España, pasado, presente y futuro. Por (*) Amalio de Marichalar

Numancia (Blog CDO)

Hace 2150 años, Numancia marcó el comienzo de nuestra historia, y como refleja en su libro Story of Spain, el historiador de la Universidad de California, Mark Williams, Numancia emergió como el símbolo inmortal de la resistencia española.

Hace veintidós siglos que Numancia es símbolo de la libertad y como dijera Seneca: “Grande en verdad Escipion, que cerca Numancia y la estrecha, obliga a los brazos invencibles a volverse contra su propia destrucción, pero grande también el heroico espíritu de los sitiados, que sabe que no está cercado quien tiene el escape de la muerte y lanza el último suspiro en brazos de la libertad”.

Último bastión de resistencia

Numancia, es además, el origen de la historia y cultura común europea y el primer pueblo que muere en defensa de la libertad, el honor, la dignidad, la nobleza, la comunión de esfuerzos, la solidaridad, el valor y la independencia;  y junto a la cultura grecorromana y cristiana, antecedente de la creación de los derechos humanos y de la democracia.

Numancia representa, así mismo, el último bastión de resistencia de la península Ibérica y ello devino en la creación de las dos primeras Naciones europeas: España y Portugal.

Más de dos milenios después, Numancia nos redescubre dentro de la más urgente actualidad , como acometer un desarrollo inteligente tanto para nuestra Nación como para la necesaria  reconstrucción europea – así lo ha propuesto  hace poco, el Presidente de Francia, junto a los valores de su Nación -.

El  año 133 a.C. comienza junto a la romanización que trae la lengua, la religión, el derecho, las infraestructuras y la ciudad, un formidable proceso histórico cuyo origen es Hispania, marcado por la continuación visigoda, la invasión musulmana y la reconquista, la unificación de lo que es la primera Nación en Europa, junto a Portugal, el descubrimiento de América, la evangelización, la primera circunnavegación del mundo, el Imperio, el siglo de oro, su largo camino hasta el siglo XIX, los avatares en los que devino la pérdida de influencia, un trágico enfrentamiento entre nosotros, y por fin una modélica transición y una democracia ejemplo para todos los continentes y países, empezando por los más avanzados.

Nuestra historia es tan importante y fructífera que cobra hoy muy especial relevancia el solemne aniversario numantino, origen y alma de España.

Nuestra responsabilidad pasada, presente y futura, es tan trascendental,  que además los países que han nacido de nuestra propia historia nos contemplan día a día, para reflejarse e imitarnos en lo mas importante que podamos seguir enseñándoles y los de nuestro entorno europeo admiran nuestra constante superación siendo así mismo ejemplo para las naciones más avanzadas de nuestro tiempo.

Este gran capital y estos enormes recursos intangibles que hoy son tan importantes y estratégicos, conforman el mejor bagaje para nuestro desarrollo presente y las bases más sólidas para el futuro.

España

Nuestra Nación, su historia, cultura, lengua y religión, que tanto han aportado y siguen haciéndolo, cada vez más; es reconocida universalmente y la preciosa diversidad de sus regiones, – aún así, también de mismas raíces y  origen-, enriquece y conjunta el formidable y enorme nexo común, que avalan veintidós siglos de existencia.

¿Alguien puede entender que grupos pequeños dentro del conjunto de España, de trasnochado egoísmo nacionalista- separatista- independentista, puedan poner en peligro un ilusionante y un gran proyecto común que ya suma, como decíamos, veintidós siglos de existencia?

No. Nadie en su sano juicio lo puede entender en una sociedad sacrificada que además se compromete, ella si, de forma responsable, día a día, en sumar fuerzas, para bien de España, ante un mundo global y los enormes retos que tenemos por delante . Mas bien, esa sociedad española merece el máximo respeto y comportamiento ejemplar de quienes caprichosamente ponen en riesgo el estado de derecho, gracias al cual existen.

Pero soy optimista, ya que el espíritu vertebrador de lo que es España como Nación, desde su origen en el heroico pueblo numantino, acompañado de la verdad, es el tesoro que jamás podrá despreciarse ni arrebatarse, además de ser la permanente guía de lo que somos y de por que existimos.

Como decía Adolf Shulten, refiriéndose a Numancia, los grandes recuerdos nacionales son tal vez el mas precioso tesoro de una Nación, mas preciosos que las riquezas materiales, pues son eternos, mientras los restantes bienes se hallan sujetos a toda clase de cambios; y que la lucha heroica de la pequeña Numancia posee un interés universal, siendo el nombre de Numancia permanentemente repetido, para no olvidarse nunca, mientras subsista una cultura europea.

Quizá sea el mejor pensamiento del valor del origen de nuestra Nación y del respeto máximo que todos debemos al valor supremo de España, de la que todos somos responsables de engrandecer en bien de las presentes y futuras generaciones.

(*) Amalio de Marichalar

Conde de Ripalda

Presidente del Foro Soria 21 para el Desarrollo Sostenible

Esta tribuna puede reproducirse libremente citando a sus autores y a EFEverde

Otras tribunas de Creadores de Opinión Verde (#CDO)

Creadores de Opinión Verde #CDO es un blog colectivo coordinado por Arturo Larena, director de Efeverde Efefuturo      

 




Secciones: