El agua que consumamos mañana será el agua que sepamos optimizar hoy. Por (*) Ana Gascón (Coca-Cola Iberia)

En un mundo en el que la población crece a un ritmo de unos 80 millones de personas al año, es fundamental que exista un equilibrio entre la producción y la distribución de los recursos naturales. En el caso del agua dulce, el crecimiento demográfico, la urbanización, la industrialización y el aumento de la producción y el consumo han generado una demanda cada vez mayor, lo que según los expertos podría provocar un déficit mundial del 40% en el año 2030. Evitar esa cifra está en nuestra mano y podemos hacerlo: existe agua suficiente para cubrir nuestras necesidades, solo tenemos que hacer e impulsar una gestión eficiente de ella.

En el caso de Coca-Cola, es un recurso imprescindible para el desarrollo de nuestra actividad: aproximadamente, el 90% de una Coca-Cola sabor original es agua, lo que la convierte en su ingrediente principal, al igual que ocurre con el resto las bebidas que integran nuestro porfolio. Esto nos hace ser plenamente conscientes de su valor, pero también nos atribuye una enorme responsabilidad en lo que se refiere a una gestión eficiente y responsable de este recurso tan preciado.

En Coca-Cola hace tiempo que asumimos esa responsabilidad. Por eso, en materia de agua, en el año 2010 asumimos el compromiso de devolver a la naturaleza el equivalente al 100% del agua que contienen nuestras bebidas para el año 2020. En el año 2015, ya habíamos conseguido superar ese objetivo a nivel mundial. Hasta la fecha, ya hemos devuelto a la naturaleza más de 1 trillón de litros de agua en todo el mundo, algo que hemos conseguido gracias al impulso que hacemos desde Coca-Cola de proyectos de reabastecimiento, recuperación y ahorro de agua a lo largo de toda la cadena de valor. Además, gracias a la puesta en marcha de distintos programas e iniciativas como WASH, hemos contribuido a que más de 8,6 millones de personas de 76 países tengan acceso a agua potable.

Estos datos globales son la suma del trabajo que realizamos en todas y cada una de las regiones en las que estamos. Pocas empresas son tan globales como nosotros y a la vez tan locales; en el caso de Coca-Cola en España, impulsamos diferentes actuaciones y proyectos ambientales a través de nuestra estrategia de sostenibilidad “Avanzamos” para España y el resto de Europa Occidental. Lo hacemos mano a mano con ONGs, universidades, institutos tecnológicos, organismos públicos y otros agentes locales expertos en la conservación del agua, con el objetivo de contribuir a mejorar el equilibrio hídrico y asegurar el agua potable en todas las regiones en las que operamos, especialmente en las zonas de estrés hídrico. Esto nos ha permitido, en 2019, devolver a la naturaleza el equivalente al 129% del agua lo que supone un volumen de 3.782 millones de litros de agua.

Lo hacemos a través de programas como ‘Misión Posible’, en los que trabajamos en la regeneración de la biodiversidad y la optimización del uso del agua en entornos naturales clave de España, de la mano de WWF. Impulsamos también el ahorro y la recuperación del agua en entornos naturales a través de iniciativas como la restauración de la desembocadura del río Guadalhorce en Málaga, la creación de un filtro verde en la Albufera de Valencia o la restauración ecológica integral -a través del proyecto ‘Plantando Agua’- del manantial turolense de Fuenmayor afectado por un incendio forestal en 2009.

Pero la gestión eficiente del agua en Coca-Cola se promueve principalmente tomando medidas de puertas para dentro. Innovando en el desarrollo de proyectos que nos permitan la optimización de procesos como el tratamiento de aguas o los procesos de limpieza. Todo ello, con un compromiso muy claro: reducir nuestro consumo de agua en un 20% entre 2010 y 2025.

Hacer una gestión eficiente y sostenible del agua es posible. Cuando se trata del agua, no tenemos otra alternativa y está en nuestras manos. Si queremos que las futuras generaciones sigan teniendo acceso a agua potable, es necesario que gobiernos, industrias, compañías y empresas tomen consciencia cuanto antes de que sin agua no hay desarrollo posible.

Afortunadamente, iniciativas globales como los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la ONU han marcado una hoja de ruta común que ha permitido alinear los esfuerzos de todos por lograr un mundo más sostenible. En materia de agua, estableciendo unas metas que contribuyan a garantizar su disponibilidad y su gestión de manera sostenible. Porque, por mucho que el mundo avance, las sociedades cambien y el consumo aumente, juntos podremos lograr hoy que un gesto tan sencillo como abrir el grifo sea universal, sostenible y esté al alcance de todos el día de mañana.

(*) Ana Gascón, directora de Responsabilidad Corporativa de Coca-Cola Iberia

_________________

 Creadores de Opinión Verde #CDO es un blog colectivo coordinado por Arturo Larena, director de EFEverde

Esta tribuna puede reproducirse libremente citando a sus autores y a EFEverde

Otras tribunas de Creadores de Opinión Verde (#CDO)

 




Secciones:   
Un equipo de periodistas especializados en periodismo e información ambiental de la Agencia EFE www.efeverde.com y www.efefuturo.com