¿Por qué la apuesta por nuestro sector primario es la mejor estrategia de sostenibilidad? Por (*) Javier Peña

La cuestión de la sostenibilidad medioambiental y de nuestra adaptación a una economía verde abarca cada vez más sectores e implica a más esferas de la sociedad, incluyendo el sector privado. Todos tenemos presente en el imaginario colectivo debates recientes como el de la sostenibilidad en la industria cárnica o la gestión de recursos hídricos en las producciones agrícolas. Como consumidores, también estamos cada vez más formados en sostenibilidad y adaptamos nuestros hábitos de consumo en base a ese conocimiento.

Por ejemplo, es cada vez más habitual que en el momento de compra, seamos conscientes del origen de los alimentos que comemos y sus implicaciones para el clima, priorizando así la producción local. También nos decantamos por productos con envases más sostenibles y que cumplan criterios de circularidad por encima de los que incorporan un packaging excesivo o que presente mayores dificultades para su reciclaje.

Sector primario

En ese sentido, el sector primario español lleva años realizando avances para transformar su modelo de producción en base a criterios de sostenibilidad. Es razonable, e incluso deseable, que exista una opinión pública formada que nos exija a las compañías del sector agroalimentario más compromisos para contribuir a la lucha contra el cambio climático.

Sin embargo, es importante que, junto a estas demandas, tengamos presente un hecho innegable: España solo podrá afrontar una verdadera transformación ecológica si involucra al sector primario como eje fundamental de la sostenibilidad.

O, dicho de otro modo, las producciones agrícolas y ganaderas de nuestro país son un activo medioambiental fundamental que tenemos que impulsar si queremos abordar este gran reto de manera integral.

Cadena de valor

En primer lugar, debemos tener en consideración un elemento clave para entender cómo planteamos las compañías del sector agroalimentario español el desafío de la sostenibilidad: la cadena de valor. Desde el propio bienestar y salud del ganado hasta el envase en el que se distribuye el producto, pasando por el origen local de las materias primas, estamos creando valor a lo largo de toda la cadena.

Valor para el consumidor y para la industria agroalimentaria, sí, pero también valor para el planeta, valor sostenible. Por ejemplo, a través de programas y protocolos específicos de eficiencia productiva se pueden establecer vías de colaboración con los productores locales que vayan más allá de la relación comercial y que permitan desarrollar explotaciones agrícolas y ganaderas más eficientes, optimizar los recursos energéticos e hídricos o mejorar la gestión de los residuos.

De igual manera, es importante tener en cuenta el factor demográfico y sus implicaciones en la transformación ecológica de nuestro país.

Sostenibilidad

El sector primario, por su naturaleza, es un eje vertebrador del territorio y un elemento clave para fijar población en el medio rural y frenar la pérdida de habitantes, impulsando a la par la actividad económica en el agro español.

Impulsar la agricultura y ganadería nacional con recursos económicos, además de herramientas para su digitalización, eficiencia y sostenibilidad significa promover un sector estratégico como es el primario para que sea fuerte y competitivo y, a su vez, haga crecer las economías rurales.

Esto tiene una relación directa con la sostenibilidad, ya que la pérdida de población acarrea consigo el abandono de los recursos naturales en el campo español, lo que provoca una pérdida de la biodiversidad, degrada los terrenos y reduce la absorción de emisiones de CO2 de nuestros cultivos y bosques.

Además, existe un factor adicional, que no por obvio hay que omitir cuando analicemos la sostenibilidad de nuestro sector primario. Tener un modelo de agricultura y ganadería competitivo y diversificado nos permite que bienes básicos y de consumo masivo como son los alimentos sean de origen nacional.

Esto evita mayores cuotas de importación y prioriza la economía de proximidad, lo que también redunda en menos emisiones en la logística y distribución de la cadena de suministro.

Nuestros campos, nuestras explotaciones ganaderas y nuestros agricultores son un activo fundamental de cualquier proceso de transformación ecológica que queramos impulsar.

Y el deber de compañías como Pascual, pero también de la sociedad y de nuestra Administración, es el de apoyar al sector para que pueda ser más verde sin que eso suponga una pérdida de competitividad para el productor local.

 

(*) Javier Peña es director general de Negocio de Pascual.

 

 

 

Creadores de Opinión Verde #CDO es un blog colectivo coordinado por Arturo Larena, director de EFEverde 

Esta tribuna puede reproducirse libremente citando a sus autores y a EFEverde

Otras tribunas de Creadores de Opinión Verde (#CDO)

 

 




Secciones: