Frenar la sexta extinción para salvar al ser humano. Por (*) Juantxo López de Uralde

Cada vez estamos más solos: muchas especies animales desparecen a un ritmo insólito, e incluso en las más comunes se reduce de forma notable el número de ejemplares. No hay ya ninguna duda que este descalabro de la vida en nuestro Planeta es consecuencia de la actividad humana, y por tanto sólo en nuestra mano está el frenar esta debacle.

Un reciente estudio publicado en la revista Proceedings of the National Academy of Sciences concluye de forma contundente que estamos ante la sexta extinción. La actual pérdida masiva de fauna es una aniquilación biológica, y los propios científicos llegan a definirlo como un “ataque alarmante contra los fundamentos de la civilización humana”. Las cinco extinciones masivas anteriores, que se han producido a lo largo de la historia de la Tierra, se debieron a cambios drásticos en las condiciones de vida del Planeta. En la actualidad, sin embargo, es el ser humano quien está causando la gran extinción animal.

Recuerdo cuando en Greenpeace en las campañas en defensa de las ballenas decíamos aquello de “la extinción es para siempre”. Qué gran verdad: las decenas de especies que se van perdiendo, algunas incluso antes de que la ciencia las descubra, desaparecen para siempre. No hay marcha atrás. Tampoco sabemos cuál es el punto crítico; en qué momento el ecosistema terrestre no podrá mantener el cada vez más precario equilibrio que lo sostiene, y el conjunto se desmoronará. Ni siquiera sabemos si aún estamos a tiempo de evitarlo, pero sin duda tenemos que intentarlo: hay que frenar este proceso de destrucción de la vida.

¿Qué estamos haciendo para provocar la sexta extinción?

Es evidente que no hay una respuesta única. Son múltiples y muy diversas las causas que pueden llevar a una especie a desaparecer. En la actualidad, sin embargo, la gran extinción de especies se debe a la actividad de la especie humana porque estamos generando un cambio en las condiciones ambientales a una velocidad increíble. La acumulación de carbono en la atmósfera que genera el cambio climático es uno de los ejemplos más claros de lo que hablamos. Los impactos del cambio climático que ya se está dejando sentir para las especies son importantes. El símbolo de esto es el oso polar, un animal incapaz de adaptarse a la pérdida de hielo en la banquisa polar consecuencia de los cambios de temperatura.

Pero no hay que irse tan lejos: en nuestro entorno más cercano las voces de alarma sobre la desaparición de especies se multiplica. Algunas de las aves más comunes han visto reducidas sus poblaciones de forma drástica: las golondrinas, por ejemplo, han reducido su número en nuestro país en un 50% y el declive continúa. Los anfibios son cada vez más escasos, y nos va costando en muchos lugares encontrar las modestas ranas que tantas noches nos han acompañado con su croar.

La destrucción del hábitat, la introducción en los ecosistemas de especies exóticas invasoras, el aumento de la sequedad ambiental, la expansión urbanística, los incendios forestales, las prácticas agrícolas intensivas, la utilización de sustancias químicas nocivas, la caza indiscriminada de especies, la contaminación de las aguas, los plásticos en el medio marino…Son tantas nuestras acciones que tienen como consecuencia el declive de la biodiversidad, que es profundo el cambio que tenemos que acometer en nuestro modo de vida si queremos frenar este drama.

La defensa de la biodiversidad es, además, una de las grandes asignaturas políticas pendientes. Estamos haciendo un esfuerzo por corregir esta situación. Es hora de levantarse en defensa de la biodiversidad, porque solos no podremos seguir viviendo en este Planeta, así que urge ponerse en marcha para salvar a los seres con los que compartimos este mundo.

(*)  Juantxo López de Uralde, coportavoz de EQUO y diputado por Unidos Podemos.

(Las opiniones vertidas en esta tribuna reflejan exclusivamente la posición de su autor y no pueden ser atribuidas a EFEverde).

Otras tribunas de Creadores de Opinión Verde (#CDO)

Creadores de Opinión Verde #CDO es un blog colectivo coordinado por Arturo Larena, director de Efeverde Efefuturo     




Secciones:   
Un equipo de periodistas especializados en periodismo e información ambiental de la Agencia EFE www.efeverde.com y www.efefuturo.com