Acabar con la sobrepesca en 2020, uno de los muchos objetivos ambientales no cumplidos. Por (*) Por Lydia Chaparro

La Unión Europea no ha sido capaz de hacer cumplir plenamente con la Política Pesquera Común, que tiene entre sus principales objetivos asegurar una pesca sostenible en 2020. Pasada esta fecha límite, los ministros de pesca de la UE -entre los cuales destaca el ministro español Luis Planas- deberían establecer para 2021 límites de pesca en base a las recomendaciones científicas, a no ser que voluntariamente decidan burlar de nuevo la legislación europea y la correcta gestión de los recursos públicos.

La Política Pesquera Común (PPC), que entró en vigor en 2014, se basó en numerosas evidencias y en un amplio conceso de que se debía poner fin a la sobrepesca en la Unión Europea (UE) en el menor tiempo posible, de lo contrario podría haber graves consecuencias para el medio marino, la industria pesquera, y el abastecimiento de alimentos.

En ella se estableció una fecha límite legalmente vinculante para alcanzar la pesca sostenible “si ello era posible en 2015, […] y a más tardar en 2020 para todas las poblaciones” [1].

Sin embargo, tras más de seis años desde su entrada en vigor, este objetivo continúa lejos de alcanzarse.

Límites de captura

En el Consejo de AgriFish del pasado diciembre, momento en el que se reunieron los ministros de pesca de la UE para acordar los límites de pesca en el Atlántico nororiental para 2020, casi la mitad de los Totales Admisibles de Captura (TAC) -más comúnmente conocidos como límites de captura o cuotas- se establecieron por encima del consejo científico disponible sobre límites de pesca sostenibles o, en su defecto, sobre los límites de pesca precautorios establecidos en las recomendaciones científicas.

Según un análisis exhaustivo, el año pasado los ministros de pesca de la UE establecieron el 46% (51 de 110) de los límites de captura por encima de las recomendaciones científicas [2].

Una decisión claramente irresponsable teniendo en cuenta que 2020 era la fecha límite legal para poner fin a la sobrepesca.

Estas decisiones políticas han provocado que -desde que entró en vigor de la última reforma de la PPC hace seis años- los niveles de sobrepesca en el Atlántico nororiental hayan bajado tan poco, pasando del 53% en 2014 al 38% en 2018 (último año con datos disponibles) [3].

En el Mediterráneo, por su lado, los valores de sobrepesca son aún mayores, puesto que cerca del 87% de las poblaciones evaluadas continúan sufriendo sobrepesca [4].

Sobrepesca

Así pues, con los datos en la mano y teniendo en cuenta que los ministros de pesca de la UE no han sido capaces de cumplir con el compromiso que adquirieron de acabar con la sobrepesca en 2020 a más tardar, no es muy descabellado pensar que este año, de nuevo, numerosos límites de pesca podrían establecerse por encima de los niveles sostenibles (o en su defecto precautorios) recomendados por la comunidad científica.

Un hecho que, de volver a suceder, debería ser rotundamente reprobado por el conjunto de la sociedad.

Por otro lado, recientemente, los líderes de la UE han puesto la restauración del medio natural en lo alto de la agenda política comunitaria, específicamente a través de un nuevo Pacto Verde Europeo y la Estrategia de Biodiversidad, como prioridades para los próximos años con la promesa de establecer objetivos ambiciosos para restaurar los ecosistemas, frenar la pérdida de biodiversidad y ofrecer un futuro sostenible para las industrias europeas.

Por ello, aunque la UE haya anunciado importantes compromisos para crear un futuro más resiliente, es crucial que cumpla e implemente en primer lugar las numerosas obligaciones ya adquiridas, entre las cuales la propia PPC.

Pero, por encima de todo, la UE debe poner en práctica una política ambiental firme, de lo contrario, la posibilidad de frenar la constante degradación del medio marino será aún más costosa, tanto desde la perspectiva económica, como desde la perspectiva social y ambiental.

Quedan pocos meses para que finalice 2020, un año que, incluso con todos los retos sociales y ambientales pendientes, sigue siendo una fecha clave en la que los ministros de pesca de la UE entre los cuales destaca el ministro español Luis Planastienen la oportunidad de seguir el criterio científico a la hora de establecer los límites de pesca y asegurar una correcta gestión de los recursos públicos.

Recuperar la salud del océano es factible, pero solo si se toman medidas urgentes.

Lydia Chaparro

Por el contrario, ignorar la ciencia hará todavía más difícil -y costoso- afrontar los desafíos que siguen afectando la salud de los ecosistemas marinos y por ende el futuro de numerosas comunidades pesqueras.

 

(*) Lydia Chaparro es ecóloga marina de la Fundación ENT

 

 

 

 

Creadores de Opinión Verde #CDO es un blog colectivo coordinado por Arturo Larena, director de EFEverde 

Esta tribuna puede reproducirse libremente citando a sus autores y a EFEverde

Otras tribunas de Creadores de Opinión Verde (#CDO)

 




Secciones: