Cambio climático y océanos: una relación cada vez mas crucial

Dentro de unas horas participaré en la Cumbre del Clima de Naciones Unidas, invitada como miembro de la Global Ocean Commission, una iniciativa cuyo objetivo es el de hacer visibles las causas y las consecuencias de la degradación de los oceanos (incluyendo la interdependencia entre el cambio climático y la salud de los océanos)  y proponer soluciones …

Dentro de unas horas participaré en la Cumbre del Clima de Naciones Unidas, invitada como miembro de la Global Ocean Commission, una iniciativa cuyo objetivo es el de hacer visibles las causas y las consecuencias de la degradación de los oceanos (incluyendo la interdependencia entre el cambio climático y la salud de los océanos)  y proponer soluciones concretas para revertir dicho proceso.

La Global Ocean Commission (GOC) ha aprovechado los más recientes avances del conocimiento científico en esta materia – en particular los incluidos en el ultimo informe del IPCC -, y ha contado,ademas, con aportaciones adicionales de numerosos expertos para profundizar en algunas áreas especificas.

El resultado de nuestro trabajo es el informe “From Decline to Recovery: a rescue package for the Global Ocean”, accesible en nuestra web www.globaloceancommission.org, en el que se identifican ocho propuestas ,cuya implementación supondría , estamos convencidos,un cambio significativo en las tendencias actuales.

Mas de 260.000 personas han firmado ya una petición dirigida al Secretario General de Naciones Unidas para que se tengan en cuenta dichas propuestas, tanto en las negociaciones para el establecimiento de los nuevos Objetivos de Desarrollo post-2015 (desde la GOC defendemos la conveniencia de fijar un objetivo explícito para la preservación de los oceanos),  así como en las negociaciones sobre cambio climático.

Hasta ahora, apenas se ha tenido en cuenta el importante papel del océano,que,-ademas de producir la mitad del oxigeno que respiramos, así como alimentos para tres mil millones de personas-, actúa como un gran sumidero de CO2 ( absorbe entorno al 25% de las emisiones de gases de efecto invernadero),  y posee tambien la extraordinaria capacidad de almacenar mas del 90% del aumento de la temperatura del planeta.

El papel de los oceanos resulta incluso mas importante que el de los bosques, reconocidos progresivamente como valiosos agentes en la lucha contra el cambio climatico.

Sin embargo, las funciones del oceano resultan seriamente amenazadas por el propio calentamiento global, que esta produciendo la rápida acidificación de las aguas marinas y con ello la alteración de su composición química y de su biodiversidad : según la Organización Metereologica Mundial,desde el inicio de la era industrial la acidificación ha reducido en un 30% la capacidad de absorción de CO2 por parte del océano, y se prevee que a finales de este siglo se haya perdido el 80% de dicha capacidad.

Desde 1950 los cambios producidos globalmente no tienen precedentes. La temperatura de la atmósfera y los océanos ha aumentado, el nivel del mar se ha elevado y las concentraciones de gases de efecto invernadero se han incrementado. (EFE)

Desde 1950 los cambios producidos globalmente no tienen precedentes. La temperatura de la atmósfera y los océanos ha aumentado, el nivel del mar se ha elevado y las concentraciones de gases de efecto invernadero se han incrementado. (EFEverde)

Lamentablemente, el océano no aparece de forma explícita en la agenda de la Cumbre del Clima que comienza mañana: ni dentro de las ocho ” Áreas de accion”, para las que se piden compromisos concretos a los líderes politicos y a las grandes empresas,ni en las ” Sesiones temáticas”, donde se compartirán las posibles respuestas al desafío del cambio climatico. Un verdadero ” pecado por omisión”, como acaban de denunciar en un comunicado publico los tres vicepresidentes de la GOC: José María Figueres, Trevor Manuel y David Milliband. Una manifestación mas de la enorme distancia que separa el conocimiento científico de su aplicación practica…Y que ha dejado fuera de este encuentro nada menos que a las tres cuartas partes de nuestro planeta.

Pero no hay tiempo ni para la resignación ni para el desconcierto.

Las graves consecuencias de la interaccion entre cambio climatico y salud de los oceanos son ya muy evidentes, y exigen respuestas urgentes : la mayor frecuencia e intensidad de los fenómenos metereologicos extremos ( huracanes, inundaciones, tornados…),la subida del nivel del mar, la desaparición masiva de corales y de otras especies marinas.,,significan riesgos crecientes, en particular para las poblaciones mas vulnerables de las zonas costeras y de las pequeñas islas. No es de extrañar que precisamente la GOC haya establecido una solida alianza con los SIDS ( los pequeños Estados insulares en desarrollo), cuyos habitantes se alimentan, casi en exclusiva ,de recursos pesqueros en claro declive, y viven permanentemente expuestos al avance imparable del mar..

En el contexto de la negociación internacional sobre cambio climatico, la situación de los SIDS supone una dramática evidencia de la denominada ” injusticia ecologica’: aunque sus ciudadanos apenas han contribuido al calentamiento global , sufren sus efectos de forma desproporcionada – como sucede también en Centroamerica y en el conjunto del continente africano-.

Afortunadamente, las modernas tecnologías de la comunicacion permiten hoy acceder a informacion muy valiosa sobre cuestiones globales a un numero creciente de ciudadanos,ofreciendoles argumentos para la accion individual y para la reivindicación colectiva. Ni los gobiernos ni las empresas podran obviar las nuevas exigencias que surgen de esa diseminacion del conocimiento: la preocupación sobre los efectos, presentes y futuros ,del cambio climatico, ha dejado de ser exclusiva de la comunidad científica o de las ONG, como han puesto de manifiesto las importantes movilizaciones civicas del pasado fin de semana. El calentamiento global esta reduciendo ya la capacidad de producir alimentos (procedentes de la tierra o del mar), el acceso al agua potable, las defensas ante catástrofes naturales…y por lo tanto atenta contra derechos básicos de todos los habitantes del planeta.

Por todo ello, resulta imprescindible que la agenda del deseable acuerdo internacional sobre cambio climatico incorpore medidas efectivas para la preservacion del oceano,junto con la imprescindible transicion hacia un modelo economico basado en las energías renovables y en el ahorro y la eficiencia energética.

El prestigioso oceanografo español Carlos Duarte denunciaba hace poco la insuficiencia de recursos destinados a la investigación, imprescindible para comprender cada vez mejor la importancia de los oceanos para la vida humana asi como para diseñar las respuestas mas adecuadas ante su declive. Comparto, por supuesto, esa denuncia. Pero lo que ya conocemos es mas que suficiente para convocar a gobiernos, empresas y ciudadanos en general, a un gran esfuerzo para preservar su equilibrio y su riqueza, como garantía de resiliencia ante el cambio climatico.

Cristina Narbona
Miembro de la Global Ocean Commission

 




Secciones: