El papel de COP21 lo aguanta todo, la vida en el planeta no. Por Florent Marcellesi

El papel de COP21 lo aguanta todo, la vida en el planeta no. Por Florent Marcellesi

Tribuna de Florent Marcellesi (Equo UE) para #CDO (Creadores de Opinión Verde) en la blogosfera de @efeverde con ocasión de la COP21 de París.

Por Florent Marcellesi *(Equo).-  El lunes los líderes mundiales inauguraron COP21, la cumbre climática de París. Tal y como se esperaba, dieron brillantes discursos. Mientras que el presidente Obama entonaba un innovador “mea culpa” reconociendo la responsabilidad de EEUU en el origen del calentamiento global, Xi Jinping y Putín, los presidentes de China y Rusia respectivamente, situaban la lucha contra el cambio climático como el desafío más grande al que se enfrenta la humanidad.

Sin duda, algo ha cambiado: el cambio climático es un problema reconocido (casi) por todos. Incluso podríamos decir que los ecologistas hemos logrado –por fin- la “hegemonía cultural climática”. Nuestro relato, de minoritario y excéntrico hace 50 años, ha pasado a ser hoy en día mayoritario y dominante.

La otra buena noticia es que la mayoría de los jefes de Estado ya han exigido que el acuerdo sea vinculante. Veremos si las reticencias de EEUU no impiden se haga realidad una de las reivindicaciones centrales del movimiento por la justicia climática. Un acuerdo vinculante entre las partes significaría también un mecanismo de seguimiento, control y sanciones, lo cual no está todavía garantizado.

Ahora bien, la mala noticia es que sigue habiendo una diferencia abismal entre los discursos “salva-mundos” y las acciones y propuestas concretas. Primero, mientras el presidente francés Hollande rendía homenaje a los primeros luchadores contra el cambio climático, su policía ponía bajo arresto domiciliario a una treintena de activistas ecologistas. El estado de emergencia no puede, ni debe ser una excusa para frenar la necesaria movilización ciudadana.

Además, ninguno de los líderes aprovechó sus líricos y dramáticos discursos para mejorar sus contribuciones en términos de reducciones adicionales de las emisiones de gases de efecto invernadero:

  • Lo dicho por Estados Unidos y China (los dos principales emisores mundiales) es conforme a lo esperado antes del inicio de la cumbre: políticamente atractivo y científicamente insuficiente.

  • Rusia es el patito feo de las negociaciones: se comprometen en 2030 a hacer las mismas reducciones de GEI que ya tenía para 2020… y que además no cumplió.

  • La UE tiene un compromiso mucho mayor que otros países del Norte (al menos 40% de reducción en 2030 respecto a 1990) pero tiene un liderazgo flojo en estas negociaciones en comparación con su capacidad de influencia y sus buenas prácticas en torno al cambio de modelo energético.

  • Mientras tanto, las islas del pacífico piden a gritos que no superemos los 1.5°C (se juegan su supervivencia física, ni más, ni menos), África insiste en el principio del “quien contamina paga” y los emergentes como Brasil y la India no acaban de tomar compromisos suficientes.

Con esta hoja de ruta, las emisiones de gases de efecto invernadero serán tal que aumentará la temperatura en mucho más de 2°C al final del siglo, es decir, dentro de los peores escenarios previstos por los científicos. Tampoco los líderes pusieron encima de la mesa de forma contundente el fin de las subvenciones públicas a las energías fósiles, paso imprescindible para la transición hacia un modelo energético 100% renovable.

Ante el reto climático, necesitamos mucho más. Y como europeos, tenemos que reclamar a nuestra delegación, la de la Unión Europea, que dé un paso cualitativo:

  • Proponer una reducción sustancial y unilateral de sus emisiones de CO2, de un 60% para 2030 en vez de un 40%, en línea con lo necesario para quedarse dentro de los 2°C.

  • Mantenerse firme en su voluntad de financiar el fondo de 100 mil millones de dólares al año, pero además con compromisos explícitos para después de 2020.

  • Poner en la agenda el fin de las subvenciones a las energías fósiles.

Es la hora de los hechos palpables, no solo palabras. El clima y la vida en el planeta no se salvarán solo con bonitos discursos.

Florent Marcellesi es  portavoz de EQUO en el Parlamento Europeo, @fmarcelle

 

Esta tribuna puede reproducirse libremente citando a su autor y a EFEverde

Otras tribunas de Creadores de Opinión Verde (#CDO)

Creadores de Opinión Verde #CDO es un blog colectivo coordinado por Arturo Larena, director de Efeverde Efefuturo

     



Secciones: