Obsolescencia programada, el enemigo esta dentro. Por (*) María Jesús Tamayo (Crosscall)

Obsolescencia programada, el enemigo esta dentro. Por (*) María Jesús Tamayo (Crosscall)

Obsolescencia programada, el enemigo esta dentro. Por (*) María Jesús Tamayo (Crosscall)

En un parque de bomberos de California hay una bombilla que lleva funcionando desde 1901. Hace 20 años, un ingeniero catalán, Benito Muros, conoció la historia de esta bombilla y decidió fabricar una sin obsolescencia programada.

así lo hizo, pero Benito no tiene quién comercialice su invento. La bombilla en cuestión está fabricada con aluminio puro, a diferencia de las ordinarias que usan plásticos térmicos, lo que redunda en un descenso de la durabilidad de las mismas.

La obsolescencia programada hace alusión a cómo la mayoría de los dispositivos tecnológicos que usamos habitualmente cuenta con una fecha de caducidad planificada por sus diseñadores. Este hecho, además de suponer un gasto adicional y recurrente para nuestros bolsillos, implica un grave perjuicio para el medioambiente.

Cada año producimos sin control una inmensa cantidad de basura tecnológica que redunda en la sostenibilidad del planeta. De acuerdo con un informe presentado en Davos 2019, cada año, el mundo desecha 50 millones de toneladas de electrodomésticos y otros dispositivos electrónicos.

Legalmente, los gobiernos y las ONG´s han empezado a tomar cartas en el asunto con medidas que, por ahora, pasan por incentivar a las empresas a través de beneficios fiscales. En Colombia, por ejemplo, dos senadores acaban de presentar un proyecto de ley que persigue obligar a las compañías tecnológicas a especificar la vida útil de sus dispositivos. La idea es que los fabricantes de dispositivos electrónicos publiquen en el empaquetado la durabilidad de los mismos.

La obsolescencia programada alcanza ya un siglo de vida y actualmente ha logrado penetrar en casi cualquier objeto de consumo diario y cotidiano, con el consiguiente perjuicio social y medioambiental.

Afortunadamente, va habiendo más concienciación de las empresas a nivel global apoyando iniciativas como “Los diez principios del Pacto Mundial de Naciones Unidas” (GLOBAL COMPACT), a la que se han adherido ya más de 9.500 empresas de 160 países, defendiendo sus responsabilidades básicas hacia las personas y el planeta, con miras a preparar el escenario para el éxito a largo plazo. En concreto, el principio 9 de este pacto es precisamente “fomentar el desarrollo y la difusión de las tecnologías respetuosas con el medio ambiente.”

Si nos centramos en el universo de los móviles, hemos asumido como algo habitual cambiar de dispositivo cada 24 meses, e incluso cada 18, (porque se nos rompe la pantalla, se reduce el rendimiento de la batería…).

Pero este no debería ser el paradigma, no nos resignemos, existen en el mercado alternativas que ofrecen durabilidad gracias a una mayor resistencia de los productos y, por tanto, un ciclo de vida más largo, contrario a la obsolescencia programada.

Además de la oferta de productos resistentes, hay fabricantes que están ya trabajando en diferentes ejes como compromiso con un desarrollo más sostenible:

  • Incrementando la utilización en la fabricación de materiales reciclados, y disminuyendo el uso de plástico en los embalajes

  • Colaborando con la reducción de emisión de carbono optimizando los medios de transporte

  • Mejorando la posibilidad de reparación de los productos

  • Optimizando la gestión del fin de vida colaborando con empresas que promueven la economía circular y reutilización o reciclado de productos usados.

Existe además una obsolescencia más peligrosa aún que la programada, la del deseo, la que provoca que nos deshagamos de objetos funcionales sustituyéndolos por otros que consideramos mejores o simplemente más novedosos, y que rara vez necesitamos.

En un mundo donde el consumidor es bombardeado por un sinfín de productos y necesidades, consumir sí, pero con lógica y teniendo en mente que los recursos son limitados y que debemos luchar por un mundo sostenible.

(*) María Jesús Tamayo es directora general de Crosscall

Crosscall es una empresa francesa especializada en smartphones rugerizados

Fotografía: Reciclaje de residuos eléctricos y electrónicos. EFE/ Bagus Indahono

Ilustración: López para EFEverde

 Creadores de Opinión Verde #CDO es un espacio de opinión colectivo coordinado por Arturo Larena, director de EFEverde
Esta tribuna puede reproducirse libremente citando a sus autores y a EFEverde

Otras tribunas de Creadores de Opinión Verde (#CDO)




Secciones:   
Un equipo de periodistas especializados en periodismo e información ambiental de la Agencia EFE www.efeverde.com y www.efefuturo.com