Orgullosos de nuestra Red Natura 2000

La Red Natura 2000 es una de las grandes joyas medioambientales de España, una de las apuestas más importantes de todos los europeos para la conservación de la biodiversidad. Más de 27.000 lugares protegidos en la Unión Europea y casi un millón de kilómetros cuadrados la sitúan como la red coordinada de áreas protegidas más importante del mundo.

En España, la Red Natura 2000 está formada por 1.467 Lugares de Importancia Comunitaria (LIC) y 647 Zonas de Especial Protección para las Aves (ZEPA), que comprenden en su conjunto una superficie total cercana a las 22.400.000 hectáreas terrestres y marinas. Esta extensión total supone el 27% de la superficie terrestre de nuestro país y entorno al 8% de las aguas marinas españolas. Constituye, además, el 19% de la superficie total terrestre de la Red Natura 2000 de toda la Unión Europea.

La extraordinaria riqueza de la biodiversidad española es la razón de esta gran extensión de superficie protegida por la Red Natura 2000. Nuestro territorio acoge el 53% de los tipos de hábitats naturales de interés comunitario y el 37% de las especies de flora y fauna silvestres incluidas en la Directiva de Hábitats. En cuanto a las especies de la Directiva de Aves, el 64% de las aves incluidas en su Anexo I (todas aquellas especies de aves que deben ser objeto de medidas de conservación especiales en cuanto a su hábitat, con el fin de asegurar su supervivencia y su reproducción en su área de distribución) están presentes en España en algún momento de su vida, ya sea de paso o permaneciendo en nuestro país. Todo ello convierte a nuestro país en el que posee mayor biodiversidad de toda Europa.

Parque Natural de El Hondo (Alicante); un espacio profundamente transformado por el hombre durante siglos y que se ha convertido al cabo de los años en uno de los humedales más importantes de Europa. Foto: Raúl Casado (EFE).

Parque Natural de El Hondo (Alicante); un espacio profundamente transformado por el hombre durante siglos y que se ha convertido al cabo de los años en uno de los humedales más importantes de Europa. Foto: Raúl Casado (Archivo EFEverde).

Los espacios Natura 2000 han sido intervenidos por la acción humana desde hace milenios y la diversidad biológica que albergan se ha mantenido con la interacción cultural e histórica entre el hombre y la naturaleza.

Por ello, esta red de espacios beneficia directamente a las especies y hábitats que motivaron su declaración y, al mismo tiempo, favorece a la sociedad en su conjunto a través de los servicios ecosistémicos que proporciona, como disponibilidad de agua de calidad y aire limpio, reservorio de especies para uso agrícola, ganadero o médico y supone una oportunidad de desarrollo para las zonas en las que se asienta.

Si evaluamos el estado de declaración de la Red Natura 2000, podemos considerar que en tierra ya está completa. En el mar, el avance en los últimos años ha sido evidente, pasando del 1% de superficie protegida al 8%. La mejora en las técnicas de estudio han permitido acortar distancias entre la declaración de superficie marina y terrestre incluidas en la Red, gracias a proyectos como el LIFE+ INDEMARES, coordinado por el Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente. INDEMARES permitió estudiar en detalle diez áreas marinas de gran importancia y concluyó con su designación como Lugares de Importancia Comunitaria (LIC) marinos. El mismo proyecto llevó también a la designación de 39 Zonas de Especial Protección para las Aves (ZEPA) marinas.

Actualmente, y en esta línea, desde nuestro Ministerio llevamos a cabo el proyecto LIFE INTEMARES, el mayor proyecto de conservación del medio marino en Europa, que tiene entre sus objetivos no solo incrementar la superficie marina española protegida hasta, al menos, el 10%, sino gestionar estos espacios de manera eficiente e innovadora. Proyectos e iniciativas como estas demuestran que el Gobierno de España cuida del mar.

Además, con la próxima aprobación del Real Decreto por el que se declarará el Área Marina Protegida el Corredor de migración de cetáceos del Mediterráneo y su propuesta de inclusión en la lista de Zonas Especialmente Protegidas de Importancia para el Mediterráneo (Lista ZEPIM), España tendrá el 12% de su superficie marina protegida.

El Valle del Matachel (Badajoz) se ha consolidado como uno de los mejores lugares para la reintroducción del lince ibérico. Foto: Raúl Casado (EFE)

El Valle del Matachel (Badajoz) se ha consolidado como uno de los mejores lugares para la reintroducción del lince ibérico. Foto: Raúl Casado (EFE)

Una vez establecida la Red Natura 2000, su futuro pasa ahora por lograr una adecuada gestión y financiación. Actualmente, más del 76% de los Lugares de Importancia Comunitaria ya han sido declarados Zonas de Especial Conservación y cuentan con sus correspondientes planes de gestión. Con respecto a la financiación, el Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente desarrolló el proyecto LIFE MAP Natura 2000, cuyo principal objetivo era elaborar el Marco de Acción Prioritaria que establece las prioridades y objetivos y pretende mejorar la capacidad de financiación y gestión de la Red Natura 2000 española. En la actualidad, se está llevando a cabo, en estrecha colaboración con las Comunidades Autónomas, una actualización de ese Marco.

Además, tenemos que felicitarnos por el creciente número de proyectos e iniciativas que se están desarrollando en nuestro país en favor de la Red Natura 2000, cuyo objetivo es lograr el reconocimiento de los valores naturales que contiene y que sea realmente considerada como una oportunidad de desarrollo. En este sentido, una de las cuestiones más importantes es dar a conocer de manera mucho más amplia a la población española y europea su existencia y los beneficios que se derivan de ella. Desde este Ministerio hemos puesto en marcha un plan sectorial de turismo y biodiversidad, que fomenta que las empresas de turismo respetuosas con los lugares que integran la Red Natura reciban un apoyo preferente, que las ayude a ser más conocidas y valoradas por la sociedad.

Podemos afirmar, sin temor a equivocarnos, que nuestra Red Natura 2000 es en la actualidad, y será aún más en el futuro, uno de los instrumentos más eficaces de los que nos hemos dotado para conservar y mejorar nuestra biodiversidad. Aunque queda trabajo por hacer, la Red Natura 2000 es una magnífica realidad que nos permitirá seguir gestionando de la mejor manera estos espacios. 

(*) Isabel García tejerina

Fotos: Foto: Raúl Casado (EFEverde)




Secciones: