El País Vasco revisa y adapta el Plan de Protección y Ordenación del Litoral al reto del Cambio Climático. Por (*) Laia Soriano-Montagut Jener

EFE/Javier Etxezarreta

La revisión y adaptación del Plan Territorial Sectorial se adecúa a las nuevas legislaciones sobre el litoral, las Directrices de Ordenación Territorial, la reciente Ley de Cambio Climático y Transición Energética y especialmente a la necesidad de abordar el cambio climático, frente a los impactos que se van a producir en caso de no actuar al respecto.

Marco normativo y antecedentes del Plan Territorial Sectorial (PTS)

El marco normativo del PTS se fundamenta en la Ley 4/1990, de Ordenación del Territorio del País Vasco, las Directrices de Ordenación Territorial, aprobadas a través del Decreto 128/2019, de 30 de julio, así como la Ley 2/2013 de Protección y Uso sostenible del litoral y de modificación de la Ley 22/1988, de Costas, tanto en lo que se refiere a los criterios generales y particulares que la inspiran, como al régimen específico de limitaciones de usos que la propia ley estipula a fin de proteger el dominio público marítimo-terrestre.

A través del Decreto 43/2007, de 13 de marzo, se aprobó definitivamente el Plan Territorial Sectorial de Protección y Ordenación del Litoral de la Comunidad Autónoma del País Vasco. El año 2016 se modificó puntualmente el plan en el área de Barrikabaso, mediante el Decreto 32/2016.

Posteriormente, se aprueban las Directrices de Ordenación Territorial (en adelante, DOT), a través del Decreto 128/2019, de 30 de julio y el Decreto 46/2020, de 24 de marzo, de regulación de los procedimientos de aprobación de los planes de ordenación del territorio y de los instrumentos de ordenación urbanística, el cual establece que el acuerdo o resolución de inicio de la formulación, revisión o modificación de cualquier figura de ordenación territorial o de ordenación urbanística estructural deberá estar acompañado de un programa de participación en el que se establecerán  los objetivos, estrategias y mecanismos suficientes para posibilitar el derecho a participar de la ciudadanía y entidades asociativas.

Finalmente, mediante la Orden de 24 de marzo de 2021 del Consejero del Departamento de Planificación Territorial, Vivienda y Transporte, se inicia el procedimiento de Revisión del PTS de Protección y Ordenación del Litoral de la Comunidad Autónoma del País Vasco al Reto del Cambio Climático, en línea con lo señalado en las DOT.

Destacar, además, que la revisión del PTS tiene en cuenta las determinaciones de la reciente Ley 7/2021, de Cambio Climático y Transición Energética. A tal efecto, se destacan los siguientes artículos de Terraqui:

Según la norma, se deberán incorporar regulaciones específicas para afrontar con garantías la lucha contra los efectos del cambio climático en el litoral. Se deberá introducir un régimen específico para los tramos del litoral que se encuentren en riesgo grave de regresión. En las áreas así declaradas, se deberán limitar las ocupaciones y se deberá prever que la Administración pueda realizar actuaciones de protección, conservación o restauración, respecto de las que podrá establecer contribuciones especiales a los beneficiarios.

Ante este marco, según estudios previos de la revisión y adaptación del PTS, se destaca que los municipios de la costa vasca se van a ver afectados por el incremento del nivel del mar por efecto del cambio climático. Esta afección ya va ser notable en el año 2045, bajo la hipótesis del escenario RCP 4.5 y 8.5 prevista en el documento con un crecimiento del nivel del mar de 17 cm; pero si se analiza la afección en el año 2100 para cualquiera de los dos escenarios estudiados en el documento -el RCP 4.5 (un crecimiento de 49 cm con respecto al estado actual, año 2020) o el RCP 8.5 (un crecimiento de 80 cm con respecto al estado actual, año 2020) ésta ya va a ser más que notable. Especialmente si se tiene en cuenta el escenario más pésimo, el RCP 8.5 del año 2100, en el que serán necesarias distintas actuaciones para que los municipios no sean vulnerables.

Además de ello, se añade que los impactos que se van a producir, por el incremento del nivel de mar, son generalizados en toda la costa afectando tanto al medio urbano como al medio físico. En este sentido, en el medio urbano son reseñables los impactos producidos por situaciones de mareas astronómicas como meteorológicas y los producidos por el impacto de la ola, destacando en este sentido la vulnerabilidad de las zonas bajas, incluso las existentes por debajo de las actuales pleamares equinocciales, la reducción de la protección o la no protección de estructuras actuales como motas o diques y la de las playas urbanas. En el medio natural es necesario citar los impactos en dunas y en playas debido a la pérdida de playa seca y a la acción erosiva del oleaje. Además, existirá el impacto sobre marismas muchas de las cuales van a tender a desaparecer sin capacidad inicial de regeneración por falta de superficies libres aguas arriba de las actualmente existentes. Otro impacto producido por el efecto del cambio climático, aunque de menor importancia, es el incremento de las precipitaciones intensas que pueden caer en la costa vasca. Este aumento de intensidad de la lluvia puede producir problemas de inundaciones sobre todo en las zonas urbanas.

Ámbito de ordenación del PTS

El PTS de Ordenación del Litoral vigente plantea un ámbito a lo largo de toda la costa y rías de 500 m de anchura hacia tierra adentro desde el límite denominado por la Ley de Costas (Ley 22/1988) como de Ribera del Mar, salvo en la zona de acantilados en que esta anchura de 500 m hacia el interior del territorio se ha medido desde la línea de costa. En el mar, el límite del vigente PTS es la zona comprendida entre la línea de costa y la batimétrica -50 (isobata 50).

Los municipios que se incluyen en el PTS son los siguientes: Bizkaia A.F. Bilbao Metropolitano: Abanto y Ciérvana-Abanto Zierbena, Arrigorriaga, Barakaldo, Barrika, Berango, Bilbao, Erandio, Getxo, Gorliz, Leioa, Lemoiz, Loiu, Muskiz, Plentzia, Portugalete, Santurtzi, Sestao, Sondika, Sopela, Urduliz, Valle de Trapaga-Trapagaran, Zierbena. A.F. Mungialdea: Bakio, Gatika. A.F. Busturialdea-Artibai: Ajangiz, Amoroto, Arratzu, Bermeo, Berriatua, Busturia, Ea, Elantxobe, Forua, Gautegiz Arteaga, Gernika-Lumo, Ibarrangelu, Ispas­ter, Kortezubi, Lekeitio, Mendexa, Mundaka, Murueta, Ondarroa, Sukarrieta. Gipuzkoa A.F. Bajo Deba: Deba, Mendaro, Mutriku. A.F. Urola Kosta: Aia, Getaria, Orio, Zarautz, Zestoa, Zumaia. A.F. Donostialdea-Bajo Bidasoa: Astigarraga, San Sebastian, Errenteria, Hernani, Hondarribia, Irun, Lezo, Oiartzun, Pasaia y Usurbil.

Objeto del PTS vigente

En este ámbito de ordenación, el PTS vigente establece los criterios de protección, mejora y conservación de los recursos naturales y las directrices para regular el uso público en el litoral. Junto a ello, propone criterios tanto para el señalamiento de zonas de “Especial Protección”, a efectos de la Ley de Costas, como para la inclusión de determinadas áreas en el catálogo de zonas ambientalmente sensibles del litoral vasco, a efectos de la Ley General de Medio Ambiente del País Vasco.

Objetivos de la revisión y adaptación del PTS

En cuanto al PTS objeto de revisión y adaptación, seguidamente se relacionan sus objetivos. Estos objetivos se ajustan al marco normativo referenciado y a la obligada la inclusión de la variable del cambio climático en la ordenación del litoral, por la influencia que tiene el incremento del nivel del mar en sí mismo, que se acentúa por la influencia del impacto de la ola, sobre todo en la costa, y de las avenidas en las rías, junto con otros impactos más generales que el cambio climático está ya generando.

Objetivos generales

1. Cumplir con los objetivos y metas marcados por la Agenda 2030 sobre el Desarrollo Sostenible principalmente y textualmente en:

Objetivo 11: Lograr que las ciudades sean más inclusivas, seguras, resilientes y sostenibles en donde se definen las siguientes metas de aplicación a este Avance:

11.3 De aquí a 2030, aumentar la urbanización inclusiva y sostenible y la capacidad para la planificación y la gestión participativas, integradas y sostenibles de los asentamientos humanos en todos los países.

11.4 Redoblar los esfuerzos para proteger y salvaguardar el patrimonio cultural y natural del mundo.

11.5 De aquí a 2030, reducir significativamente el número de muertes causadas por los desastres, incluidos los relacionados con el agua, y de personas afectadas por ellos, y reducir considerablemente las pérdidas económicas directas provocadas por los desastres en comparación con el producto interno bruto mundial, haciendo especial hincapié en la protección de los pobres y las personas en situaciones de vulnerabilidad.

Objetivo 13: Adoptar medidas urgentes para combatir el cambio climático y sus efectos con las siguientes metas de aplicación directa a este Avance:

13.1 Fortalecer la resiliencia y la capacidad de adaptación a los riesgos relacionados con el clima y los desastres naturales en todos los países.

13.2 Incorporar medidas relativas al cambio climático en las políticas, estrategias y planes nacionales.

13.3 Mejorar la educación, la sensibilización y la capacidad humana e institucional respecto de la mitigación del cambio climático, la adaptación a él, la reducción de sus efectos y la alerta temprana.

Objetivo 14: Conservar y utilizar sosteniblemente los océanos, los mares y los recursos marinos con las siguientes metas

14.2 De aquí a 2020, gestionar y proteger sosteniblemente los ecosistemas marinos y costeros para evitar efectos adversos importantes, incluso fortaleciendo su resiliencia, y adoptar medidas para restaurarlos a fin de restablecer la salud y la productividad de los océanos.

14.5 De aquí a 2020, conservar al menos el 10% de las zonas costeras y marinas, de conformidad con las leyes nacionales y el derecho internacional y sobre la base de la mejor información científica disponible.

Objetivo 15: Gestionar sosteniblemente los bosques, luchar contra la desertificación, detener e invertir la degradación de las tierras, detener la pérdida de biodiversidad, con las siguientes metas de aplicación directa a este Avance: 

15.1 Para 2020, velar por la conservación, el restablecimiento y el uso sostenible de los ecosistemas terrestres y los ecosistemas interiores de agua dulce y los servicios que proporcionan, en particular los bosques, los humedales, las montañas y las zonas áridas, en consonancia con las obligaciones contraídas en virtud de acuerdos internacionales.

15.2 Para 2020, promover la gestión sostenible de todos los tipos de bosques, poner fin a la deforestación, recuperar los bosques degradados e incrementar la forestación y la reforestación a nivel mundial.

15.3 Para 2030, luchar contra la desertificación, rehabilitar las tierras y los suelos degradados, incluidas las tierras afectadas por la desertificación, la sequía y las inundaciones, y procurar lograr un mundo con una degradación neutra del suelo.

15.4 Para 2030, velar por la conservación de los ecosistemas montañosos, incluida su diversidad biológica, a fin de mejorar su capacidad de proporcionar beneficios esenciales para el desarrollo sostenible.

15.5 Adoptar medidas urgentes y significativas para reducir la degradación de los hábitats naturales, detener la pérdida de la diversidad biológica y, para 2020, proteger las especies amenazadas y evitar su extinción.

15.9 Para 2020, integrar los valores de los ecosistemas y la diversidad biológica en la planificación nacional y local, los procesos de desarrollo, las estrategias de reducción de la pobreza y la contabilidad.

Como se puede apreciar algunas de las metas señaladas no se ha conseguido finalizar en el plazo inicialmente estimado, pero siguen siendo unas metas a conseguir.

2. Desarrollar las Directrices de Ordenación Territorial (DOT) en la franja del litoral en una doble línea: 

    • Pormenorizando la ordenación en el ámbito del litoral según las Directrices de Ordenación del Medio Físico y en materia de Infraestructura Verde.
    • En forma de condicionante superpuesto en materia de adaptación al cambio climático en atención a la subida del nivel del mar.

3. Consensuar un Programa de Actuación integrado que recoja las distintas iniciativas administrativas, urbanísticas y de recuperación y de adaptación del espacio litoral al reto del cambio climático, tanto desde el punto de vista de la responsabilidad competencial entre los distintos organismos e instituciones implicadas como desde la responsabilidad económico-financiera de las inversiones que se deben plantear.

Objetivos particulares

  1. Considerar en su conjunto el litoral vasco como un valioso patrimonio natural sobre el que es preciso arbitrar medidas de protección que aminoren los impactos derivados de la importante dinámica de implantación de actividades.
  2. Considerar en la planificación territorial y urbanística los efectos del cambio climático, como un condicionante superpuesto que abarca todo el ámbito del PTS, contribuyendo a través de sus propuestas de adaptación a los impactos previstos por el cambio climático a mejorar la resiliencia.
  3. Aportar los criterios, directrices y normas básicas que deben observarse en la elaboración de los planes territoriales parciales (PTP) y en el planeamiento urbanístico a escala municipal que contribuyan a proteger el litoral y a permitir el desarrollo de propuestas de adaptación al cambio climático, definiendo previamente una cartografía temática de impactos y vulnerabilidades y planteando propuestas de ordenación que permitan la reducción de los impactos.
  4. Compatibilizar la ordenación propuesta por el PTS en el ámbito de aplicación del mismo con el régimen de usos establecido por la legislación de costas, en el dominio público marítimo-terrestre y en la zona de servidumbre de protección y con la normativa vigente aprobada por la administración hidráulica competente en el ámbito de sus competencias.
  5. Coordinar el Plan con los demás instrumentos de planeamiento territorial, ambiental o de ordenación natural operantes en el litoral y en las rías.
  6. Introducir el concepto “infraestructura verde” en el Litoral con la intención de preservar y reforzar los servicios que nos ofrece la naturaleza, lo que sin duda permitirá una mejor adaptación al reto del cambio climático, proponiendo si fuera preciso a la Administración competente criterios consensuados para el señalamiento de Zonas de Especial Protección a efectos de la aplicación del artículo 42 de la Ley 2/2013 de Protección y Uso sostenible del litoral y de modificación de la Ley 22/1988, de Costas y su Reglamento.
  7. Lograr una óptima coordinación de actuaciones territoriales y urbanísticas entre las Administraciones que operan sobre el litoral y su entorno terrestre (Administraciones Central, Autonómica y Local) bajo el previo y obligado respeto a las competencias administrativas de cada parte y de los mecanismos de coordinación en vigor.
  8. Promover la potenciación de la Senda del Mar definida en las DOT a lo largo del litoral con el fin de conseguir el disfrute de los entornos litorales en base a su calidad paisajística ecológica.

Planificación sectorial

Asimismo, el plan debe ser coherente con los Planes Territoriales Parciales que abarcan el ámbito definido en la Revisión y Adaptación del PTS de Protección y Ordenación del Litoral de la CAPV al Reto del Cambio Climático que seguidamente se relacionan: Área Funcional de Bilbao Metropolitano; Área Funcional de Mungialdea; Área Funcional de Busturialdea-Artibai; Área Funcional del Bajo Deba; Área Funcional de Urola Kosta y el Área Funcional de Donostialdea-Bajo Bidasoa.

También con los PTS de Protección y Ordenación del Litoral de la Comunidad Autónoma del País Vasco (en adelante, CAPV), el PTS de Zonas Húmedas, el PTS de Ordenación de Ríos y Arroyos del CAPV y el PTS Agroforestal de la CAPV.

Así como los siguientes planes de ordenación de carácter ambiental, como son el Plan Rector de Uso y Gestión de la Reserva de la Biosfera de Urdaibai, aprobado definitivamente en 2016 y de aplicación al suelo no urbanizable de 22 municipios del Área Funcional de Busturialdea-Artibai correspondientes a la Reserva de la Biosfera del Urdaibai, el Plan Especial de Protección y Ordenación de los recursos naturales del área de Txingudi, aprobado en el año 1994 en el municipio de Irun y en el año 2001 en el municipio de Hondarribia, los Planes de Ordenación de los Recursos Naturales (PORN) de la red de Espacios Naturales Protegidos de la CAPV. Así como los Planes de Gestión de las ZEC y ZEPAS de la Red Natura 2000. En el ámbito de este trabajo existen 20 espacios que se integran dentro de la Red Natura 2000, algunos con sus límites incluidos en los ámbitos ya citados en este apartado, como el correspondiente al Plan Rector de Uso y Gestión de la Reserva de la Biosfera de Urdaibai.

Vertiente del Cambio climático en el PTS

Tal como se ha avanzado, el PTS del Litoral vigente no contempla la influencia del cambio climático en la ordenación territorial del Litoral por una razón evidente ya que en los años de redacción de este PTS, años 2000-2004, el conocimiento sobre el cambio climático y la consecuente subida del nivel del mar se ceñía a un grupo de investigadores científicos con muy poca repercusión social y con unas hipótesis de posibles influencias del cambio climático que han ido evolucionando y se han podido valorar sus posibles impactos.

Con la aprobación de las DOT en el año 2019, surge de manera clara la necesidad de realizar una revisión del PTS actual incorporando la variable del cambio climático en dicho PTS como un condicionante superpuesto y que afecta, por tanto, a todo el ámbito del mismo. Dada la trascendencia de esta variable en el Litoral que produce impactos en el Medio Biofísico, pero sobre todo en el Ámbito Urbano e Infraestructuras, obliga a replantearse los objetivos y el ámbito territorial del PTS vigente para poder abarcar toda la problemática que el cambio climático, y particularmente el incremento del nivel del mar, trae consigo.

De esta manera, pues, es necesario añadir la importancia que va a tener el cambio climático en todo el territorio de la Comunidad Autónoma del País Vasco y de manera clara y evidente en el Litoral y por lo tanto es obligado a considerarlo en toda su probable dimensión en la planificación territorial del mismo. Este documento, pues, pretende realizar propuestas de ordenación que permitan la adaptación del ámbito del PTS a dicho reto con la finalidad de conseguir que el territorio sea más resiliente y por lo tanto menos vulnerable al cambio climático.

En concreto, el PTS realiza varias propuestas referentes a la adaptación al cambio climático, así como a la protección y ordenación del litoral:

 Propuestas de adaptación al cambio climático

 Las diferentes propuestas de adaptación al cambio climático realizadas en el Avance son diferentes según se trate del Ámbito Urbano o del Ámbito Rural y según se analice el impacto del cambio climático por incremento del nivel del mar, por incremento de la intensidad de la lluvia durante las tormentas o por el incremento de las islas de calor.

En el Ámbito Rural el principal impacto lo produce el incremento del nivel del mar y se centra principalmente en las marismas, dunas y playas, aunque sin duda este impacto también se producirá en acantilados y riberas de las rías, si bien su efecto será menor. Las soluciones propuestas en el Avance en el Ámbito Rural han sido las siguientes:

  • Propuestas en Marismas. Las propuestas en marismas son diferentes según su situación ya que se dan dos posibles tipologías en función del terreno. Si la zona de marisma pertenece a un antiguo molino de marea y la zona de almacenamiento de agua se va reconvirtiendo en marisma, al elevarse el nivel del mar se podría rellenar el fondo de la zona de almacenamiento con material que permitiera la recuperación de la vegetación marsimal que se “ahogaría” por estar demasiado tiempo bajo el agua. Para ello sería necesario un proyecto que definiera el tipo de relleno, la altura del mismo y el programa de revegetación necesaria para su recuperación. Esta actuación se podría realizar en la marisma de Txipios en el Butroe o Ría de Plentzia o en la marisma de Marierrota en Mendexa (Ría del Lea).

Si la zona que se propone su reconversión en marisma está alta, sería necesario realizar unas labores de excavación, creación de zonas de almacenamiento a una altura adecuada en función del nivel del mar previsto y canales de comunicación con la ría correspondiente. Esta manera de actuar ya sea ha realizado de forma exitosa en las marismas del Barbadun en Muskiz con la recuperación de terrenos ocupados anteriormente por Petronor y en la marisma de Saria en la ría del Oria. Este tipo de actuación se propone de forma clara en mayoría de las rías con el fin de favorecer el desarrollo de estas marismas dado su gran importancia ecológica y su comportamiento como sumideros de CO2.

Estas actuaciones se deben desarrollar previo estudio de viabilidad que permita contar con la aprobación de la actuación, proyecto de restauración de la marisma y ejecución de la obra con especial seguimiento de la revegetación planteada. Las mismas se pueden planificar en función de la superficie de marisma que se puede llegar a recuperar y de la pérdida de marisma que se produce en cada ría según la inundabilidad por subida del nivel del mar.

  • Propuestas en Dunas. Si las dunas son interiores, como las dunas artificiales del Urdaibai, se podría pensar en un recrecido de las mismas a medida que sube el nivel del mar para que su superficie no se encuentre disminuida, siempre y cuando la actuación no suponga un obstáculo al desagüe de las avenidas fluviales. En cambio, las dunas exteriores en general el máximo impacto que se genera es la posibilidad de erosión de los pies de las mismas que las puedan desestabilizar. En este sentido destaca la gran duna de Zarautz ya que el resto se encuentran en general protegidas de los temporales marinos y la actuación propuesta consiste en estabilizar el pie de la duna a base del empleo empalizadas de madera, pilotes de madera que permite estabilizar el talud de la duna, geosintéticos para evitar el movimiento de la arena y de vegetación de duna del tipo arbustivo de gran resistencia a la ola.

 Estas posibles actuaciones en dunas se deben desarrollar previo un análisis de alternativas que permita estudiar la estabilidad de las dunas actuales frente a temporales mediante un modelo de erosión y a partir de él, plantear las posibles soluciones de cara a realizar un proyecto de estabilización y regeneración de la duna y su vegetación.

  • Propuestas en Playas. El impacto en playas por incremento del nivel del mar va a ser muy importante de manera que con las pleamares vivas cercanas a las equinocciales varias playas casi se quedan sin superficie seca e incluso alguna desaparece completamente. No se propone en este Avance ninguna actuación ya que posibles actuaciones de incremento del volumen de arena para aumentar la playa seca deben de ir acompañada de estudios previos de la hidrodinámica del litoral que aseguren la estabilidad de la actuación frente a temporales importantes con el fin de plantear una solución viable, estudios que se podrían realizar en casos concretos, pero se escapan del alcance de este documento de Revisión del PTS del Litoral.

En el Ámbito Urbano el principal impacto lo produce también el incremento del nivel del mar y se centra principalmente en la inundación ya sea por marea, hasta la máxima marea meteorológica, por importante pleamar y ola y por importante pleamar e inundación fluvial.

En este Avance se han propuesto medidas adaptativas para evitar esta inundación diferenciadas según se trate de Ámbitos Desarrollados en donde la ciudad está ya construida y son necesarias medidas que impidan la entrada de agua para evitar las inundaciones, Ámbitos Desarrollados en proceso de Regeneración Urbana en donde pueden existir oportunidades de elevación de las cotas de inundación para evitar el impacto dela subida del nivel del mar y Ámbitos con Potencial de Nuevos Desarrollos Urbanísticos en donde de forma obligada se deberá colocar las cotas de urbanización por encima del posible impacto del incremento del nivel del mar. Paralelamente estas medidas deben resguardar a estos ámbitos del impacto de la ola y de las inundaciones fluviales sin crear nuevos problemas aguas arriba de los mismos.

Las soluciones físicas de estas propuestas son variadas y depende del Ámbito urbano de que se trate y de alguna forma se resumen a continuación.

En los Ámbitos Desarrollados situados a cotas bajas por debajo de la máxima pleamar meteorológica del escenario RCP 8.5 del año 2100 deberán tener unas defensas que impidan la entrada del agua del mar o de la ría a base de muretes o pretiles, barandillas continuas, formación o recrecidos de terraplenes conformados mediante motas o terrenos elevados. Estas defensas deberán ser adecuadas para contener la inundación fluvial, la de la ola, en su caso y por supuesto la inundación por marea meteorológica. Seguidamente se señalan una serie de defensas para este tipo de problemas.

Propuestas de protección y ordenación del litoral de la CAPV

  • Propuesta de Elevación al grado de “Especial Protección” de las masas arbóreas autóctonas de carácter relíctico o de escasa representación en el litoral vasco, principalmente los encinares cantábricos, que están situados actualmente en las categorías de “Mejora Ambiental”, “Forestal” y “Agroganadera y Campiña: Paisaje Rural de Transición”, no incluidos en alguna zona de ZEC.
  • Categorización de las playas del Litoral de la CAPV. En este Avance se ha propuesto inicialmente que todas las playas se sitúen en la categoría de “Especial Protección”, salvo aquellas playas que se han considerado más urbanas con uso intensivo de las mismas, que se propone categorizarlas como “Sistemas Generales. Espacios Libres”. En el apartado 6.2 de este Avance se define una tabla en donde se indica la categoría de cada playa analizada en este Avance.
  • Propuesta de trazado del itinerario “Senda del Mar” definido en las DOT, entre Hondarribia y Kobaron en Muskiz, lo que permite su enlace con la Senda del Litoral de la Costa Vasca (Francia) y con la Ruta del Litoral Cantábrico en Cantabria.

La Senda del Mar se configura con la unión de dos tramos de sendos Grandes Recorridos (GR) de Gipuzkoa y Bizkaia, concretamente el tramo costero del GR-121 “Talaia Ibilbidea” de la vuelta a Gipuzkoa y la ruta de la costa del GR-123 “Vuelta a Bizkaia”. Este itinerario presenta ocasionalmente pendientes muy acusadas, tramos difíciles y estrechos, por lo que se pueden volver inaccesibles para personas de movilidad limitada. Además, existen etapas de una longitud superior a 20 Km con abundantes subidas y bajadas por lo que no es recomendable para todo el público en general, si bien en general existen tramos alternativos menos exigentes pero que en varias ocasiones ocultan el mar.

Esta propuesta debe de ser estudiada con mayor profundidad en las siguientes fases de esta Revisión de PTS analizando la dificultad de la accesibilidad universal de la misma en todos sus tramos o indicando criterios que permitan evaluar su dificultad por tramos de cara a la necesaria información de la misma, analizando la posibilidad de proponer sendas alternativas en los casos de dificultad media o grande.

  • Propuesta de Ampliación de la Red Natura 2000 en Jaizkibel y Ulia a la zona del medio marino con una superficie aproximada de 13.000 hectáreas frente a los acantilados de Jaizkibel y Ulia, que forme parte de la Red Natura 2000 creando de esta forma, junto con Txingudi y las zonas francesas que forman parte de la Red Natura 2000, uno de los corredores ecológicos marinos más importantes y diversos del Atlántico Europeo. En total el corredor ecológico tendría una superficie de 27.000 hectáreas marinas, que correrían de forma paralela a lo largo de unos 35 km costeros.

Conclusión

Es una buena noticia que el País Vasco haya puesto su empeño en la necesidad de revisar y adaptar el PTS con el fin de abordar el cambio climático. De esta manera se espera que, con las medidas propuestas y que resulten del proceso de participación y de tramitación del plan, logren incrementar la resiliencia de la costa al cambio climático y de integrar la adaptación al cambio climático en la planificación y gestión de la costa.

También es de esperar que se consideren los riesgos derivados del cambio climático en la planificación del territorio, la necesidad de que esta planificación integre medidas para propiciar la adaptación progresiva y la resiliencia frente al cambio climático, así como la adaptación de las normativas actuales a los efectos derivados del cambio climático.

Finalmente, también es positivo que se considere la mejora del conocimiento sobre la vulnerabilidad y resiliencia de las especies y hábitats frente al cambio climático fijando adecuadas estrategias de conservación, previendo la mejora y restauración de ecosistemas y la definición de las medidas necesarias para asegurar dicha conservación en los espacios naturales protegidos y en la Red Natura 2000.

Y sería deseable que esta iniciativa vasca para retar al cambio climático en el litoral, fuera trasladable al conjunto de administraciones del territorio.

Laia Soriano-Montagut Jené

lsorianomontagut@terraqui.com
https://www.linkedin.com/pub/laia-soriano-montagut-jen%C3%A9/33/487/87b
Linkedin

Fotografía Principal: Donosti. Archivo EFE/Javier Etxezarreta

Abogada, licenciada en Derecho por la Universidad de Lleida (2000). Estancia de un año académico en la Università degli Studi di Ferrara (1998-1999). Master en Dirección urbanística e inmobiliaria por la UAB (2001) y Máster Profesional de Estudios Territoriales y Urbanísticos, con el diploma de Técnica Urbanista por la Universidad Politécnica de Cataluña, la Universidad Pompeu Fabra y la Escuela de Administración Pública de Cataluña ( 2009). Cuenta con más de quince años de ejercicio profesional en la administración pública local y autonómica, y también en el ámbito privado desde el año 2012. Especialista en derecho administrativo, territorial y urbanístico. Secretaria de la Asociación Española de Técnicos Urbanistas desde el año 2015 y de su Agrupación Catalana. 10 años de ejercicio profesional fundamentalmente en la administración pública local y autonómica. Especializada en derecho administrativo, territorial y urbanístico.

 

 

Creadores de Opinión Verde #CDO es un blog colectivo coordinado por Arturo Larena, director de EFEverde 

Esta tribuna puede reproducirse libremente citando a sus autores y a EFEverde

Otras tribunas de Creadores de Opinión Verde (#CDO)




Secciones:   
Un equipo de periodistas especializados en periodismo e información ambiental de la Agencia EFE www.efeverde.com y www.efefuturo.com