Protección para el Corredor de Migración de Cetáceos del Mediterráneo. Por (*) Carlos Bravo

Protección para el Corredor de Migración de Cetáceos del Mediterráneo. Por (*) Carlos Bravo

Protección para el Corredor de Migración de Cetáceos del Mediterráneo. Por (*) Carlos Bravo

El Parlament balear ha aprobado recientemente, de forma unánime, una Declaración Institucional instando al Gobierno español a proteger el Corredor de Migración de Cetáceos de la demarcación marina levantino-balear como Zona de Especial Protección de Importancia para el Mediterráneo (ZEPIM) del Convenio de Barcelona, así como la aplicación inmediata de un régimen preventivo de protección en este área y de medidas de reducción del ruido submarino.

Esta Declaración Institucional surge de una propuesta promovida por la Alianza Mar Blava ante el Parlament balear y que, tras su aprobación en ésta sede parlamentaria, ahora se va a tramitar en todos los Consells insulares y en numerosos Ayuntamientos de las Islas Baleares.

Este apoyo del Parlament balear a la declaración de este ZEPIM es un importante espaldarazo al proceso de protección del Corredor de Migración de Cetáceos y, al tiempo, una nueva muestra de rechazo institucional a los proyectos de prospecciones de hidrocarburos en el Mediterráneo.

Corredor de Migración de Cetáceos

En efecto, este Corredor de Migración de Cetáceos se encuentra seriamente amenazado por los proyectos de prospecciones de las compañías Spectrum Geo Limited en el mar Balear y Services Petroliers Schlumberger en el golfo de León, así como por los permisos de investigación “Nordeste 1” a “Nordeste 12” solicitados por la compañía petrolera Cairn Energy en el golfo de León, cuya superficie de actuación se solapa espacialmente en gran medida con la parte norte del citado Corredor de Migración de Cetáceos, lo que generaría un impacto ambiental crítico e irreversible sobre esas poblaciones, dado que este tipo de proyectos son la mayor fuente de ruido submarino actualmente existente.

El recientemente publicado estudio científico “Visión general de los puntos negros de ruido submarino en el área ACCOBAMS, Parte I – Mar Mediterráneo”, promovido por ACCOBAMS [Acuerdo sobre la Conservación de los Cetáceos en el Mar Negro, el Mar Mediterráneo y la Zona Atlántica Contigua, adoptado en Mónaco el 24 de noviembre de 1996 y ratificado por España el 2 de febrero de 1999], ha demostrado el progresivo agravamiento del nivel de ruido submarino en las últimas décadas en el Mediterráneo, debido a la creciente interferencia humana en los ecosistemas marinos. Este tipo de contaminación acústica pone en riesgo la supervivencia de las poblaciones de fauna marina, especialmente las de los cetáceos, debido a la especial fisiología de éstos que dependen de un sofisticado sistema de ecolocación (biosonar) para su orientación espacial, alimentación, reproducción y cría. Esta amenaza para los cetáceos ha sido reconocida por el Gobierno español, como miembro del ACCOBAMS.

En el citado informe se corrobora la necesidad urgente de adoptar medidas para establecer un registro de datos transparente sobre las fuentes de ruido antropogénico en el Mediterráneo y para tomar medidas para reducir el problema de la contaminación acústica submarina. Especialmente porque un significativo número de áreas dentro de la cuenca mediterránea con importantes hábitats de cetáceos sufren una acumulación de actividades productoras de ruido submarino de origen antropogénico.

Uno de esos “puntos negros” de ruido submarino es el Corredor de Migración de Cetáceos del área marina localizada entre las costas de las Islas Baleares, Cataluña y la Comunidad Valenciana, entre el golfo de Valencia y el golfo de León.

Hay que recordar que la Comisión Europea ha dado apoyo explícito a esta iniciativa para la designación de una nueva ZEPIM en el corredor mediterráneo, al considerarlo “de gran importancia para la protección de las especies marinas y para avanzar hacia el cumplimiento de los compromisos internacionales en materia de protección de la biodiversidad marina”, como consta expresamente en el escrito de fecha 23 de noviembre de la Dirección General de Medio Ambiente de la Comisión Europea a la Consejería de Medio Ambiente, Agricultura y Pesca del Gobierno balear y en la cual la Comisión expresa su confianza en que “en línea con los resultados y propuestas del proyecto de Identificación de las áreas de especial interés para la conservación de los cetáceos en el Mediterráneo español, y a la vista de la importancia de este corredor para numerosas especies de cetáceos, España proponga próximamente su declaración como ZEPIM”.

El Convenio de Barcelona es un foro internacional en el marco de Naciones Unidas cuyo objetivo es la protección del medio ambiente Mediterráneo y su zona costera y promover el desarrollo sostenible. Son Partes Contratantes todos los países costeros del Mediterráneo y la Unión Europea. El pasado 11 de febrero, durante la 19ª Conferencia de las Partes del Convenio de Barcelona, en Atenas, el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente (MAGRAMA) emitió una nota de prensa en la que destacaba el inicio de los trámites oficiales por parte del Gobierno español para la declaración como ZEPIM del Corredor de Migración de Cetáceos del Mediterráneo.

Tras este paso dado por el MAGRAMA, ahora lo importante es que este organismo apruebe de forma urgente un plan de uso y gestión de este espacio en el cual se instaure un eficaz régimen de protección preventiva frente a todo tipo de actividades que pudieran poner en riesgo los valores que se han decidido preservar.

Carlos Bravo Villa, 7 de marzo de 2016

Carlos Bravo (carlos.bravo@salviateam.eu) es biólogo, consultor ambiental y miembro de Salvia y Coordinador del Secretariado Técnico de la Alianza Mar Blava

Protección para el Corredor de Migración de Cetáceos del Mediterráneo (Pdf)

 

 

 




Secciones:   
Un equipo de periodistas especializados en periodismo e información ambiental de la Agencia EFE www.efeverde.com y www.efefuturo.com