Océanos y Cambio Climático en un taller de la ONU, el Carbono Azul (*) por Carlos García Soto

Océanos y Cambio Climático en un taller de la ONU, el Carbono Azul (*) por Carlos García Soto

El pasado 17 y 18 de diciembre científicos marinos de 27 países nos hemos reunido en Guayaquil (Ecuador) convocados por la ONU en un Taller Regional para la preparación del segundo Informe Oceánico Mundial.

Entre los temas tratados, los impactos del cambio climático y sus consecuencias sobre los ecosistemas marinos, la criosfera y las poblaciones costeras. Y en esos capítulos, varias preguntas clave: ¿Cómo estamos en relación al cambio climático?, ¿Hacia dónde nos dirigimos? y sobre todo ¿Qué podemos hacer?

Las Nuevas Evidencias Científicas

Son  muchos los impactos del cambio climático en los océanos que nos informan las investigaciones más recientes. Sabemos ahora por ejemplo que durante la última década el océano ha absorbido aproximadamente el 25% de las emisiones antropogénicas de CO2. O que el Ártico carecerá de hielo marino al menos uno de cada cinco años si el calentamiento alcanza globalmente los 2oC. Con 1.5oC, el hielo marino del Ártico perdurará aunque con un área reducida en verano.

La concentración de oxígeno en el océano ha decrecido ya un 2%, desde 1979, y han aumentado las zonas de oxigeno mínimo. Los  estudios también predicen, en un hipotético escenario de emisiones de CO2 altas (el llamado RCP8.5), una liberación sustancial del carbono del permafrost para el año 2100, aunque esta liberación será significativamente menor si conseguimos limitar el incremento de temperatura a 2oC.

Hay otras observaciones recientes más conocidas, pero no menos notables.  El calentamiento global y las nuevas anomalías térmicas marinas han resultado ya en cambios en el recorrido y la intensidad de huracanes y tifones. Los  fenómenos de El Niño y La Niña más fuertes podrían ocurrir con mayor frecuencia, incluso bajo niveles de calentamiento global moderados. El  transporte de la Corriente del Golfo se está debilitando. Y la elevación del nivel del mar amenaza ya a varios sistemas costeros y sus comunidades por salinización del agua potable, desplazamientos poblacionales, etc.

Estos datos y proyecciones son una llamada de atención sobre cómo estamos gestionando un mundo que no nos pertenece, sino que hemos tomado prestado de nuestros hijos.

Las iniciativas de Acción Climática

Los océanos han almacenado una cuarta parte del CO2 que hemos emitido pero el precio que pagamos por ello es su  acidificación.  Al ritmo actual de emisiones de CO2, el pH superficial del mar decrecerá otras 0.3-0.4 unidades.

La noticia positiva es que la  comunidad internacional se está organizando en torno a un plan de acción común. La Alianza Internacional para combatir la Acidificación Oceánica incluye por ejemplo gobiernos nacionales, organismos intergubernamentales, estados y ciudades, instituciones de investigación, ONGs y  empresas.

Esta iniciativa está poniendo en marcha redes de monitorización para determinar qué regiones están experimentando cambios y a qué ritmo. Está llevando a cabo estudios para comprender las respuestas biológicas al incremento de la acidificación y para asesorar sobre las vulnerabilidades regionales.

Como objetivo de mayor importancia, sus miembros con poder ejecutivo (11 gobiernos, 8 estados y 4 ciudades de momento) están trabajando para reducir drásticamente sus emisiones de carbono (el causante principal de la acidificación) y para avanzar en tecnologías limpias y eficientes.

Otras acciones relevantes incluyen la incorporación de la acidificación en los proyectos de restauración de hábitats y en la creación de áreas marinas protegidas, y  la educación  pública sobre los efectos del cambio climático en los océanos.

De esta manera, esta iniciativa y otras similares avanzan el conocimiento científico  de los problemas (la acidificación en este caso), toman medidas para reducir la causa última (las emisiones de CO2), protegen el medioambiente y las comunidades costeras de los impactos, y extienden la concienciación pública.   Las cuatro direcciones clave de la nueva Acción Climática.

El Carbono Azul, la mitigación natural

Según nos acercamos al año 2020, cuando se pondrá en marcha el Acuerdo de Paris, los países deben reajustar sus compromisos nacionales or NDCs, (Nationally Determined Contributions) para no superar los 2oC de calentamiento global (y preferiblemente 1.5oC).  Y en este contexto el océano puede jugar un papel importante en la mitigación o reducción de CO2 atmosférico por ejemplo  a través de sus ecosistemas de carbono azul.

Los manglares, las marismas o las praderas submarinas son capaces de capturar el dióxido de carbono de la atmosfera de una manera  más eficaz que los bosques tropicales y almacenarlo en sus sedimentos.  Estas zonas vegetales representan sólo el 0.5% de los fondos marinos pero son responsables de más del 50% del almacenamiento del carbono orgánico. Si  son dañadas no sólo perdemos su capacidad receptora de CO2 sino que el carbono sedimentario es liberado contribuyendo al calentamiento global.

Actualmente los ecosistemas de carbono azul se encuentran entre los hábitats más amenazados de la tierra lo que hace necesario políticas y planes de restauración y conservación.  Los estudios muestran por ejemplo que la restauración de los manglares ya perdidos podría conseguir almacenar como biomasa vegetal 69 millones de toneladas de carbono,  y ayudaría a evitar emisiones de otros 296 millones de toneladas de carbono del suelo.   Ello equivale a las emisiones anuales de 25 millones de hogares en carbono absorbido y a 117 millones de hogares en emisiones evitadas.

Los ecosistemas de carbono azul como los manglares no sólo son importantes como sumideros de CO2 atmosférico, sino que también ofrecen seguridad alimentaria  a las poblaciones locales como zonas de cría de sus comunidades naturales de peces. También representan una importante protección costera frente a la acción física del mar, por ejemplo frente a los tsunamis, con graves sucesos recientes.  Por ello es más necesario que nunca su conservación y restauración.

La próxima Agenda de los Océanos de Naciones Unidas

El segundo Informe Mundial de los Océanos, que estamos elaborando y que nos ha reunido en Ecuador, estará terminado este próximo junio, pero no será el único hecho relevante de la ONU relacionado con los mares y costas durante el próximo bienio (2019-2020).

Otros hitos mundiales incluirán la finalización del Acuerdo legalmente vinculante para  la Conservación y Uso sostenible de la Biodiversidad  Marina en Áreas más allá de Jurisdicción Nacional, y la segunda Conferencia de los Océanos para el Objetivo de Desarrollo Sostenible (ODS) 14 en Lisboa.

Se publicará también el Informe Especial del IPCC sobre Océanos y Criosfera, y tendrá lugar la COP25 (Conference Of the Parties) de Cambio Climatico en Chile que será llamada la COP de los Océanos. Y al año siguiente (en 2021) se lanzará la Década de los Océanos de Naciones Unidas.

El Océano estará así en el centro del Gobierno del mundo (Naciones Unidas) y de la Gobernanza mundial (sus acuerdos y decisiones que deberían obligarnos a todos).

Y en todos estos debates el Cambio Climático (el problema que define nuestro tiempo) será un eje central frente al cual la inacción será una opción que no nos podemos permitir.

 

Otros artículos del autor en el blog  Creadores De Opinión verde

“COP24, la necesidad de una mayor Ambición Climática y una Transición Justa”
“Plásticos en el Parlamento”
“La Ciencia protege los Océanos en la ONU”

(*) Carlos García Soto es científico titular y coordinador de relaciones internacionales del IEO y forma parte del Grupo de 25 Expertos de Naciones Unidas para la elaboración del informe mundial WOA-2.

Sigue a Carlos García Soto en @CGarciaSoto_IEO

 Creadores de Opinión Verde #CDO es un blog colectivo coordinado por Arturo Larena, director de EFEverde y EFEfuturo 

Esta tribuna puede reproducirse libremente citando a sus autores y a EFEverde

Otras tribunas de Creadores de Opinión Verde (#CDO)

     



Secciones:   
arturolarena
#Periodistaambiental, maestro en #FNPI. Premio Nacional de Medio Ambiente y de la Fundación BBVA a la Conservación de la Biodiversidad Dirijo www.efeverde.com y www.efefuturo.com @arturolarena. Más sobre mí: www.arturolarena.es