Cambio climático: ha llegado el momento de actuar. Por (*) Karl-Heinz Lambertz (Comité de las Regiones)

Cambio climático: ha llegado el momento de actuar. Por (*) Karl-Heinz Lambertz (Comité de las Regiones)

Cambio climático: ha llegado el momento de actuar. Por (*) Karl-Heinz Lambertz (Comité de las Regiones)

Ignorar a los miles y miles de personas que salen a las calles cada semana exigiendo a los líderes mundiales que cumplan las promesas contraídas cuando firmaron el Acuerdo de París de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático en 2015 no solo sería una catástrofe medioambiental, sino un error moral y económico. Los escépticos del clima, que cuestionan la relación entre comportamiento humano y cambio climático, hacen oídos sordos a la ciencia, sí, pero también se arriesgan a pasar por alto las oportunidades económicas y a profundizar la brecha entre los ciudadanos y la política. Todas las instancias de gobierno tienen el deber de actuar o, de lo contrario, serán las generaciones futuras las que paguen las consecuencias.

La ciencia es inequívoca en cuanto al avance del cambio climático. Ya estamos experimentando unas condiciones meteorológicas más irregulares y extremas. Los polos y los glaciares se derriten, sube el nivel del mar y la pérdida de biodiversidad está marcando nuevos máximos. El argumento económico es igualmente convincente: el calentamiento global cuesta 12 000 millones de euros cada año. Pasar a una economía libre de carbono creará puestos de trabajo muy necesarios, hará más competitiva a la UE y reducirá nuestra dependencia energética.

En la trascendental conferencia sobre el cambio climático que se celebra en Nueva York, António Guterres, secretario general de las Naciones Unidas, lanzará un llamamiento a acelerar la acción climática y comprometerse a alcanzar objetivos climáticos más ambiciosos. El mundo cuenta ya con el acuerdo internacional sobre el clima más ambicioso de la historia. Hemos acordado los objetivos, la mayoría de los procedimientos y las normas de aplicación. Aun así, de mantenerse nuestra trayectoria actual, las temperaturas mundiales registrarán un aumento de 3°C de aquí a 2100. Debemos elevar nuestro nivel de ambición, convirtiendo los compromisos en resultados. Nadie puede cumplir estas promesas sin implicar a las comunidades locales, las ciudades y las regiones.

La mitad de la población mundial vive en ciudades, una proporción que probablemente alcanzará el 70 % en 2050. Las ciudades consumen hasta un 80 % de la producción de energía y originan casi la misma proporción de las emisiones mundiales de gases de efecto invernadero. Los entes locales desempeñan un papel central, ya que son responsables de más del 70 % de las medidas de mitigación del cambio climático y de hasta un 90 % de las acciones de adaptación al cambio climático. En un informe publicado esta semana, las Naciones Unidas señalan que la inversión en medidas hipocarbónicas en las ciudades arrojará beneficios de al menos 23,9 billones de dólares de aquí a 2050.

Sin embargo, los entes locales, ciudades y regiones siguen sin contar con una representación oficial en el marco de las negociaciones mundiales sobre el clima. Los compromisos y logros climáticos de las ciudades y regiones aún deben reconocerse y consagrarse formalmente en el Acuerdo de París sobre el Cambio Climático. Teniendo en cuenta que hay quienes afirman que nos quedan solo doce años para cambiar de rumbo, es urgente evaluar e integrar sus esfuerzos. Estas «contribuciones determinadas a nivel local y regional» son vitales para sacar partido de los logros climáticos de las ciudades y regiones.

El Comité Europeo de las Regiones, como asamblea de la UE de los entes locales y regionales, conoce de primera mano el papel central que desempeñan las ciudades y regiones en la acción por el clima. Nuestros miembros poseen competencias directas en ámbitos clave del proceso de descarbonización y hacen esfuerzos cotidianos para vegetalizar las zonas urbanas y desplegar una amplia gama de soluciones sostenibles, que van del transporte a la producción y el consumo de energía, la gestión de residuos y la protección de la biodiversidad. Pero los entes locales necesitan algo más que reconocimiento y apoyo.

Pedimos a los gobiernos y a los Estados que reproduzcan y amplíen el Pacto de los Alcaldes, que hoy cuenta con el apoyo de más de 9 500 ciudades que se han comprometido voluntariamente a superar los objetivos de la UE en materia de clima y energía. Su sistema estructurado de asistencia técnica y financiera está ayudando a los entes locales a realizar la transición verde. El apoyo financiero europeo a través de instrumentos como la Asistencia Energética Local Europea (ELENA), creado hace diez años por el Banco Europeo de Inversiones, ha movilizado hasta ahora alrededor de 6 000 millones de euros en inversiones respetuosas con el medio ambiente para los gobiernos locales.

Mediante el denominado «Pacto Verde», la Unión Europea está haciendo de la transición energética y la descarbonización de la economía su principal prioridad. Europa debe reforzar sus objetivos en materia de energía y clima y mantener la política regional de la UE —la política de cohesión— como instrumento clave para concretizar la acción por el clima. El próximo presupuesto a largo plazo de la UE para después de 2020, actualmente en fase de negociación, debe ser resistente al cambio climático, y los gobiernos deben poner fin a las subvenciones y a las inversiones en combustibles fósiles.

El cambio climático es una de las mayores amenazas que se ciernen sobre nosotros y la verdad innegable es que se trata de una carrera contrarreloj. Es evidente que ninguna acción aislada pondrá fin al calentamiento global: se requiere un esfuerzo concertado por parte de todos los niveles de gobierno, las empresas, la sociedad civil y los particulares. El Comité Europeo de las Regiones ha venido abogando por la neutralidad climática de la UE en 2050 desde antes del Acuerdo de París. Instamos a los Estados de todo el mundo a que presenten sus planes para alcanzar este objetivo, incluida una demostración de cómo asociarán y apoyarán a los entes locales y regionales en el camino hacia la neutralidad climática.

(*)  Karl-Heinz Lambertz es presidente del Comité de las Regiones.

Declaración del presidente del Comité de las Regiones, Karl-Heinz Lambertz con  ocasión de la Cumbre sobre la Acción Climática de las Naciones Unidas celebrada el 23 de septiembre de 2019 en Nueva York.

El Comité Europeo de las Regiones es la asamblea de la UE de los representantes regionales y locales de los veintiocho Estados miembros. Creado en 1994 en virtud del Tratado de Maastricht, su misión consiste en hacer participar a los entes regionales y locales en el proceso decisorio de la UE e informarles acerca de las políticas de la Unión. El Parlamento Europeo, el Consejo y la Comisión Europea consultan al Comité en aquellos ámbitos políticos que afectan a las regiones y ciudades. Para formar parte del Comité Europeo de las Regiones, sus 350 miembros y 350 suplentes deben ser titulares de un mandato electoral o tener responsabilidad política ante una asamblea elegida en sus respectivas regiones o ciudades.

 Creadores de Opinión Verde #CDO es un espacio de opinión colectivo coordinado por Arturo Larena, director de EFEverde
 
Esta tribuna puede reproducirse libremente citando a sus autores y a EFEverde

Otras tribunas de Creadores de Opinión Verde (#CDO)




Secciones: