De Chiribiquete a la COP21 Por Luis Germán Naranjo (*) WWF

Un visitante mira a través de las gafas 3D que anuncian la Amazonía peruana en la COP21.

Tribuna de Luis Germán Naranjo (*), para  Creadores de Opinión Verde #CDO, en la blogosfera de @efeverde con ocasión de la COP21 de París.

Luis Germán Naranjo *, WWF Colombia.-  Hace unas pocas semanas, buscando pájaros en el corazón de la Amazonia colombiana, experimenté lo más parecido a una epifanía. Allí, en las mesetas del Parque Nacional Chiribiquete, cuando el diminuto helicóptero que me dejó en compañía de un grupo de naturalistas y arqueólogos se perdía en la distancia, pude vislumbrar el más profundo significado de los últimos lugares que aún permanecen fuera del alcance de la civilización contemporánea.

No se trata solamente de la ausencia casi absoluta de cualquier traza de presencia humana reciente. En un espacio como Chiribiquete, se entiende a plenitud que estamos a merced de las fuerzas que han construido su paisaje a lo largo de millones de años y que, a pesar de su magnitud, esas mismas fuerzas responden a su vez a procesos y dinámicas de escala planetaria.

La selva amazónica que encierra las extraordinarias formaciones geológicas de esta área protegida es una expresión de las condiciones climáticas imperantes en el norte de América del Sur desde hace 10.000 años y la vegetación de las mesetas y las altas torres de roca esculpidas por el agua y el viento da una imagen de lo que debió haber sido la región antes de esa época, cuando los ríos que hoy nutren sus bosques regaban entonces vastas sabanas.

Más allá del horizonte en el que desaparece el helicóptero, el avance de la frontera agropecuaria acerca la pretensión humana de transformar en paisajes “productivos” territorios cuya vocación evidente se expresa en su rica biodiversidad, en la presencia de pueblos indígenas y en la provisión de servicios ecosistémicos de alcance planetario. Y esta última función vuelve a hacerse visible hoy en París en el marco de la COP21.

CVqR-z5WoAA4fHvEn un mundo que se transforma cada vez con mayor rapidez, la creación y el mantenimiento de las áreas protegidas es cada vez más imperioso, especialmente en regiones como la Amazonia, en las cuales los paisajes poco transformados todavía ofrecen la posibilidad de ser resilientes ante el cambio global. Gracias a ellas, la funcionalidad ecológica que hizo posible la evolución del mayor patrimonio biológico de la Tierra puede mantenerse, al igual que algunos de los procesos responsables por la regulación del clima global.

Pero para que esta capacidad pueda manifestarse, es preciso que la protección de los ecosistemas claves en la regulación climática tenga un alcance geográfico suficientemente grande. Por esta razón, los sistemas regionales de áreas protegidas, lo mismo que los esfuerzos transfronterizos, son cada vez más necesarias. Este tipo de estrategias, en las que el todo es más que la suma de las partes, no solamente es costo-efectiva sino que además permite poner en marcha planes sectoriales ambiciosos que contribuyen al desarrollo de medidas de adaptación y mitigación del cambio climático.

Por otra parte, el futuro de las áreas protegidas en este contexto requiere aproximaciones innovadoras que tengan en cuenta las dinámicas climáticas en sus planes de manejo adaptativo. La conservación climáticamente inteligente de la biodiversidad debe ser el mapa de ruta que oriente la administración del patrimonio natural de los países amazónicos. Por lo tanto, además de nutrirse de las respuestas milenarias de los pueblos indígenas ante la variabilidad del clima regional, debe tener en cuenta consideraciones ecológicas a la escala del bioma, tales como la conectividad, la representatividad y la redundancia de distintos tipos de ecosistemas.

La magnitud de esta tarea es apenas digna de la riqueza del patrimonio natural que está en juego. Sin embargo, la pasión de quienes luchan hoy en París en la COP21 puede conseguir que las áreas protegidas tengan un espacio entre los compromisos y acciones que se deriven de las negociaciones de esta semana.

* Luis Germán Naranjo es Director de Conservación, WWF Colombia

Fotografía: EFE/Guillaume Horcajuelo

Otras tribunas en #CDO

Esta tribuna puede reproducirse libremente citando a su autor y a EFEverde

Otras tribunas de Creadores de Opinión Verde (#CDO)

Creadores de Opinión Verde #CDO es un blog colectivo coordinado por Arturo Larena, director de Efeverde Efefuturo

     



Secciones: