COP24, la necesidad de una mayor Ambición Climática y una Transición Justa. (*) Por Carlos García Soto

COP24, la necesidad de una mayor Ambición Climática y una Transición Justa. (*) Por Carlos García Soto

 Polonia ha registrado esta semana temperaturas bajo cero y sin embargo ha sido el punto más caliente del planeta. Allí Gobiernos de todo el mundo han empezado a decidir el clima que tendremos en el futuro y, como consecuencia, su impacto sobre las generaciones que nos sigan.

Estamos en el COP24 o Cumbre del Cambio Climático de 2018 en Katowice y las expectativas de la sociedad, que mira preocupada hacia Polonia, son muchas.

El informe de 1.5oC, el nuevo escenario de negociación

Esta Cumbre del Clima ha venido precedida por la publicación del informe especial del IPCC sobre el calentamiento global de 1.5oC que hemos revisado más de 790 científicos. El informe nos deja las cosas claras. Ya hemos consumido 1oC de calentamiento global de los 2oC que nos comprometimos a no superar en el Acuerdo de París, y al ritmo actual alcanzaremos 1.5oC entre 2030 y 2050. Los compromisos de reducción de CO2 actuales tampoco nos llevan demasiado lejos. Con las reducciones comprometidas por los Gobiernos hasta el momento alcanzaremos 3.4oC en vez de los 2oC acordados. En 2019 y 2020 cuando el mundo negocie de nuevo sus objetivos de mitigación esperemos que se logren mayores compromisos.

El informe especial del IPCC también nos indica que limitar el calentamiento global a 1.5oC (en vez de los 2ºC) es esencial para evitar las peores consecuencias del cambio climático. Más allá de 1.5oC el clima se vuelve más incontrolable. Ya hemos visto las consecuencias de un calentamiento global de 1oC; una mayor frecuencia e intensidad de eventos meteorológicos extremos, impactos en la agricultura (por sequias, cambios en la estacionalidad y plagas), impactos en la salud (olas de calor más frecuentes, incremento de vectores de enfermedades tropicales), el aumento de flujos migratorios… España es un país especialmente vulnerable al cambio climático. Será un desafío la desertificación de su mitad sur, el incremento de precipitaciones torrenciales en la cuenca mediterránea y la mayor incendiabilidad de las regiones forestales. Un calentamiento global de 1.5oC no es seguro, pero 2oC es mucho peor. Y esta observación del informe especial del IPCC ha cambiado o debería cambiar el escenario de la negociación entre Estados.

Europa incluida España se ha comprometido ya a reducir las emisiones de efecto invernadero un 40% de aquí al 2030 (sólo quedan 12 años) y al 90% en el 2050, de acuerdo con este nuevo escenario.  Pero falta la ambición global. Y por ello el Secretario General de la ONU, Antonio Guterres, ha convocado a los Gobiernos a una reunión extraordinaria en Nueva York en septiembre 2019 a fin de impulsar los compromisos.

Tres declaraciones del COP24: Transición Justa, Electromovilidad y Bosques

Limitar el calentamiento global a 1.5oC requiere una transición rápida pero también una transición justa. Y por ese motivo el COP24 ha lanzado este 4 de diciembre la Declaración de Silesia para una Transición Justa y Solidaria.  La Declaración ha sido ya firmada por 49 Estados incluida España, y reconoce los desafíos que deben afrontar los sectores, ciudades y regiones fuertemente dependientes de los combustibles fósiles, y la importancia de asegurar un futuro de calidad a los trabajadores afectados.  La Declaración también subraya las oportunidades de empleo de una economía baja en emisiones y resistente al cambio climático; y compromete a los Gobiernos a la creación de empleo de calidad en las acciones de reducción de emisiones y en los planes de adaptación. La Declaración es así una confirmación por parte de los Estados de que los problemas medioambientales, económicos y sociales necesitan ser abordados de una manera integrada y coherente, como proponen los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la Agenda 2030.

La Declaración de Silesia para una Transición Justa y Solidaria no es la única sino una de las tres declaraciones clave que la presidencia polaca del COP24 ha promovido este año.  El transporte representa globalmente el 14% de las emisiones y, a fin de abordarlo en la Cumbre, Polonia ha impulsado la Declaración del Partenariado para la Electromovilidad.  El objetivo es crear de forma conjunta las condiciones económicas, sociales, culturales y legales para el desarrollo de la movilidad eléctrica, y potenciar modelos de transporte innovadores y sostenibles.  En la Declaración, presentada este 5 de diciembre, participan no sólo los Estados, sino también las Regiones, las Comunidades Autónomas, las Ciudades y las ONGs. Los gobiernos locales, con una mayor cercanía a la sociedad y una gran capacidad de acción, son así reconocidos por el COP y por los Estados parte de la Convención como grandes protagonistas en la lucha contra el cambio climático.

Y la tercera declaración, titulada Declaración Ministerial de Silesia, Bosques para el Clima, que se hará pública este próximo 12 de diciembre, y que llama a los Estados a conservar e incrementar los sumideros naturales de CO2.  El Acuerdo de París representa un deseo y un esfuerzo colectivo para alcanzar un balance entre emisiones de CO2 y su absorción natural en la segunda mitad de siglo; y la gestión sostenible de los bosques es una pieza clave de esta neutralidad climática.  No hay futuro sin combatir el cambio climático, pero tampoco hay futuro sin bosques. Un aspecto clave de la Declaración será el impulso a las sinergias y complementariedades de las tres Convenciones de Naciones Unidas:  Cambio Climático (UNFCCC), Biodiversidad (CBD) y Desertificación (UNCCD).

Con esta última declaración, las iniciativas de la presidencia del COP24 incluyen los tres componentes de la acción contra el cambio climático: la Naturaleza (la Declaración Bosques para el Clima), la Tecnología (la Declaración para la Electromovilidad) y la Sociedad (la Declaración para una Transición Justa y Solidaria), y manda con ello un mensaje de esperanza y acción a los ciudadanos.

 … y la Justicia Intergeneracional

 No quiero terminar sin hacer una referencia expresa al principio de Justicia Intergeneracional.  Este principio implica que las necesidades de las generaciones futuras deben ser cubiertas de igual o mejor manera que las de las generaciones presentes, e incluye temas tan diversos como las pensiones, la extinción de especies, la protección del medio ambiente y el cambio climático. Sin duda alguna la Justicia Intergeneracional debe guiar nuestras acciones y decisiones presentes sobre el clima porque están dejando una huella permanente en el futuro.

(*) Carlos García Soto es científico titular y coordinador de relaciones internacionales del IEO y forma parte del Grupo de 25 Expertos de Naciones Unidas para la elaboración del informe mundial WOA-2.

Sigue a Carlos García Soto en @CGarciaSoto_IEO

 Creadores de Opinión Verde #CDO es un blog colectivo coordinado por Arturo Larena, director de EFEverde y EFEfuturo 

Esta tribuna puede reproducirse libremente citando a sus autores y a EFEverde

Otras tribunas de Creadores de Opinión Verde (#CDO)

     

 




Secciones: