Es momento de mostrar mayor liderazgo climático, en Europa y en España. Por (*) Mar Asunción

Mar Asunción, Responsable Programa de Clima y Energía, WWF España

Por (*) Mar Asunción.-  Casi un año después de que se adoptara en París el Acuerdo del Clima por 195 países, de los cuales 105 ya lo han ratificado, es importante seguir manteniendo este clima de esperanza y colaboración para evitar un cambio climático devastador,  tanto a nivel ambiental, económico y social.

Hoy más que nunca resulta imprescindible reforzar la transición hacia una economía descarbonizada, que ya está en marcha, gracias a una creciente comunidad de actores, tanto gubernamentales como agentes sociales, inversores, empresas y ciudades. El cambio climático no entiende de fronteras y golpea con sus impactos a todo el mundo, independientemente del color político,  aunque de manera más acusada lo perciben  aquellos países más pobres que paradójicamente son los menos responsables del problema. El mundo en su conjunto ya ha entendido, como lo demostró con el Acuerdo de París, que es mejor afrontarlo colectivamente que ignorarlo, negarlo o echar balones fuera.

La COP 22 de Marrakech se presenta como la cumbre donde hay que empezar a materializar el objetivo del Acuerdo de París, de limitar el calentamiento global muy por debajo del umbral de los 2ºC y proseguir los esfuerzos para que no supere 1,5ºC y así facilitar que las comunidades más vulnerables puedan adaptarse.

Lidearazo climático

El reto al que nos enfrentamos es de gran magnitud, ya que aunque existe este reconocimiento de la necesidad de cumplir el objetivo, el agregado de los compromisos  puestos de forma voluntaria por los países nos encaminaría a un aumento en torno a 3ºC, por lo que se necesita redoblar la ambición. También sabemos que cuanto más tardemos en actuar más costoso va a ser y por tanto hay que acelerar la acción.

Desde el inicio de la Convención Marco de Cambio Climático, en 1992, pasando por el Protocolo de Kioto, la Unión Europea ha sido un importante motor en la lucha contra el cambio climático. Sin embargo, en los últimos años se ha ido quedando atrás al no mostrar la ambición suficiente. Europa tiene un gran potencial tecnológico y económico para asumir mayor reducción de emisiones en el horizonte 2030 que el 40% propuesto en su contribución al Acuerdo de París. Dejar gran parte del esfuerzo para después de 2030 supondrá mayores costes económicos, ecológicos y sociales para el conjunto de la población, ya que recordamos que la UE ha asumido el compromiso de reducción de emisiones de entre un 80 a un 95% para 2050 respecto a 1990. También es el momento de demostrar al mundo la tradicional solidaridad de la que hemos hecho gala en Europa, y contribuir de manera efectiva y suficiente a la financiación de la adaptación de los países más vulnerables, así como el apoyo necesario para que su desarrollo sea bajo en carbono.

WWF-El Clima en Marruecos, la COP22 sobre Cambio Climático

WWF-El Clima en Marruecos, la COP22 sobre Cambio Climático

También es el momento para que el reciente gobierno nombrado en España adquiera más protagonismo a nivel EU y apoye el  desarrollo de políticas efectivas de lucha contra el cambio climático. Además nos jugamos mucho ya que nos encontramos en un área geográfica muy vulnerable al cambio climático y a sus impactos. Sin embargo, en vez de reducir nuestras emisiones de Gases de Efecto Invernadero ha habido un aumento de un 5,6% en el año 2015 respecto al año anterior, y en su conjunto nuestro país ha aumentado un 18% respecto a 1990.  Es por tanto necesario y urgente dar un giro a las políticas de la pasada legislatura, y así mostrar que el gesto que el primer Consejo de Ministro realizó acordando enviar a las Cortes el expediente de ratificación del Acuerdo de París es un indicador de que el nuevo gobierno se propone dar un claro impulso a la lucha contra el cambio climático y elaborar políticas coherentes al respecto, empezando por la política energética.

España es un país rico en recursos renovables y tiene la tecnología necesaria para recuperar el liderazgo en el sector. Esto, unido al alto potencial de ahorro energético sin explotar, podría reducir sustancialmente la sangría de divisas que supone la importación de combustibles fósiles (petróleo, gas y carbón). En este momento de recuperación de la economía es importante no repetir errores y apostar por una transición energética eficiente y 100% renovable, que crea empleo local. Asimismo, es crucial recuperar la confianza de los inversores para que vuelvan a ver a nuestro país como un lugar seguro para desarrollar tecnologías bajas en carbono.

La prueba de que el gobierno español se toma en serio la lucha contra el cambio climático y apuesta por una economía baja en carbono sería que anunciase el fin del impuesto al sol y promoviese que los ciudadanos podamos generar nuestra propia energía, que acabe de una vez con las subvenciones directas e indirectas a los combustibles fósiles y se comprometa con un plan serio de desarrollo alternativo al carbón en las comarcas mineras. También, de manera coordinada con los ayuntamientos y comunidades autónomas, promover una movilidad que fomente el transporte público y compartido, así como modalidades no motorizadas.

En este camino, WWF, y muchas organizaciones sociales, estaremos encantados de colaborar. Por ello esperamos  que se inicie cuanto antes y de forma participativa la elaboración de una Ley de Cambio Climático que constituya el marco adecuado para acelerar la necesaria transición energética.

(*) Mar Asunción, Responsable Programa de Clima y Energía,  WWF España

Otras tribunas en: WWF y el Clima en Marruecos, la COP22 de Cambio Climático

divider]

Esta tribuna puede reproducirse libremente citando a sus autores y a EFEverde

Otras tribunas de Creadores de Opinión Verde (#CDO)

Creadores de Opinión Verde #CDO es un blog colectivo coordinado por Arturo Larena, director de Efeverde Efefuturo

     



Secciones: