La medida de la economía circular y su impacto en la gestión empresarial

La medida de la economía circular y su impacto en la gestión empresarial. Por (*) Elena Ruiz (Forética)

La medida de la economía circular y su impacto en la gestión empresarial. Por (*) Elena Ruiz (Forética)

El nuevo modelo económico que propone la economía circular supone la primera oportunidad de generar un cambio en la forma de producir y consumir desde la revolución industrial, buscando desvincular el crecimiento económico del consumo de recursos y el impacto ambiental, asegurando una economía más eficiente y una sociedad más próspera bajo los límites planetarios.

Este cambio, además, se presenta como la solución para acelerar la respuesta a los retos más urgentes a los que nos enfrentamos, evidenciados en los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) y sus metas correspondientes, que presentan una visión holística y conectada del desarrollo sostenible.

El contexto empresarial

Las empresas son, sin duda, gran parte de la respuesta a este reto, aunque existen todavía ciertas limitaciones que no permiten acelerar dicha transición con la velocidad necesaria.

Entre ellas, está la necesidad de crear un contexto empresarial que vincule las oportunidades financieras y sociales con los retos del planeta, avanzando en la integración de modelos de negocio que permitan incrementar la rentabilidad y minimizar los costes de operación empresariales bajo la economía circular, creando mercados que hagan rentables las materias primas secundarias.

Pero, además, es necesario avanzar sectorialmente, ya que los retos y las soluciones son muy distintas para cada sector de actividad. Otro de los retos más apremiantes para acelerar la transición hacia un modelo de economía circular es poder llevar a cabo una medición del avance de la circularidad, contando con un marco que ofrezca un lenguaje común y que permita medir el progreso de las organizaciones y compararlos a nivel global.

Una referencia

Una referencia a seguir es el avance en este sentido en acción climática, donde existen marcos empresariales comunes (Greenhouse Gas Protocol, Climate Disclosure Project –CDP- o el Task Force on Climate-related Financial Disclosures del Financial Stability Board) que permiten medir y comparar el progreso de las organizaciones.

De manera progresiva, las empresas más avanzadas en términos de integración de una aproximación circular ya han comenzado a medir el desempeño de sus acciones a partir del diseño de marcos propios, o utilizando los marcos ya existentes. Sin embargo, todavía queda un gran gap de medición y de comprensión del impacto de las acciones vinculadas con la economía circular en el sector empresarial.

De hecho, son muchas las definiciones existentes de economía circular, que dependen del sector, del alcance y de los potenciales impactos, y que no se centran únicamente en indicadores ambientales, sino que también tienen en cuenta indicadores sociales como la calidad de vida, la salud y el bienestar y la generación de empleo.

Por tanto, es necesario seguir avanzando en la creación de un marco de medición que cuente con indicadores que permitan medir el impacto de las organizaciones en material circular, yendo más allá de la mera eficiencia de recursos (agua, energía, materias primas), sino que pueda traducirse en decisiones estratégicas a nivel empresarial y que permitan, además, cuantificar su impacto a nivel global vinculado con la consecución de los ODS y sus metas.

Midiendo la economía circular

Debido al alcance de este reto, el Grupo de Acción de Economía Circular de Forética, en colaboración con Factor 10 del World Business Council for Sustainable Development (WBCSD), ha centrado sus esfuerzos en seguir generando conocimiento en la medida de la economía circular en el sector empresarial.

Fruto del trabajo, se ha publicado un documento titulado “La medición de la economía circular. Marcos, Indicadores e Impacto en la Gestión Empresarial”, en el que se presenta una hoja de ruta basada en tres preguntas claras: qué medir, cómo medir y para qué medir.

Dicha hoja de ruta pretende servir como herramienta práctica y de inspiración para aquellas organizaciones que quieran conocer su nivel de avance hacia un modelo de economía circular, vinculando el progreso con la estrategia de negocio y la agenda global.

Desde Forética, queremos agradecer el esfuerzo y el compromiso de las empresas que forman parte del Grupo de Acción de Economía Circular, desde el que seguiremos trabajando para seguir acompañando a las organizaciones en la generación de conocimiento sobre el avance empresarial hacia una gestión de su actividad más responsable con el planeta y las personas.

(*) Elena Ruiz es coordinadora del Grupo de Acción de Economía Circular de Forética.

Forética.  




Secciones: