La tecnología de gestión del ciclo integral del agua nos está ayudando a combatir el coronavirus. Por (*) Chema Nebot (Idrica)

Gotas de agua. Foto larena

Cuando Idrica comenzó operaciones, a principios del año 2020, nunca nos imaginamos que la tecnología que nuestros equipos llevaban una década desarrollando iba a ser tan crítica a la hora de detectar brotes del coronavirus en los sistemas de saneamiento de muchas ciudades del mundo.

Qué año tan raro, ¿verdad?

Ya ha pasado medio año desde que el COVID-19 cambió nuestras vidas y puso en riesgo todo. Desde mediados de marzo, países, gobiernos y comunidades se encerraron y empezó una etapa de redefinición en aspectos humanos, económicos, de salud y sociales a nivel global. El agua, de entre todos, era el más crítico de todos.

En los últimos seis meses, el principal reto es regresar a una vida parecida a lo que considerábamos “normal”. Diferentes entidades en todo el mundo cuentan actualmente con el reto de controlar la situación y controlar los rebrotes de COVID-19.

Durante la pandemia, nuestra tecnología, y el sistema de alerta temprana para la detección de COVID-19 que gira en torno a nuestra solución GoAigua ha permitido predecir, prevenir y ha ayudado a gobiernos a tomar decisiones.

En una situación como esta es complicado realizar pruebas a toda una población entera, pero el big data, la inteligencia artificial y la tecnología en la gestión del ciclo integral del agua se han vuelto un aliado clave.

GoAigua, al ser la tecnología líder para romper los silos de información y extraer el valor de los datos distribuidos en las empresas de agua, permite anticiparse a rebrotes del virus en todo el mundo. Ya lo hemos hecho, entre otras ciudades, en València, una de las capitales más grandes de Europa, y estamos implementando nuestra solución en continentes como América y países como Estados Unidos.

Además de señalar las fuentes de la pandemia y alertar a las autoridades públicas para anticiparse ante posibles rebrotes, GoAigua está permitiendo mostrar la concentración del COVID-19 en las aguas residuales en tiempo real.

La solución integra en un único punto de gestión la coordinación y planificación de la toma de muestras, la analítica y seguimiento de los resultados, y la monitorización de los indicadores clave.

Adaptando en tiempo récord nuestra tecnología, hemos sido capaces  a nivel de laboratorio, detectar la concentración de carga genómica del COVID-19 en aguas residuales y esto nos permite tener un sistema de alerta temprana.

Es decir, desde que el virus está en nuestro cuerpo hasta que tenemos los síntomas.

Somos capaces de detectar con aproximadamente diez días de antelación la concentración de COVID-19 en determinados distritos, una información que está permitiendo un proceso de toma de decisiones óptimo a la hora de señalar qué zonas confinar. Una información que está haciendo posible evitar que el virus se propague o tratar de estar unos días por delante del virus.

Mediante los datos que arroja GoAigua, podemos ver cómo también hacemos alguna normalización o tratar de correlacionar la concentración de COVID-19 con otros indicadores como PH y fluidos.

Además somos capaces de integrar la información también de otras fuentes, información demográfica para saber en cada distrito: cuánta población supera determinada edad, cuánta población de riesgo hay en una zona, qué acceso tiene a agua sin contaminar.

El sistema nos cruzar esa información en un mapa que representa dónde hay hospitales, dónde hay residencias de ancianos, o dónde hay colegios.

Queremos llevar a cabo análisis de distritos y ver qué tan crítica es la situación en cada uno de ellos.

En estos seis meses, desde que lanzamos nuestro sistema de detección de alerta temprana, hemos visto como la solución ha permitido ver la evolución de la pandemia. Por ejemplo, cuando se levantaron las restricciones en España, pudimos observar gracias a nuestra tecnología la evolución (negativa, esa es la realidad) en la lucha contra el virus.

El 12 de marzo fue una fecha que cambió las formas de vivir de todo el mundo. Eso ya no podemos cambiarlo.

Pero podemos ayudar. La tecnología puede ayudar. Y creo firmemente que con la innovación y la tecnología que hemos desarrollado en Idrica, estamos y seguiremos ayudando a contener los rebrotes futuros del COVID-19.

Quién nos iba a decir que nuestra tecnología de gestión del ciclo integral del agua iba a convertirse en un aliado tan clave en la lucha contra una pandemia.

(*) Chema Nebot, Director de Desarrollo de Negocio en IDRICA

@

 

 

 Creadores de Opinión Verde #CDO es un espacio de opinión colectivo coordinado por Arturo Larena, director de EFEverde
 
Esta tribuna puede reproducirse libremente citando a sus autores y a EFEverde

Otras tribunas de Creadores de Opinión Verde (#CDO)




Secciones:   
Un equipo de periodistas especializados en periodismo e información ambiental de la Agencia EFE www.efeverde.com y www.efefuturo.com