La Fundación Renovables defiende que las prospecciones en Canarias son tan peligrosas como innecesarias

Niños de una escuela de vela practican con sus optimist frente a dos plataformas y un barco plataforma atracados en el muelle Reina Sofía de Las Palmas de Gran Canaria.

A tan sólo dos días del comienzo de la Flotilla Sandía, nueva manifestación del rechazo social a las prospecciones en busca de hidrocarburos en las aguas canarias, la Fundación Renovables defiende que las prospecciones son tan peligrosas como innecesarias.

Tanto es así que estima que si todos los municipios del Estado español asumieran el reto de Ciudades con Futuro (1) de la Fundación Renovables de alcanzar Emisiones de Gases de Efecto Invernadero Cero para el año 2050, según la hoja de ruta indicada, ya para el año 2020 se podría reducir la demanda nacional de petróleo tres veces más que la máxima producción estimada por Repsol para los posibles futuros pozos en aguas profundas de Canarias.

Tres veces más que el supuestos petróleo extraíble desde unos pozos cuya existencia y viabilidad técnica y económica son aún inciertas.

Al contrario, la hoja de ruta planteada por la Fundación Renovables en su documento Ciudades con Futuro, se basa en recursos energéticos probados y en tecnologías maduras y competitivas como son las renovables, el ahorro y la racionalización energética.

En el supuesto de que se encuentre petróleo comercialmente viable en Canarias, no será un recurso permanente sino que tenderá a agotarse en 10-15 años después del comienzo de su explotación. Al contrario, en un escenario de energía renovable y racional, no hay fecha de caducidad.

En la actualidad el consumo urbano supera el 75% del consumo de energía mundial, con procedencia externa a la ciudad (1), en España el 43,5% de la energía proviene del petróleo (usado prioritariamente en transporte) (2).

Además, hay que considerar que aunque se encontrara algún tipo de combustible fósil de interés comercial (tal sólo hay un 20% de probabilidades de que eso ocurra según estimaciones de la misma petrolera Repsol) en aguas canarias, este no estaría disponible antes del año 2020-2025.

La hoja de ruta de Ciudades con Futuro calcula para las mismas fechas (2020) un potencial de reducción de la demanda energética nacional de un 15% (2). Es más, el incremento de la aportación de las Energías Renovables al mix energético hasta un 30% implicaría alcanzar una aún mayor reducción de la demanda de petróleo para el mismo año, en concreto, una disminución de un 30% sobre los niveles actuales. Esta disminución supondría una bajada de la aportación del petróleo al mix de energía primaria nacional de 13,5 puntos en 2020.

Por estas razones la Fundación Renovables afirma que la alternativa segura y permanente a la dependencia energética del Estado español no radica en buscar los últimos recursos no convencionales de energías fósiles con ingentes peligros ambientales y económicos sino en dar pleno desarrollo a las Energías Renovables, el ahorro y la racionalización energética. Todas las fuentes 100% autóctonas e inagotables no sólo de energía sino también de empleo.

La Fundación Renovables manifiesta que los recursos energéticos autóctonos que el Estado español no puede permitirse desaprovechar son las renovables, el ahorro y la racionalización energética. En este sentido anima a todos los partidos políticos a que hagan suyo el objetivo de alcanzar Emisiones de Gases de Efecto Invernadero Cero para 2050 en sus programas electorales de cara a las elecciones municipales de 2015. De esta manera harán innecesarias agresiones ambientales como las prospecciones petrolíferas en Canarias y convertirán sus municipios en auténticas Ciudades con Futuro.

Nota:

(1) Fundación Renovables, Ciudades con Futuro. Necesidad y oportunidad de un sistema energético sostenible. Noviembre de 2014. Link al documento completo “Ciudades con Futuro”
(2) La hoja de ruta del reto Ciudades con Futuro plantea como reducir un 20% la demanda energética para 2020. El 75% de la energía mundial va al consumo directo o indirecto urbano.
(3) MINETUR. Libro de la Energía en España 2013.




Secciones: