La sostenibilidad como sinónimo de belleza. Por Ana San Juan

¿Por que una gran empresa del sector cosmético apuesta por las energías limpias y el desarrollo sostenible. Nos lo cuenta en primera persona en Creadores de Opinión Verde ( CDO) de la blogosfera de EFEverde, Ana San Juan, directora de la Fábrica Internacional de Productos Capilares de L’Oréal en Burgos.

Equilibrar nuestro éxito como empresa con las necesidades del conjunto de la sociedad siempre ha formado parte de nuestra manera de hacer negocios y en los últimos años hemos integrado los principios del desarrollo sostenible en nuestro modelo de negocio. Por este motivo, hemos establecido objetivos en materia de sostenibilidad muy concretos, visibles y cuantificables dentro de nuestro compromiso para 2020 “Sharing Beauty with All”, fundamentado en cuatro pilares básicos: innovación sostenible, producción sostenible, consumo sostenible y desarrollo sostenible.

Entre esos objetivos destacan la reducción en un 60% tanto de nuestras emisiones de CO2 en términos absolutos, como de nuestro consumo de agua y de los residuos por unidad de producto finalizada. Además de generar cero desechos industriales y de reducir las emisiones de CO2 derivadas del transporte de nuestros productos en un 20% por unidad de producto terminado.

Buen ejemplo de ello es la central de trigeneración por biomasa, construida y gestionada por la empresa Biocen en nuestros terrenos, y que hará que nuestra Fábrica Internacional de Productos Capilaresseaneutra en emisiones de CO2 en 2015. Según nuestros cálculos, durante los próximos once años compensaremos la emisión de 48.000 toneladas de CO2 al entorno industrial de la ciudad de Burgos.

Además, se trata de un proyecto pionero pues, por primera vez, una central de biomasa abastecerá de vapor, agua caliente, agua fría y electricidad a una fábrica y producirá el 100% de las necesidades energéticas para nuestra actividad de fabricación y envasado. Y no estamos hablando de una fábrica cualquiera, sino de una de las más eficientes del Grupo L’Oréal, a pesar de su complejidad, tanto por el número de países a los que abastece (52 en total de Europa, América Latina y Asia) como por el número de fórmulas (más de 1.500) y de referencias de producto terminado (más de 4.000).

Asimismo, la obtención de combustible a partir de recursos naturales permitirá el mantenimiento de los bosques locales, evitando incendios y favoreciendo la biodiversidad. Para la comunidad también será positivo. Toda la mano de obra para la limpieza de los bosques basada en la extracción de las podas naturales y del olivado de los árboles, será exclusivamente local.

La fábrica de biomasa situada en el polígono de Villalonquéjar (Burgos).

La fábrica de biomasa situada en el polígono de Villalonquéjar (Burgos).

La apertura de esta central se suma al resto de medidas medioambientales que ha puesto en marcha la Fábrica de Productos Capilares de L’Oréal en Burgos desde su inauguración, en 1971, y que la convierten en un ejemplo de sostenibilidad, tanto en la gestión de residuos como en el ahorro de agua y, por supuesto, de emisiones. Ya en 1997 comenzamos con la instalación de las primeras placas termosolares, un trabajo medioambiental que contempla muchos más aspectos y que ha durado casi 20 años, logrando que nuestra fábrica se convierta en un ejemplo para el Grupo L’Oréal.

Se trata de un proceso de mejora que no acaba aquí. A partir de junio de 2015, el agua procedente de nuestra depuradora biológica, que actualmente vertemos a la depuradora municipal, será tratada mediante un sistema de filtración y ósmosis inversa, lo que nos permitirá su reutilización en procesos de lavado. Todo ello nos permitirá una reducción de un 46% en nuestro consumo a final de 2015, bien posicionados para lograr el objetivo de reducirlo en un 60% en 2020. Y en cuanto a la reducción de residuos, en noviembre instalaremos un secadero de fangos mediante el cual, el excedente de calor producido en la central de biomasa será aprovechado para el secado de lodos de la depuradora, eliminando de este modo una parte importante de su peso, que es agua. Todas estas iniciativas nos permitirán una reducción del 51% de nuestros residuos a finales de 2015.

Estamos ante un proyecto pionero en la industria española, totalmente reproducible en cualquier ámbito industrial por empresas con necesidades energéticas similares, tanto térmicas como eléctricas. Un proyecto que no sólo significa un importante hito en materia de sostenibilidad para el Grupo L’Oréal sino también un ejemplo de su preocupación por conseguir un crecimiento que genere valor añadido y compartido: un crecimiento perenne, responsable y solidario.

Ana San Juan, directora de la Fábrica Internacional de Productos Capilares de L’Oréal en Burgos

Otras tribunas de Creadores de Opinión Verde (CDO)




Secciones: