El lobby del mueble favorable al nuevo plan de economía circular. Por (*) Alexandra Farbiarz Mas (Terraqui)

La industria europea del mueble se posiciona favorablemente ante el nuevo plan de economía circular, aunque señala que actualmente no hay una hoja de ruta diseñada para la transición hacia una economía circular.

La Confederación europea de Industrias del mueble, la EFIC, que agrupa muchas de las patronales y entidades europeas del sector, así como alguna de las empresas más importantes del mismo, ha presentado su position paper respecto al nuevo plan de economía circular.

Desde el punto de vista de la «circularidad», los productos de mobiliario son complejos debido a la amplia gama de materiales utilizados en su producción, pero, según el sector, las industrias europeas de muebles están listas para colaborar con las instituciones europeas para crear herramientas adecuadas que permitan a la industria moverse hacia la circularidad.

Para ello el sector pide:

  1. Armonización legislativa para promover normas internacionales y un enfoque armonizado a través de las fronteras.
  2. Límites en la acción legislativa de la UE: las posibles medidas reglamentarias a nivel de la UE podrían apoyar al sector en la definición de lo que se debe lograr, como, por ejemplo, promover la reducción de las emisiones o la disminución en la generación de los residuos, pero debería confiar a la industria las soluciones técnicas para alcanzar objetivos específicos.
  3. Definiciones legislativas claras y con un lenguaje común: la legislación debe proporcionar definiciones para una serie de parámetros, como, por ejemplo, el alargamiento de la vida útil, la durabilidad, la reparabilidad, la reutilización, la reciclabilidad, entre otros. Esta claridad es necesaria para que todas las partes interesadas actúen bajo un mismo entendimiento, así como para proporcionar información medible y armonizada para los consumidores.
  4. Una transición realista con un enfoque que garantice una transición gradual, sostenible y en acorde con los principios de la economía circular: para ello se pide a los legisladores que adopten formas armonizadas y razonables de presentación de informes para evitar acciones costosas entre los diferentes mercados. Por ejemplo, existe una necesidad urgente de armonización de sistemas de Responsabilidad Ampliada del Productor (RAP) en toda la UE, que permitan alinear presentaciones sobre el tipo de información, cuándo y cómo (véase también el punto 10) debe ser reportada. La transición a la economía circular no debería suponer ningún coste adicional, ni cargas ni desventajas competitivas no deseadas entre las empresas de la UE. Se debe garantizar una competencia justa para las empresas que operan en el sector.
  5. Apoyo a las empresas: es necesario habilitar condiciones que apoyen una economía más circular como oportunidades de innovación e inversión para desarrollar y desplegar nuevas tecnologías, infraestructura y modelos de negocio circulares. Las PYMES necesitarán un apoyo específico para alcanzar nuevos objetivos y aumentar su competitividad. Además, se necesita promover incentivos para que los productores tengan en cuenta las consideraciones ambientales a lo largo de la vida útil de los productos, desde la fase de diseño hasta el final de la vida útil.
  6. Diálogo con las partes interesadas y colaboración con el mundo académico: las mejores prácticas pueden ser la base de la elaboración de nuevas normativas. Debe mantenerse un diálogo continuo con los interesados y es fundamental una estrecha colaboración entre la industria y el sector académico (institutos de investigación y desarrollo, universidades, etc.), ya que será necesario investigar varios aspectos.
  7. Cadena de valor: las cadenas de valor deben abordarse desde arriba hasta los proveedores y de éstos hacia su propia cadena de valor. El seguimiento de las sustancias de riesgo, la elaboración de instrumentos pertinentes para este fin y la recepción de suficientes aportaciones de los proveedores es de suma importancia.
  8. Fase de producción: la transición del diseño tradicional al diseño del ciclo de vida es un factor clave para mejorar la circularidad de los productos, y el diseño de los productos debe ser un elemento clave de las políticas de productos sostenibles. Los objetivos del sector del mueble son:

a) un uso eficiente de materiales de acuerdo con su impacto ambiental;

b) un diseño circular de los productos, de modo que se potencie la reparabilidad y la durabilidad de los productos mediante los cuatro bucles circulares (reutilización, renovación, refabricación y reciclado)

c) un uso responsable de los productos químicos, evitando los productos químicos preocupantes, como las sustancias peligrosas (es decir, los retardantes de llama).

Es importante tener en cuenta que la interacción entre el diseño circular, el uso de materiales (que tienen un potencial diferente para la circularidad y el impacto climático) y los diferentes modelos empresariales es compleja y la fase de producción tiene que ser abordada desde diferentes ángulos:

a) combinando el diseño circular con modelos empresariales;

b) involucrando a diseñadores, técnicos y arquitectos;

c) interactuando estrechamente con los proveedores.

En definitiva, el Ecodiseño es una poderosa herramienta para promover la circularidad, sin embargo, las normas de ecodiseño no deben ser demasiado agresivas, ya que los criterios no pueden aplicarse de la misma manera a todos los productos y pueden ser difíciles de aplicar en determinados ámbitos, por ejemplo, debido a la falta de licitaciones. Por consiguiente, la contratación pública ecológica es un instrumento muy importante para impulsar los principios del ecodiseño. Los modelos de negocio basados en productos mejorados, rediseñados y remanufacturados deben ser promovidos y apoyados.

9. Fase del consumo: mejorar la conciencia social para apoyar la circularidad es clave. Para ello es importante el uso de instrumentos de información transparentes, comparables y armonizados a nivel de la UE (y sobre la base de definiciones internacionales) que proporcionen las principales características de los productos de mobiliario. La información al consumidor debe centrarse en los materiales utilizados, criterios de salud y seguridad y criterios circulares (reparabilidad, durabilidad, reciclabilidad). La información al consumidor no debe hacerse sólo mediante el etiquetado. La proliferación de instrumentos voluntarios para promover la calidad y la falta de armonización de los mismos han llevado a confusión a los consumidores. Las licitaciones circulares son un motor principal para que los gobiernos apoyen la circularidad y deben estar orientadas a la circularidad y no a los precios. Por último, el cumplimiento de la Directiva 2001/95/CE, de 3 de diciembre de 2001, relativa a la seguridad general de los productos, la legislación sobre responsabilidad del producto y la legislación REACH necesitan ser abordados, especialmente cuando se trata de muebles de segunda mano.

10.Fase de gestión de residuos: la armonización de las normas sobre residuos en toda la UE es un requisito previo para cerrar los círculos de manera eficiente y fomentar una mayor cooperación entre los Miembros Estados, ya sea en la generación, como en la recogida, la clasificación y el tratamiento de residuos. Los residuos deben convertirse en un recurso. El sector de la gestión de los residuos debe ser potenciado en su totalidad, con las inversiones necesarias para mejorar la infraestructura de tratamiento de residuos. Las industrias de muebles apoyan la aplicación de la jerarquía de residuos de la UE. La EFIC cree que el mercado de la UE para los materiales secundarios debería mejorarse (lo que aumentaría la competitividad de los materiales reciclados y su seguridad), incluido el desequilibrio de precio y calidad entre las materias primarias y las secundarias. La falta de información sobre sustancias preocupantes en los artículos de los proveedores y la falta de herramientas para la trazabilidad de los productos químicos socava el futuro tratamiento de los materiales y la eliminación de residuos, por lo que la política debe buscar opciones para hacer frente a estos obstáculos. Deben abordarse los productos químicos que plantean graves problemas para el flujo de materiales, como los retardantes de llama, los metales pesados y los ftalatos, incluidos los obstáculos técnicos y jurídicos que llevan al uso de ciertos productos químicos en la producción cuando no son necesarios. En este sentido, cabe destacar que la EFIC también forma parte de la Alianza para el Mueble Libre de Retardantes, denominada SAFE FURNITURE y que también hace poco ha presentado un position paper  para solicitar a las instituciones europeas que se aborde el uso innecesario y no deseado de productos químicos que impiden la circularidad y los objetivos climáticos. Las industrias del mueble también ven el beneficio de la armonización de la RAP de la UE y están dispuestos a entablar conversaciones con las instituciones de la UE para lograr este objetivo mediante la aportación de conocimientos técnicos específicos del sector. La armonización de los sistemas de RAP a nivel de la UE es clave tanto para los requisitos de información como para la eco-modulación de las tasas.

El documento de posición de la EFIC demuestra que la economía circular abre los sectores más allá de su propia actividad y requiere la interacción de distintos actores para que pueda desplegarse plenamente. A su vez, este documento deja de manifiesto la dificultad de las instituciones para proponer escenarios de transición entre la economía lineal y la economía circular, lo cual parece del todo necesario si realmente se quiere poder llevar a cabo el cambio de paradigma socioeconómico que supone el Pacto Verde Europeo. Finalmente, deja clara la necesidad de clarificar y armonizar normas y sistemas de Responsabilidad Ampliada del Productor a nivel europeo como elementos esenciales para acompañar este cambio

Pueden acceder al documento completo en este enlace.

 

Alexandra Farbiarz Mas
afarbiarz@terraqui.com
http://www.terraqui.com
Linkedin

Comunicóloga, formadora y coach. Licenciada en Sociología por la UB (1997). Máster en Comunicación Científica, especializada en Biotecnología y Medio Ambiente por la Universidad Pompeu Fabra (2000) y Máster en Coaching Personal por la Escuela Coach Creativo (2009). Especializada en mejora de la comunicación para organizaciones y personas, cuenta con más de 10 años de experiencia como responsable de comunicación para entidades públicas y privadas, como divulgadora y como organizadora de eventos técnicos y culturales, principalmente en el sector del medio ambiente.

 

 

Otras tribunas en #CDO

Esta tribuna puede reproducirse libremente citando a sus autores y a Efeverde

Creadores de Opinión Verde #CDO es un blog colectivo coordinado por Arturo Larena, director de EFEverde 




Secciones: