Aprender a hacer frente a los desastres naturales en Bangladesh. Por Plan Internacional*

Bangladesh es uno de los países del mundo más propensos a los desastres naturales. Y probablemente lo será aún más como consecuencia del cambio climático. Su baja altitud y sus más de 230 cursos de agua corriente lo convierten en un país extremadamente vulnerable a fenómenos climáticos extremos.

Las inundaciones anuales que provocan las lluvias del monzón y las escorrentías de las cuencas hidrográficas regionales, unidas a los ciclones y las tormentas en las regiones costeras y las sequías en las regiones del norte son algunos de desastres a los que se enfrenta la población de Bangladesh frecuentemente. Los terremotos son un peligro menos frecuente pero potencialmente más devastador, especialmente en el este y el norte del país.

Teniendo en cuenta la vulnerabilidad del país a los desastres, Plan Internacional en Bangladesh está implementando el programa “Preparación y mitigación de los desastres: construcción de comunidades seguras y resilientes”, en línea con el enfoque de Adaptación al Cambio Climático Centrado en la Infancia (4CA por sus siglas en inglés), de manera conjunta con la Misión Ahasania Dhaka y la Asociación del sur de Asia-Bangladesh.

El 4CA es un enfoque que trabaja de manera conjunta con los niños y niñas como agentes de cambio, sus comunidades y las agencias del Gobierno para concienciar sobre el cambio climático y crear soluciones inteligentes adaptadas a las particularidades locales que protejan a la infancia y sus comunidades y promuevan el respeto de los derechos humanos.

Esta herramienta promueve además la adaptación al cambio climático a través de la participación de la infancia y la juventud, en grupos y como individuos, en acciones concretas que hagan sus vidas más seguras y sus comunidades más resilientes al cambio climático y los desastres. Se trata de empoderar a la infancia siendo respetuosos con sus opiniones, sus derechos y su vulnerabilidad.

El proyecto “Preparación y mitigación de los desastres: construcción de comunidades seguras y resilientes” de Plan Internacional se está implementando en los distritos de Dhaka y Barguna, donde la vida está unida inextricablemente a los desastres.

En Barguna, su cercanía al mar y su proximidad a dos ríos la convierten en víctima constante de ciclones, marejadas e inundaciones. La población, en situación de pobreza e inconscientes de sus posibilidades de hacer frente a los desastres, se había resignado a su suerte sin conocer otra vida. Pero en algunas ocasiones las fatalidades son una buena forma de despertar, intentar prepararse para los desastres y conseguir que su impacto sea mínimo.

Los niños y niñas, la clave del trabajo de reducción de riesgo de desastres

Meem, estudiante de quinto grado, puede distinguir si una serpiente es peligrosa o no por las marcas de su mordisco. Como miembro del equipo de primeros auxilios, ha recibido formación para saber cómo enfrentarse a las diferentes lesiones o cortes que pueden ocurrir durante un desastre. Selim, de unos 10 años, sabe qué hacer en caso de encontrar a alguien en shock. “Si alguien está asustado – su sinónimo para decir traumatizado – intentaré distraerlo, cantándole una canción o contándole una historia”. Él es miembro del equipo de trabajo de apoyo psicosocial. Beauty, compañera de clase de Selim, explica el significado de que haya una bandera, dos banderas o tres banderas (que implican diferentes niveles de riesgo de ciclón).

Meem, Selim y Beauty son miembros de los diferentes grupos de trabajo formados en la escuela pública primaria de Lobon Gola. La seguridad en las escuelas es uno de los principales puntos del proyecto y estos equipos se han creado para dar la oportunidad a los niños y niñas de jugar un papel importante en su seguridad y la de sus escuelas.

Los niños y niñas están muy emocionados, como se desprende del relato entusiasmado del aprendizaje de sus tareas. “Se sienten empoderados, fuertes y más seguros de sí mismos cuando tienen una responsabilidad o se les pregunta su opinión”, explica Imamul Azam Shahi, el gerente del proyecto de Plan Internacional.

El entusiasmo de los niños y niñas ha contagiado a sus padres también. Merjina, de 35 años y madre soltera, se sorprendió cuando su hija de 10 años, Sumaiya, le pidió que se involucrara en esta iniciativa para crear colegios seguros. “Descubrí, para mi sorpresa, que mi hija sabía mucho más de ciclones e inundaciones que yo”, dice Merjina con una voz que denota orgullo.

Por curiosidad, habló con un profesor de su hija y acabó formado parte del Comité Escolar de Gestión de Desastres (SDMC, por sus siglas en inglés). La principal responsabilidad de hacer de los colegios espacios seguros recae en este comité, una plataforma de profesores, padres, miembros del comité escolar y los propios niños y niñas. Con el apoyo de una unidad movilizada entrenada, el SDMC analiza metódicamente los riesgos a los que se enfrenta la escuela, identifica soluciones y las lleva a cabo.

El comité de Lobon Gala ha hecho los deberes y en los últimos meses ya ha materializado algunas de las soluciones identificadas, gracias al compromiso y el trabajo de los miembros del SDMC. Afzal Hossain es uno de ellos. Para Afzal, la motivación para participar era simple – la horrible experiencia vivida durante el ciclón Sidr, en 2007, que mató a 400 personas y destrozó vidas y hogares.

Barguna fue una de las áreas más afectadas. Siete años después, a Afzal todavía le estremece el recuerdo de aquel fatídico día. “Todavía recuerdo perfectamente cómo mi primo, que vive en la casa de al lado, buscaba a tientas a su hijo de seis años, que había sido arrastrado por una feroz embestida del agua mientras salían de su casa por seguridad”.

“Encontró a su hijo unos minutos después, pero el terror que vivimos durante esos segundos es indescriptible”, recuerda Afzal. Él tiene un hijo que está en segundo grado en el mismo colegio. “No querría ver a mi hijo en esa situación. A mi ya no me quedan muchos años, pero estos niños y niñas tienen toda la vida por delante. Tenemos que trabajar por su porvenir, por su futuro”, asegura Afzal.

El compromiso comunitario de Merjina o Afzal no ha sido en vano El SDMC ha llevado a cabo algunos de los planes que idearon para reducir el riesgo de desastres, como una carretera de enlace que une el colegio a la carretera principal, un vallado para proteger el terreno del colegio de riadas del canal cercano y un panel solar.

En cuanto a los recursos, parte vinieron del proyecto pero el resto fue aportado por la comunidad, gracias a la generosidad de gente como Afzal. No se trata de grandes intervenciones ni de soluciones indestructibles, pero educar a los niños y niñas en seguridad y darles la oportunidad de participar en estos esfuerzos puede ser el comienzo de un largo camino de cambios positivos y perdurables.

* Plan Internacional es una organización internacional sin ánimo de lucro ni afiliación política ni religiosa centrada en la promoción y defensa de los derechos de la infancia que nació en España en 1937. Actualmente, Plan Internacional trabaja en 70 países y cuenta con más de 9.000 empleados, de los que el 80% trabaja directamente en programas de cooperación, y más de 60.000 voluntarios que contribuyen a cumplir los objetivos de la organización. Plan lleva a cabo proyectos en 51 países en vías de desarrollo que benefician directamente a 81.5 millones de niños y niñas. Es miembro consultivo del Consejo Económico y Social de las Naciones Unidas desde 1981.

Además todas nuestras cuentas son auditadas por PricewaterhouseCoopers y nuestro cumplimiento de los principios de transparencia y buena gestión es analizado por la Fundación Lealtad.

#CDO (Creadores de Opinión Verde) es un blog coral, coordinado por 

Otras tribunas en #CDO

Esta tribuna puede reproducirse libremente citando a su autor y a EFEverde

Creadores de Opinión Verde #CDO es un blog colectivo coordinado por Arturo Larena   , director de EFEferde y EFEfuturo




Secciones:   
Un equipo de periodistas especializados en periodismo e información ambiental de la Agencia EFE www.efeverde.com y www.efefuturo.com