La energía nuclear, actor protagonista en la transición energética

La energía nuclear, actor protagonista en la transición energética. Por (*) Ignacio Araluce

La energía nuclear, actor protagonista en la transición energética. Por (*) Ignacio Araluce

El cambio climático es uno de los principales y mayores focos de preocupación de la agenda política nacional e internacional y de la sociedad. El incremento de las emisiones contaminantes a la atmósfera tiene un impacto negativo en la vida de las personas, en la economía y en la biodiversidad.

En la mayor parte de los países del mundo, diversos agentes sociales han señalado la necesidad de transformar los actuales modelos económico y energético si se quieren garantizar unas condiciones adecuadas de vida y un desarrollo sostenible en las próximas décadas. Se trata de llevar a cabo la tan mencionada y necesaria transición energética que ha de extenderse más allá del uso de fuentes de generación eléctrica limpias ya que afecta a todas las áreas de actividad de la economía.

Entre estas fuentes limpias se encuentra la energía nuclear. Se trata de una tecnología segura y con una amplia experiencia operativa, que en su funcionamiento no produce emisiones de CO2 ni otros gases contaminantes. Diferentes informes y estudios señalan la necesidad de mantener la continuidad del parque nuclear mundial para hacer frente a este grave problema global.

La Comisión Europea identifica a la energía nuclear como pieza esencial de la espina dorsal para que la Unión Europea disponga en 2050 de un sistema energético con balance neto cero de emisiones de gases de efecto invernadero.

Plan Nacional Integrado de Energía y Clima 2021-2030

En el caso concreto de España, el Plan Nacional Integrado de Energía y Clima 2021-2030 reconoce el papel que la energía nuclear ha de jugar para abordar los objetivos comprometidos en la transición hacia la descarbonización del sistema eléctrico y energético al mantener operativo el parque nuclear en las próximas décadas.

Ante esta transición hacia una economía descarbonizada, las centrales nucleares van a jugar un papel esencial para alcanzar los objetivos climáticos, a la vez que garantizan el suministro de electricidad. En 2018, los siete reactores nucleares españoles generaron el 20,39% de la electricidad consumida. Alcanzaron, un año más, el primer puesto en producción con 53.198 GWh netos generados teniendo, tan solo, el 6,84% de la potencia neta instalada y operaron el 85,33% de las horas del año, muy por encima de otras tecnologías. Además, los reactores españoles fueron los que más ayudaron a evitar emisiones, ya que produjeron el 34,39% de la electricidad limpia.

La no emisión de CO2, unida a la fiabilidad y seguridad de suministro, hacen que la energía nuclear sea fundamental en la transición hacia un sistema descarbonizado. Por ello, en el primer trimestre del año se ha presentado la solicitud de renovación de las autorizaciones de explotación vigentes de las centrales nucleares Almaraz I y II (Extremadura) y Vandellós II (Tarragona).

La energía nuclear es una tecnología con futuro que sigue creciendo con la construcción de 55 nuevas unidades y la operación de 449 reactores en todo el mundo. El parque nuclear mundial evita cada año la emisión a la atmósfera de unas 2.000 Mt de CO2. En España, los siete reactores nucleares operativos evitan cada año la emisión de entre 30 y 40 Mt de CO2.

Transición energética

La transición energética lleva asociada un mayor impulso y desarrollo de las energías renovables que convivirán, necesariamente, con la nuclear, al tratarse de las dos únicas fuentes que, hoy por hoy, no emiten gases ni partículas contaminantes a la atmósfera.

El binomio renovable y nuclear, fuentes complementarias y necesarias, contribuirá de manera significativa a cumplir los objetivos acordados y ratificados por España y la comunidad internacional en materia medioambiental.

La generación de origen nuclear es, por tanto, parte ineludible del mix eléctrico en la transición hacia un horizonte de una sociedad más limpia y con un abastecimiento eléctrico firme y fiable. Su continuidad garantizará, además, el mantenimiento y desarrollo de la industria nuclear española y de los más de 27.000 puestos de trabajo altamente cualificado que genera y que contribuyen significativamente al prestigio internacional del que goza la industria nuclear de nuestro país.

En definitiva, la energía nuclear es actor protagonista en la transición energética, por la garantía de suministro y estabilidad del sistema y porque, como generación libre de emisiones de CO2, contribuye de manera significativa a alcanzar los compromisos ambientales. Por ello, como ya ocurre en otros países en los que están en marcha procesos de transición energética, resulta necesario asegurar su viabilidad y la continuidad de un sector con alto valor tecnológico, experimentado y puntero que realiza importantes inversiones en investigación y desarrollo, que exporta bienes, productos y servicios a más de 40 países y que crea riqueza y empleo.

(*) Ignacio Araluce es presidente de Foro de la Industria Nuclear Española.

 

 Creadores de Opinión Verde #CDO es un blog colectivo coordinado por Arturo Larena, director de EFEverde 

Esta tribuna puede reproducirse libremente citando a sus autores y a EFEverde

Otras tribunas de Creadores de Opinión Verde (#CDO)

 



Secciones: