Cuenta atrás para la Transición Energética en España. Por (*) Emilio Mínguez Torres

(* ) Emilio Mínguez Torres (UPM).-  La transición hacia la descarbonización de nuestro modelo energético es, hoy, una realidad. Una realidad de la que todos los agentes involucrados en el sector energético son conscientes y coinciden en la necesidad de abordar una transición energética que permita frenar el cambio climático, cuyas consecuencias son cada vez más visibles. La Unión Europea quiere liderar esta transición hacia un consumo de energía limpia, comprometiéndose a reducir las emisiones de CO2 en, al menos, un 40% hasta 2030 y estos objetivos son innegociables, tal y como expresó Daniel Navia, Secretario de Estado de Energía.

Pero para que esta transición avance con éxito, es fundamental definir objetivos ambiciosos que permitan un futuro más sostenible, pero que, al mismo tiempo su implantación sea realista, razonable y eficiente. Además, resulta imprescindible que en este proceso de descarbonización de la economía no se deje al margen a ningún sector y se produzca un cambio de paradigma en donde el foco se ponga en el consumidor energético global.

En este contexto y con el propósito de generar un espacio de debate sobre la Transición Energética en España, se celebró la jornada “Cuenta atrás para la Transición Energética en España” el pasado 17 de octubre en Madrid. El evento, organizado por Energía y Sociedad y la Escuela Técnica Superior de Ingenieros Industriales de la Universidad Politécnica de Madrid, comenzó con la ponencia de Daniel Navia, Secretario de Estado de Energía, que expuso el camino que tiene que seguir España para enfrentarse a esta Transición Energética que estamos ya viviendo.

Transición energética

El Secretario de Estado señaló que se debe luchar contra el cambio climático, ya que es un desafío importante para la sociedad y nuestro sistema energético en su totalidad debe cumplir con este desafío. Durante este recorrido se producirán cambios en el uso de la producción, de los distintos modos de generación y en el papel de los operadores energéticos. Destacó que desde la regulación no se debe cerrar la puerta a las tecnologías tradicionales, que tendrán un papel fundamental en esta transición.

La jornada continuó con la celebración de dos mesas de debate, en las que participaron los principales agentes del sector energético a nivel nacional. En la primera mesa se expusieron los desafíos a los que se enfrenta España en este camino, mientras que en la segunda se abarcaron cuestiones sobre su financiación. Entre los diversos temas que se expusieron en la jornada, me gustaría destacar varios aspectos, que considero clave para que España consiga una Transición Energética exitosa.

Renovables

En primer lugar, en el transcurso de la jornada quedó patente la importancia que tendrán las energías renovables en el nuevo modelo energético al que nos enfrentamos y la necesidad de incrementar su representatividad dentro del mix de generación de España. Sin embargo, es importante que el despliegue de esta nueva capacidad renovable se haga de una manera controlada, paulatina y equilibrada, valorando siempre el esfuerzo económico y apostando en cada momento por la tecnología que sea más eficiente.

El principal desafío al que se enfrenta el sistema energético derivado del despliegue de este tipo de tecnologías es garantizar la seguridad de suministro. Las tecnologías renovables son, por naturaleza, intermitentes y necesitan de potencia de respaldo que sea capaz de abastecer a las necesidades de los consumidores cuando éstas no se encuentren disponibles.

Nuclear

La energía nuclear puede suponer una alternativa a la hora de disponer de la capacidad firme que necesita nuestro sistema energético. Además, no es menos importante, que la energía nuclear es una energía que no produce emisiones, y que contribuye a alcanzar los objetivos medioambientales establecidos por la Unión Europea. El cierre prematuro de estas centrales derivaría en una subida del coste de generación de entre el 25%-30% cuyo principal afectado sería el consumidor final. La sustitución de la generación nuclear por otras tecnologías deberá de realizarse de forma ordenada y planificada, hasta que haya alternativas viables para el sistema. Aunque, tal y como se comentó en el transcurso de la jornada, el problema al que se enfrentan las centrales nucleares ante el alargamiento de su vida útil no es un problema técnico sino de viabilidad económica.

Gas natural

El gas natural, como tecnología de transición, también tiene que tener un papel relevante dentro de este proceso de cambio a 2030. Los ciclos combinados aseguran la capacidad de respaldo en la generación eléctrica, por lo que son fundamentales en el mix de generación. Sin embargo, para que puedan seguir cumpliendo esta función, es necesario el diseño de un mecanismo regulatorio que ayude a esta tecnología a recuperar sus costes variables y hacerla, de esta forma, viable económicamente.

En segundo lugar, igual que se debe medir el impacto de la Transición Energética sobre aspectos medioambientales y técnicos, es preciso evaluar sus consecuencias en la sostenibilidad económica, dado que la energía es un factor clave para la competitividad de la economía de nuestro país.

En este sentido, no hay duda en que el sector eléctrico debe continuar con el proceso de descarbonización, impulsando las energías renovables más competitivas y desarrollando un suministro firme de bajas emisiones y capaz de satisfacer la demanda. Sin embargo, es necesario acelerar la electrificación de la economía, involucrando a otras actividades económicas en la Transición Energética hacia una economía descarbonizada, especialmente, al sector transporte.

Transporte

Si bien es cierto que el sector transporte ha venido realizando esfuerzos para reducir sus emisiones, aún está lejos de poder contribuir de una manera significativa al cumplimiento de los objetivos. Aunque, tal y como se comentó en la jornada, el sector transporte está comprometido con su transformación hacia una efectiva descarbonización de la economía.

Fiscalidad ambiental

La lucha contra el cambio climático debe contar con la decidida implicación de todas las actividades económicas. Hasta ahora, el 88% de los costes de esta transición para la descarbonización los ha estado asumiendo el consumidor eléctrico. Por ello, es necesario equilibrar el esfuerzo entre los distintos sectores para que los costes sean asumidos por toda la sociedad. Papel fundamental en este aspecto tendrá que tener una fiscalidad medioambiental bien articulada bajo el principio de “quien contamina paga” (concepto que se nombró en numerosas ocasiones a lo largo de la jornada) que, además de no ser perjudicial para el desarrollo de las economías, ayudará al cumplimiento de los objetivos medioambientales aprobados por la comunidad internacional.

En definitiva, el sector energético junto con otros sectores importantes de nuestra economía, como el sector transporte, tienen un papel clave en este desafío de liderar la transición energética. Pero, para que esto se pueda producir, se necesita una profunda transformación del modelo energético actual, virando hacia un nuevo modelo más sostenible, no solo medioambientalmente, sino también económicamente, además de que sea un modelo capaz de cubrir la demanda energética de manera segura, flexible y a precios asequibles para los consumidores.

(*) Emilio Mínguez Torres 

Director de la Escuela Técnica Superior de Ingenieros Industriales de la Universidad Politécnica de Madrid

NOTA: Este artículo forma parte del servicio de firmas de la Agencia EFE al que contribuyen diversas personalidades, cuyos trabajos reflejan exclusivamente las opiniones y puntos de vista de sus autores.

Otras tribunas de Creadores de Opinión Verde (#CDO)Creadores de Opinión Verde #CDO es un blog colectivo coordinado por Arturo Larena, director de Efeverde Efefuturo      

EFEverde de la Agencia EFE media partner de la CMNUCC en COP23

EFEverde de la Agencia EFE media partner de la CMNUCC en COP23




Secciones:   
Un equipo de periodistas especializados en periodismo e información ambiental de la Agencia EFE www.efeverde.com y www.efefuturo.com