¿Cómo afecta la pandemia del coronavirus a los objetivos climáticos de la UE para 2030? Por (*) Robert Jeszke /F.Heller (EA.es)/versión española

La pandemia de coronavirus podría ralentizar este año los planes iniciales de la Unión Europea (UE) para aprobar una Ley Climática europea, así como otra serie de propuestas normativas y estrategias políticas relacionadas con la protección del medio ambiente, asegura Robert Jeszke, experto del Centro para Análisis Climáticos y Energéticos (CAKE), en una tribuna publicada inicialmente por EURACTIV.com, socio de EFE.

La pandemia del coronavirus que golpea duramente a Europa y al mundo ha ralentizado notablemente el debate sobre el Pacto Verde de la UE. La crisis sanitaria estalló poco después de que se presentara la propuesta de Ley Climática de la UE, con objetivos de incrementar los objetivos de reducción de emisiones del bloque para 2030 de los actuales 40% al 50-55%, en comparación con los niveles de 1990. De momento, son aspiraciones que quedan “en la nevera”.

En el mercado de carbono de la UE, el actual precio de los derechos de emisión (EUA, por sus siglas en inglés) refleja cada vez más un clima inversor negativo provocado por la pandemia de coronavirus, lo cual tiene amplio impacto en los mercados financieros globales.

La pandemia ha provocado una caída de las emisiones de las industrias cubiertas por el régimen comunitario de comercio de derechos de emisión (EU ETS), reduciendo la demanda EUA lo cual se ha traducido en una bajada de precios nunca vista desde 2014. Los precios de mercado al contado en febrero (2020) estuvieron por encima de 25 euros por derecho (de emisión) y cayeron a entre 15 y 16 euros a mediados de marzo, antes de volver a rebotar hasta el actual nivel cercano a los 20 euros.

A pesar de la incertidumbre en torno al impacto de la Covid-19 en la economía europea, podemos intentar analizar los objetivos para 2030 propuestos por la Comisión Europea y sus implicaciones en el mercado del carbono, sobre todo porque la Comisión todavía no ha presentado su evaluación de impacto.

El Centro para el Análisis del Clima y la Energía (CAKE) aborda esas cuestiones en su último trabajo, en el cual estudia el impacto de una horquilla de reducción de entre el 50 y el 55% para 2030. El objetivo es analizar cómo un objetivo de reducción más ambicioso afectará al rendimiento de los sectores ETS y no-ETS.

En especial, un incremento en el nivel de ambición climática global de la UE necesita de una revisión de los objetivos aprobados tanto para los sectores ETS como no-ETS, además de otras normas fundamentales como la Directiva de Energía Renovable y la Directiva de Eficiencia Energética.

¿Aumento de los precios EUA?

En general, los objetivos climáticos tienen un impacto en la oferta de derechos de emisión, y, como consecuencia, en el precio del carbono. En el marco de la actual directiva ETS, la cantidad  total de derechos de emisión para el período 2013-2020 se ha reducido anualmente de forma lineal por un valor fijo (cerca de 38 millones), correspondiente a un Factor Lineal de Reducción (FLR) de 1,74% comparado con el primer año. A partir de 2021, se aplicará un FLR del 2,2%, para alcanzar un objetivo de reducción del 43% para 2030 (respecto a las emisiones de 2005).

Desde CAKE consideramos que lograr el nuevo objetivo de reducción 50-55% necesitará unos  niveles de reducción de 52% y 57% respectivamente en el ETS. Ello equivale a una reducción anual de derechos (de emisión) de 62.13 o 71.83 millones respectivamente (FLR=3,2% o 3,7%).

Aprobar un objetivo de reducción más elevado se traducirá en un sensible aumento de los precios EUA. La reducción de un 50% del objetivo UE incrementará el precio EUA hasta los 34 euros en 2025 y 52 euros en 2030, mientras que el objetivo del 55% se traducirá en un aumento de 41 euros en 2025 y 76 euros en 2030.

La previsión de aumento de los costes de cumplimiento para las instalaciones ETS debido a objetivos climáticos más ambiciosos sería, en 2030, de 10.000 millones de euros y de 18.000 millones de euros para un objetivo entre el 50 y el 55% respectivamente.

Difícil todavía calibrar el impacto final de la pandemia

Por otro lado, el aumento del precio EUA tendría un impacto significativo en el sector energético de la UE, lo cual redundaría en una eliminación gradual más rápida del carbono de la producción eléctrica, que sea sustituida principalmente por energías renovables.

Los precios EUA dependerán en gran medida –tanto en un marco a mediano y largo plazo- de cuál sea la amplitud de la pandemia, la gravedad de la recesión que venga después y el tamaño asociado de la reducción de emisiones EU ETS.

Es un gran reto prever con exactitud cuál será el impacto de la pandemia tanto en las emisiones totales de la UE como en los precios del carbono, pero la metodología de CAKE permite realizar unas estimaciones preliminares. Adoptemos una opción “optimista” de una reducción de emisiones ETS del 10% debido a la crisis por el coronavirus, y su recuperación a niveles anteriores a la crisis en 2023. Ese escenario no prevé cambios significativos en la previsión del nivel de precios para 2030 a condición de que las instalaciones no cambien drásticamente sus comportamientos en la cobertura de riesgos. El mecanismo de Reserva de Estabilidad del Mercado (MSR) operativo en el ETS debería poder gestionar sin problemas la situación y eliminar rápidamente el excedente del mercado.

¿Una reducción general de las subastas de derechos?

Las estimaciones de CAKE sugieren que al aplicar esos supuestos, entraría en circulación en los próximos años un excedente extra de EUA: 170 millones en 2020; 260 millones en 2012; y 200 millones en 2022. No obstante, ese crecimiento del excedente podría reducirse en cerca del 20% si la UE eleva sus objetivos de reducción al 55%.

Teniendo en cuenta que el MSR eliminará durante un período de tiempo más prolongado los derechos de emisión en el mercado, eso seguramente reducirá el conjunto de subastas de derechos en el ETS. El excedente debido a la crisis, después de todo, permanecerá en las cuentas de las instalaciones ETS y reducirá la demanda y los precios.

Podemos anticipar una bajada temporal de la demanda de derechos de emisión, incluso a un precio relativamente bajo, lo cual se traducirá en la cancelación de algunas subastas. No obstante, el asunto de las potenciales cancelaciones de subastas es relevante, dado que la oferta, este año, será mayor, debido a la reanudación de las subastas de Reino Unido, que el año pasado se suspendieron con el ”brexit”.

Claramente, las ambiciones climáticas de la UE dependen de las cadenas globales de suministro, especialmente de las importaciones de los mercados asiáticos, incluido el sector energético y su capacidad para comprar componente de tecnología renovable de China. Ello requiere de soluciones en el marco del Pacto Verde europeo, que garanticen una mayor “resiliencia” de nuestras economías y cadenas de suministro sólidas para poder afrontar situaciones similares de crisis en el futuro.

Obviamente, una transformación tan profunda y rápida no sería posible sin grandes inversiones tanto de la UE como de los presupuestos nacionales de los Estados miembros del bloque. Lograr una meta de reducción más ambiciosa necesita de una reflexión más profunda del papel del ETS en la financiación de esa transformación, y también requiere poner sobre la mesa de debate la posibilidad de aumentar el futuro apoyo financiero, por ejemplo a partir del Fondo de Modernización. Esto es especialmente importante dado que la actual crisis obliga a todos los Estados miembros de la UE a destinar miles de millones de ayuda para afrontar de inmediato las nuevas amenazas a la salud pública y a la economía del bloque.

A la postre, la pandemia del coronavirus  podría ralentizar este mismo año la aprobación de la Ley Climática Europea y de toda una serie de propuestas políticas relacionadas con el Pacto Verde europeo.

(*) Robert Jeszke es jefe de Estrategia y Análisis de CAKE en el Centro Nacional para la Gestión de Emisiones (KOBiZE), integrado en el Instituto de Protección Medioambiental – Instituto Nacional de Investigación de Polonia.

Fotografía principal: EFE/J. J. Guillén

Otras tribunas en #CDO

Creadores de Opinión Verde #CDO es un blog colectivo coordinado por Arturo Larena, director de EFEfeverde de la Agencia EFE

 




Secciones:   
Un equipo de periodistas especializados en periodismo e información ambiental de la Agencia EFE www.efeverde.com y www.efefuturo.com