Lobos: Los datos que hay que saber. Por (*) Mario Sáez de Buruaga

Lobos: Los datos que hay que saber. Por (*) Mario Sáez de Buruaga

Lobos: Los datos que hay que saber. Por (*) Mario Sáez de Buruaga

Desde la zoología de vertebrados dos preguntas son especialmente recurrentes: ¿cuántos animales hay de tal o cual especie? y ¿dónde están? En el caso del lobo (Canis lupus), ambas cuestiones son también formuladas por la sociedad en general y, consecuentemente, también son las que demanda el sector de la comunicación. Es decir, hablamos de censo y distribución, dos disciplinas que inician buena parte de los estudios de biología y ecología de las especies, ya sea para un ámbito extenso, ya para una zona concreta.

Se ha abordado el censo nacional de lobos, promovido por el, denominado en su día, Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente y las Comunidades Autónomas que poseen lobo. Dentro de estas últimas, Castilla y León fue la primera en ponerse manos a la obra dentro de lo que luego fue una iniciativa nacional, el primer censo que se acomete como tal de forma coordinada. Este libro avanza, entre otros, dando desglosadas y muy detalladas respuestas a las dos preguntas referidas: cuántos lobos hay en Castilla y León y por dónde se reparten. Y también a cómo han evolucionado ambas. Que buena parte de la información se refiera a una sola región podría parecer, sobre todo a quien no conozca España, un ejercicio que, siendo interesante, queda ciertamente limitado. Nada más lejos. Sólo recordando que Castilla y León tiene poco menos que cien mil kilómetros cuadrados (casi 9,5 millones de hectáreas), y que por tanto es la región española más grande, es fácil intuir la envergadura territorial sobre la que cabalgan los datos y análisis que soportan esta publicación. Se trata de una extensión que supera no solo a la de Portugal, sino que es más grande que la mayor parte de los países del continente, concretamente mayor que la de 17 de los 28 Estados miembros de la Unión Europea. Si a ello añadimos que en Castilla y León reside más de la mitad de los lobos ibéricos, debe asumirse definitivamente que se trata de la región más relevante de Europa occidental para esta especie.

Censo Nacional 2012 -2014: Pie: Distribución del lobo en España y manadas del censo nacional 2012-2014 (297 manadas en UTM 10x10 km). Punto grueso: 2 manadas. Cuadrículas sombreadas: área de distribución confeccionada en el marco del censo nacional realizado por las distintas comunidades autónomas, con información adicional para Cataluña y Aragón.

Censo Nacional 2012 -2014: Distribución del lobo en España y manadas del censo nacional 2012-2014 (297 manadas en UTM 10×10 km). Punto grueso: 2 manadas. Cuadrículas sombreadas: área de distribución confeccionada en el marco del censo nacional realizado por las distintas comunidades autónomas, con información adicional para Cataluña y Aragón.

El censo nacional arrojó un resultado de 297 manadas de lobos en España, de las que potencialmente 191 campeaban por Castilla y León, a veces a caballo con otras regiones. De ahí que el trabajo abordado en el censo regional en sí permitiera localizar 179 de esas manadas, 152 al norte del río Duero y 27 al sur, línea fluvial que marca la protección más meridional de la población. En términos generales la población de lobos de Castilla y León habría aumentado un 20% en una década (desde censo regional anterior de 2000-2001), siendo especialmente común en la zona cantábrica, montes de León y Zamora. Pero, en términos relativos, el mayor incremento corresponde a Ávila y Segovia: añadidas las manadas que campean la vertiente sur del sistema central por Madrid y Guadalajara, la fracción poblacional al sur del Duero prácticamente se habría duplicado, superando ampliamente las 30 manadas en la actualidad. Además, el lobo se habría reestablecido en el oeste de Salamanca.

Censo Regional 2012-2013: Pie Distribución del lobo en 2012-2013 en 812 de las 1099 cuadrículas UTM de 10x10 km en las que se involucra el territorio administrativo de Castilla y León. Ubicación de las 191 determinadas por el censo nacional 2012-2014 en este ámbito (puntos gruesos: dos manadas). Blanco: manadas exclusivas. Negro: manadas compartidas (detectadas tanto por el censo de Castilla y León como desde comunidades limítrofes). Verde: manadas localizadas por otros censos.

Censo Regional 2012-2013: Distribución del lobo en 2012-2013 en 812 de las 1099 cuadrículas UTM de 10×10 km en las que se involucra el territorio administrativo de Castilla y León. Ubicación de las 191 determinadas por el censo nacional 2012-2014 en este ámbito (puntos gruesos: dos manadas). Blanco: manadas exclusivas. Negro: manadas compartidas (detectadas tanto por el censo de Castilla y León como desde comunidades limítrofes). Verde: manadas localizadas por otros censos.

Conservar y gestionar a un gran depredador como el lobo exige disponer de datos fiables sobre su número, localización, estructura de las manadas, éxito reproductor, dispersión, etc. En este libro se pretende dar respuestas precisas a algunos de los interrogantes que plantean dichas variables, y a cómo han evolucionado a lo largo del tiempo. Recoger la información necesaria para culminar la tarea por los casi cien mil kilómetros cuadrados de la comunidad autónoma ha supuesto un esfuerzo sin precedentes. Las aportaciones que aquí se presentan y el análisis científico de los resultados convierten esta obra en una referencia obligada para los estudios sobre el lobo.

Un dato, entre muchos otros, que ilustra el celo de este censo es que nada menos que el 72% de las manadas identificadas van acompañadas del marchamo de haber certificado su reproducción. Teniendo en cuenta que no todas las manadas se reproducen con éxito y que no es posible detectar todas las camadas, la entidad conseguida con este sello de máxima calidad iguala a los mejores porcentajes que al respecto se logran en las poblaciones más estudiadas del mundo. Hay que recordar que el propio censo y, por ende, la presente publicación, no podría haber visto la luz si no hubiese sido por el compromiso y esfuerzo de los agentes medioambientales y celadores de medioambiente (que han realizado la inmensa mayoría del trabajo de campo) de la Junta de Castilla y León y, por tanto, de esta misma, de la dirección y personal técnico de su Consejería.

También habla esta publicación de por qué contar lobos, cómo hacerlo y qué condicionantes tiene ello en el campo y en los análisis que de los datos se realicen. Además, y dentro de la siempre importante reflexión sobre lo hecho y sabido hasta el momento, se sugieren aspectos metodológicos que a juicio del equipo técnico que ha dirigido este trabajo mejorarán la calidad de los estudios que al respecto se aborden en el futuro.

Finalmente, la publicación informa y aporta datos sobre el seguimiento post-censo, desde 2014, a través del sistema de recogida continua de información de la Junta de Castilla y León, denominado ‘Infolobo’. Una de las finalidades de este seguimiento es la determinación de variaciones en el censo de manadas, con especial atención a las áreas de nueva colonización. Por ejemplo, Infolobo ha permitido a) elevar aquel valor de reproducción por encima del 90%, y b) localizar nuevas manadas. Obviamente no se trata de actualizar el censo cada año. De toda la información registrada destacan los datos relacionables con la reproducción, y son ya 550 datos de detección directa de cachorros los recabados desde el año reproductor 2012 hasta el 2017.

Trabajar con lobos es apasionante. Escribir de lobos supone, en este caso al menos, abrir al exterior una ventana científica y también divulgativa, en tanto en cuanto, este icono de la fauna ibérica atrae incondicionalmente a zoólogos y profanos, a niños y adultos. Trabajamos con lobos en dos frentes esenciales: la investigación y la gestión; esos que en esta especie convergen como no lo hacen en ninguna otra. Pues en España, como en cualquier otro país donde existan lobos, el camino por el desarrollo científico acerca del predador se recorre, quiérase o no, junto a los posicionamientos sociales –y políticos, a menudo– que siempre lo acompañan en un escenario muy peculiar. Lobo y ganado forman un binomio tan ancestral como conflictivo, actuando esta relación como cuña de debate –desgraciada y frecuentemente enconado– entre distintos sectores de la sociedad. El conocimiento científico no necesita justificación sino validación y demostración; en el caso del lobo este aserto toma especial cuerpo y, desde luego, todo lo que incluye esta publicación solo responde a información contrastada y robusta, y a su análisis detallado. A partir de aquí, si lo que es solo ciencia sirve también para ayudar a relajar posturas sobre este magnífico carnívoro, la satisfacción de los autores será doble.

(*) Mario Sáez de Buruaga

Este biólogo forma parte de una generación de gestores e investigadores cinegéticos que ha contribuido al “despegue científico” de esta materia en España. Autor prolífico acaba de presentar su nuevo libro LOBOS. POBLACIÓN EN CASTILL A Y LEÓN. SITUACIÓN EN ESPAÑA” de Ed. Rimpego. Es Director de Consultora de Recursos Naturales

 Creadores de Opinión Verde #CDO es un blog colectivo coordinado por Arturo Larena, director de EFEverde y EFEfuturo 

Esta tribuna puede reproducirse libremente citando a sus autores y a EFEverde

Otras tribunas de Creadores de Opinión Verde (#CDO)

     

 




Secciones:   
Un equipo de periodistas especializados en periodismo e información ambiental de la Agencia EFE www.efeverde.com y www.efefuturo.com