El mercado global de bonos verdes se fortalece y diversifica. Por (*) Olivier Vietti (AXA IM)

Olivier Vietti.- Sin lugar a dudas, el mercado mundial de bonos verdes sigue experimentando un desarrollo positivo. La tendencia en nuevas emisiones sigue siendo fuerte y el mercado se está volviendo más accesible. En lo que llevamos de año, las operaciones que han salido al mercado han sumado aproximadamente 50.000 millones de dólares. En el segundo semestre de este año, estamos entrando en un período más tranquilo en términos de nuevas emisiones, pero esperamos ver más emisiones de bonos verdes soberanos.

A principios de año asistimos a la entrada de Francia en el mercado de bonos verdes con una gran emisión “de referencia”, que en estos momentos ha aumentado hasta 9.000 millones de euros, un tamaño considerable para una única emisión. Este tipo de operaciones por parte de entidades públicas contribuyen a hacer más accesible este tipo de bonos a los inversores de todo el mundo, al permitirles comprar deuda con calificaciones crediticias más altas y mayor calidad. Creemos que ahora se ha creado un marco para que otros países hagan lo mismo en el futuro, y esperamos que aumente el número de emisores públicos que sigan el ejemplo de Francia.

Selectivos en emisiones de mercados emergentes

Mientras que la mayoría de los emisores del sector público de los mercados desarrollados tienen una calificación crediticia elevada, consideramos que sigue siendo necesario un enfoque más pragmático al evaluar las oportunidades en los bonos verdes de mercados emergentes, donde la calidad no ha cambiado de forma apreciable y persisten algunos problemas relacionados con la falta de transparencia. El otro obstáculo que existe es el hecho de que la mayoría de ellos se emiten todavía en moneda nacional, lo que los hace menos accesibles a inversores de todo el mundo, y contribuye a mantener la división que hace el mercado entre China y el resto de mercados emergentes.

Aunque esperamos que las emisiones de China se mantengan, en general, al mismo nivel que el año pasado, se ha registrado un descenso en el volumen de papel emitido en este país a comienzos de año, debido a la mayor volatilidad de los mercados de renta fija y a la previsible aprobación de nuevas normas para el tratamiento de los bonos verdes por parte de los bancos chinos. A consecuencia de ello, se han producido más emisiones en euros, lo que significa que el peso de los bonos denominados en euros en el universo invertible de los bonos verdes ha aumentado un 4-5% durante los últimos meses.

Por otro lado, durante los dos primeros trimestres del año se ha apreciado una mayor diversificación sectorial en el mercado de bonos verdes. Emisiones como la de Volvo, en el sector automovilístico, o la del Banco Europeo de Inversiones, de títulos a 30 años, contribuyen a que el mercado de bonos verdes siga desarrollándose en todo el mundo.

El efecto Trump sigue siendo escaso

Aunque algunos emisores han sido cautelosos a la hora de abordar el mercado de bonos verdes después de la llegada al poder de Trump, creemos que su incidencia general ha sido y seguirá siendo escasa, ya que las grandes empresas de EE. UU. y otros países ya han integrado los bonos verdes en sus carteras y planteamientos de inversión. El momento sigue siendo bueno para los bonos verdes en EE. UU., y muchos estados y municipios han desarrollado sus propias estrategias y enfoques de comunicación en torno a los bonos verdes.

A pesar de que el año comenzó con un elevado grado de incertidumbre política, lo que hizo que los inversores se inclinaran de forma natural por los activos de riesgo, en la actualidad la demanda de bonos verdes vuelve a crecer. Los inversores particulares se muestran interesados en el sector de los bonos verdes, especialmente en el Reino Unido, Francia y Suiza.

La importancia de la transparencia y la integridad

En la actualidad resulta fundamental trabajar por mejorar la transparencia, la divulgación de información y la promoción de la integridad en todo lo relativo a las inversiones, y esto incluye por supuesto el mercado de bonos verdes. Con ese objetivo se presentó en abril de 2014 la iniciativa Green Bond Principles, o Principios sobre los Bonos Verdes, que se ha convertido en una referencia de buenas prácticas para las emisiones de estos títulos. En AXA IM consideramos imprescindible esta labor de transparencia, y por ello hemos pasado a formar parte del Comité Ejecutivo de los Principios sobre los Bonos Verdes, con el propósito de contribuir al desarrollo de este mercado y de promover la inversión responsable.

(*) Olivier Vietti, gestor del AXA IM.

(Las opiniones vertidas en esta tribuna reflejan exclusivamente la posición de su autor y no pueden ser atribuidas a EFEverde).

Otras tribunas de Creadores de Opinión Verde (#CDO)

Creadores de Opinión Verde #CDO es un blog colectivo coordinado por Arturo Larena, director de Efeverde Efefuturo

   



Secciones:   
Un equipo de periodistas especializados en periodismo e información ambiental de la Agencia EFE www.efeverde.com y www.efefuturo.com