

Otras tribunas de Creadores de Opinión Verde (#CDO)




Secciones: